Petroecuador contrató ‘a dedo’ a empresa de seguridad denunciada por irregularidades

Economía

Autor:

Estefanía Celi

Actualizada:

25 Nov - 0:05

Foto referencial. El gerente de Petroecuador, Pablo Flores, recorre las instalaciones de la Refinería la Libertad en octubre de 2018. - Foto: Petroecuador

Petroecuador contrató ‘a dedo’ a empresa de seguridad denunciada por irregularidades

Autor:

Estefanía Celi

Actualizada:

19 Dic - 17:33

La petrolera de propiedad del Estado adjudicó mediante declaratoria de emergencia un contrato para la seguridad de sus instalaciones al Consorcio Insigne. El anterior proceso, entregado a la empresa Comseg, se suspendió por conflicto de intereses, pero la misma Comseg forma parte del consorcio Insigne.

El 10 de septiembre de 2019, Petroecuador se declaró en emergencia para contratar a una compañía que vigilara sus numerosas instalaciones. Pero en junio, en un intento anterior para contratar seguridad, la estatal petrolera tuvo que declarar el proceso desierto por una serie de irregularidades.

El nuevo contrato se adjudicó en octubre de 2019 a un consorcio integrado por una empresa que la Contraloría investiga, y que tenía personal trabajando dentro de Petroecuador.

La declaración de emergencia de Petroecuador en septiembre se hizo con base en un informe jurídico que determina que había un “riesgo inminente a la integridad y seguridad” de las instalaciones de la empresa pública.

El documento fue suscrito por el gerente general de Petroecuador, Pablo Flores, y permitió contratar “a dedo” a la empresa que se escogiera y, además, en tiempo récord.

Adiós Oro Negro

Hasta ese entonces, el consorcio Oro Negro se hacía cargo de la seguridad de Petroecuador, aunque el plazo de su contrato había vencido. Un fallido proceso de contratación en junio de 2019 fue declarado desierto, y no era posible dejar las instalaciones de la petrolera estatal sin protección.

Entre la infraestructura de la empresa hay instalaciones clave para la refinación y el suministro de combustibles para el país, como la Refinería Esmeraldas, todos los poliductos de Ecuador, el puerto de exportación de petróleo en Balao y el SOTE, que es el principal oleoducto del país.

Tres días después de la declaratoria de emergencia, el 13 de septiembre, Petroecuador determinó un presupuesto para el contrato de USD 36,29 millones y a dos años de plazo, e invitó a dos empresas a participar: Comseg y Consorcio Auctoritas.

Las empresas respondieron el 23 de septiembre y presentaron una oferta conjunta. Ambas decidieron unirse y formar el Consorcio Insigne.

El contrato fue firmado el viernes 4 de octubre, cuando Ecuador entraba en el segundo día del paro nacional, que duró 11 días. El valor del contrato es de USD 36,29 millones más IVA, con un plazo de dos años.

El cambio de guardias se concretó en los días posteriores al final del paro de octubre.

Comseg, con tentáculos en Petroecuador

Un día antes de que Flores firmara la declaratoria de emergencia, el 9 de septiembre, la Contraloría le notificó los resultados provisionales del examen especial que está realizando al anterior proceso de contratación de seguridad para Petroecuador. Ese proceso se inició en abril de 2019

En ese entonces, la estatal petrolera buscaba reemplazar la seguridad, pues el contrato con la empresa Oro Negro estaba por vencer.

El contrato se adjudicó a Comseg el 27 de junio por un valor de USD 37 millones.

Pero el proceso se cayó. Una denuncia realizada ante el Servicio de Contratación Pública (Sercop) informaba sobre conflicto de intereses en la adjudicación, pues un trabajador de Petroecuador que formó parte de la comisión que calificó la oferta de Comseg había trabajado antes -durante un año- en esa misma empresa de seguridad.

Por ello, el 6 de agosto, el Sercop recomendó dejar sin efecto la contratación y declarar el proceso desierto. Y así lo hizo Petroecuador.

Las irregularidades llegaron hasta la Contraloría. Y los resultados preliminares comunicados a Flores confirman el conflicto de intereses existente en la contratación.

Un funcionario ‘infiltrado’

En el centro del conflicto de interés señalado por el Sercop está Neg Jorge V. V., especialista de Seguridad Operativa Zonal. Él trabajó en Comseg entre diciembre de 2017 y noviembre de 2018.

Su firma aparece en el informe de calificación de las ofertas del proceso, junto a la de otros dos funcionarios. Según ese documento, Comseg obtuvo 99,99/100, por lo que recomendaron su contratación.

Según la Contraloría, no hubo un “justificativo técnico” para que Neg V. haya sido incluido en la comisión técnica en reemplazo de otro funcionario. Además, el funcionario de Petroecuador que entrevistó a Neg V. para su contratación en la petrolera estatal también trabajó en Comseg, entre mayo de 2018 y enero de 2019.

Por ello, el ente de control pide respuestas a Petroecuador. 

De acuerdo con los listados de personal de la sección de Transparencia de Petroecuador, Neg Jorge V. V. sigue trabajando en la empresa.

PRIMICIAS solicitó una entrevista con el gerente de Petroecuador para conocer por qué se adjudicó el nuevo contrato a un consorcio integrado por una empresa señalada por irregularidades y por qué Neg Jorge V. V. fue incluido a última hora en la comisión técnica. No hubo una respuesta al pedido.

Noticias relacionadas