Todos quieren ir a Samborondón, pero el área ya no da para más

Economía

Autor:

Karla Pesantes

Actualizada:

15 Feb - 0:03

La Puntilla es una parroquia urbana de Samborondón (Guayas). Su desarrollo inmobiliario empezó hace más de una década. - Foto: PRIMICIAS

Todos quieren ir a Samborondón, pero el área ya no da para más

Autor:

Karla Pesantes

Actualizada:

15 Feb - 0:03

Desde hace 10 años Guayaquil crece hacia la periferia, concretamente en el sector de la Puntilla de Samborondón. Pero esta zona ha sido urbanizada sin una adecuada planificación advierten académicos.

En los 10 kilómetros de la parroquia La Puntilla de Samborondón hay más de 15 centros comerciales y una sola vía principal de acceso.

Es una zona donde el metro cuadrado residencial supera los USD 1.600, uno de los más caros del país.

“Samborondón tiene una superficie de tierra restringida y eso tiene su efecto en los precios, además hay un enfoque más exclusivo”, dice Jaime Rumbea, director de la Asociación de Promotores Inmobiliarios de Vivienda de Ecuador (Apive).

La falta de espacio no ha sido un impedimento para la construcción de más de 50 urbanizaciones cerradas y decenas de proyectos comerciales.

Pero el auge del desarrollo inmobiliario en la zona preocupa a urbanistas y ciudadanos.

Daniela Hidalgo, profesora de la Facultad de Arquitectura de la Universidad de Especialidades Espíritu Santo, ha analizado los efectos de lo que llama un “crecimiento poco planificado de la Puntilla“.

Y señala tres problemas:

  • Ausencia de una avenida principal alterna: en la Puntilla solo existen la vía a Samborondón (seis carriles) y unas cuantas calles secundarias.
  • Uso horizontal del suelo para la construcción: en la zona predominan viviendas de más de 120 metros cuadrados. 
  • Falta de construcciones mixtas, que tengan locales comerciales en el primer piso y unidades de vivienda en los pisos superiores.

Más tráfico y contaminación

Estudios sobre el tránsito en Samborondón, elaborados por el profesor Urbano Caicedo de la Universidad Espíritu Santo, explican que la configuración territorial de la parroquia La Puntilla es como un embudo.

Con el tiempo, la única avenida principal que existe no soportará el crecimiento vehicular y terminará colapsando.

El tráfico en la vía Samborondón ya es una alerta, según Daniel Aragundi, quien vive en una urbanización privada.

Aragundi dice que por las tardes le es imposible salir de su casa, por la “fila interminable de carros que se forman a la salida y entrada del puente”.

Samborondón y Guayaquil están conectados por el puente de la Unidad Nacional, que a diario soporta el tránsito de unas 90.000 personas que viven en la Puntilla.

Por otra parte, Hidalgo señala que en Samborondón los urbanistas han preferido la construcciones horizontales (viviendas) sobre las verticales (edificios de departamentos).

Alejandro Jijón, dueño de la Inmobiliaria Jijón-Lynch, agrega que los terrenos de gran extensión en el sector de isla Mocolí y Aires del Batán tienen mayor demanda.

“Las casas más vendidas cuestan entre USD 150.000 y USD 200.000”, señala.

El tercer problema de la vía Samborondón es la falta de edificios que combinan locales comerciales en la parte inferior y departamentos en los pisos superiores, dice Hidalgo.

“La ausencia de construcciones mixtas propicia que más personas tengan que salir de sus urbanizaciones, tomar un auto y viajar hasta el centro comercial, complicando el tráfico y aumentando la contaminación”.

Daniela Hidalgo, Ph.D en Arquitectura.

Proyectos a la vista 

Apive ha constatado una baja del 17,4% en 2019 en en el número de reservas de viviendas en todo el país, pero esto no ocurrió en Samborondón.

Según Jijón, a finales de año las promotoras inmobiliarias como la suya obtuvieron buenos resultados.

Samborondón sigue siendo uno de los sectores de mayor crecimiento y, si bien tiene problemas de tráfico, son las autoridades las que deben preocuparse”, agrega Jijón.

Para Rumbea, de Apive, el desarrollo inmobiliario de Samborondón seguirá de la mano del nuevo plan municipal.

El Municipio de Guayaquil prevé urbanizar 500 hectáreas de terreno con construcciones mixtas de 10 y 15 pisos de altura, algo poco común en la zona.

Bambú Park es el nombre de uno de los dos nuevos centro comerciales, que se construyen en la Puntilla.

Bambú Park es el nombre de uno de los dos nuevos centro comerciales, que se construyen en la Puntilla.  

Por lo pronto, en la Puntilla se desarrollan ocho nuevos proyectos residenciales y comerciales. Uno de ellos es Bambú Park con tres pisos y 38 locales. Sus arquitectos prometen que será el primer centro comercial completamente ecológico del país.

Noticias relacionadas