Situación de Sumesa enciende alertas en Superintendencia de Compañías

Economía

Autor:

Juan Manuel Yépez

Actualizada:

28 Abr 2022 - 12:32

Edificio de la Bolsa de Valores de Guayaquil, en el centro de la ciudad. - Foto: PRIMICIAS

Situación de Sumesa enciende alertas en Superintendencia de Compañías

Autor:

Juan Manuel Yépez

Actualizada:

28 Abr 2022 - 12:40

El representante de los inversionistas que compraron papeles de la empresa llama la atención sobre el deterioro en indicadores como liquidez y capital de trabajo.

La ausencia de información financiera de la empresa Sumesa, correspondiente a su tercera emisión de obligaciones de papel comercial, inquieta no solo a los inversionistas que compraron los papeles, sino también a la Superintendencia de Compañías.

Dos inquietantes comunicaciones fueron enviadas por Diego Alejandro Peña García, de Cevallos Mora & Peña Abogados & Consultores, la firma que representa a quienes compraron la emisión de papeles de Sumesa.

El estructurador de esta emisión es Atlántida Casa de Valores (Accitlan).

Los comunicados están dirigidos a Jorge García Miranda, gerente de Sumesa. En uno de ellos, Peña dice que Sumesa dejó de enviar al estudio jurídico la información financiera de la empresa de manera mensual.

Sumesa debía enviar la información al bufete desde enero de 2021, reclama el estudio jurídico que, a su vez, debe cargar esta información en el en el Sistema Integrado de Mercado de Valores cada mes.

Sin embargo, “conforme avanzaron los meses desde la aprobación de la emisión, Sumesa empezó a atrasarse en la entrega de la información. Poco a poco los atrasos comenzaron a ser constantes, y cada vez existían más días de atraso”, dice la carta.

“La situación se ha vuelto insostenible; los atrasos son excesivos, no existe la voluntad de corregirlos y la información se entrega cuando es posible y no cuando se debería”, dice Diego Peña en la carta.

Si bien los indicadores financieros de la compañía no son malos, dice Peña, desde febrero de 2022 se ha visto un deterioro de los mismos, según la carta.

Una fuente de la Superintendencia de Compañías confirmó a PRIMICIAS que Sumesa fue intervenida por riesgo de iliquidez y dijo que el proceso es reservado.

El deterioro

El atraso constante en la entrega de información periódica, dice la carta, “sumado al deterioro de ciertos indicadores en los últimos meses (capital de trabajo, liquidez, por ejemplo), encienden las alarmas del representante de obligacionistas de que puede haber problemas más de fondo que simples atrasos en la entrega de información“.

El representante de los obligacionistas pide a Sumesa que tome correctivos para que no vuelvan a existir atrasos en la entrega de la información y que vigile de cerca indicadores financieros como capital de trabajo, el índice de liquidez y las cuentas por cobrar.

La segunda carta se refiere a la ausencia de información financiera que debía ser presentada en enero de 2022 y cargada en febrero, pero fue entregada por Sumesa recién a inicios de marzo.

En la información entregada por Sumesa en marzo también hay indicadores que preocupan, como el radio de liquidez, cuya norma exige que sea superior a 1, “pero en la última información entregada, la empresa presenta un índice de liquidez menor a 1”.

La comunicación dice que esto “significa que la compañía no tiene suficiente dinero para cubrir sus deudas a corto plazo”, como la tercera emisión de papel comercial a corto plazo, cuyo monto es de USD 10 millones.

Además, dice la carta, por primera vez, desde la aprobación de la emisión, Sumesa presenta un capital de trabajo negativo, “este indicador preocupa porque hubo un cambio drástico entre la información de diciembre 2021 y enero 2022″.

El documento agrega que en enero 2022, las cuentas por cobrar de Sumesa “se han disparado con relación al mes inmediato anterior”, es decir, frente a diciembre de 2021.

La cuentas por cobrar, que en 2019 eran de USD 17.360.786, se incrementaron en 2020 a USD 25.460.321, según los últimos estados financieros presentados por la empresa a la Superintendencia de Compañías.

En 2020, la cartera no comercial se elevó a USD 24.937.736, mientras que en 2019 fue de USD 17.416.963.

¿Inicio de problemas serios?

En 2020, los depósitos de libre disponibilidad de Sumesa en diez instituciones financieras, con saldos en efectivo para cubrir pagos por papeles emitidos en bolsa, sumaban USD 2.341.259.

Por ello, el estudio Cevallos Mora & Peña Abogados & Consultores pide que se vigile muy de cerca todos los indicadores financieros de la compañía, "ya que podrían ser el inicio de problemas serios y el no pago a los obligacionistas".

Y agrega que es necesario que se tomen medidas correctivas para mejorar los indicadores financieros, con el fin de no incumplir con las normas del mercado de valores.

Una de las alternativas que analiza Sumesa para recuperar liquidez es la venta de algunas de sus marcas, como el caldo de gallina Ranchero, valorada en USD 47.070.658, o la pasta Sumesa, cuyo valor sería de USD 16.123.187, según documentos de la empresa.

Sumesa fue fundada en 1972 por el empresario Jorge García Torres. En la actualidad, Jorge Julián García Miranda es su gerente general.

Su actividad económica, según la Superintendencia de Compañías, es la elaboración y venta dentro del país o en el exterior de productos alimenticios, como fideos, sopas, especias, gelatinas, refrescos instantáneos en polvo y helados.

Tiene un capital suscrito de USD 67.836.254 y está ubicada en el kilómetro 11,5 de la vía a Daule, en el norte de Guayaquil.

Noticias relacionadas