Cárceles: hombre recibió boleta de libertad hace meses, pero sigue en prisión

En Exclusiva

Autor:

Carolina Mella

Actualizada:

13 Dic 2021 - 0:03

Fresia Salinas, de 64 años, acude a la Penitenciaría con la boleta de libertad de su hijo, Guayaquil, 9 de diciembre de 2021. - Foto: Carolina Mella

Cárceles: hombre recibió boleta de libertad hace meses, pero sigue en prisión

Autor:

Carolina Mella

Actualizada:

13 Dic 2021 - 0:03

Fresia Salinas, una madre de 64 años, pide que se ejecute la boleta de libertad para su hijo que cumplió una sentencia de 20 meses en Guayaquil. Su caso no sería el único y muestra las trabas del sistema judicial del país.

Fresia Salinas sale de la Penitenciaría del Litoral nuevamente con la boleta de libertad de su hijo. Ella pide su excarcelación desde octubre, después de haber cumplido una sentencia de 20 meses.

Los jueces le impusieron esa pena por el delito de falsificación de documentos, del que aceptó los cargos y se acogió al procedimiento abreviado.

“He venido tantas veces a preguntar que ya me conocen los guardias de la entrada de la cárcel”, dice esta madre de 64 años. 

Y no solo acude a la cárcel, también deambula por los juzgados de Guayaquil y en la Defensoría Pública, para saber qué ocurre en el sistema penitenciario y por qué su hijo no está en libertad.

“El trámite estaba primero en el Albán Borja, de ahí lo cambiaron a la Alborada, después lo trasladaron a la Florida”, dice Fresia. Se quiebra y llora. Ya no sabe quién puede darle una respuesta.

Pero obtener esa respuesta es compleja para todos. El Servicio Integral de Personas Privadas de Libertad (SNAI) maneja con hermetismo la información al interior de las cárceles y no tienen las estadísticas actualizadas. Los datos más reciente son de febrero de 2021 y señalan que unos 22.600 reclusos tienen una sentencia.

El gobierno ecuatoriano tampoco ha podido explicar cuántas de las 39.000 personas privadas de libertad tienen prisión preventiva, o cuántos internos que si bien cuentan con boletas de libertad no salen todavía.

Después de la masacre del 28 de septiembre en la Penitenciaría del Litoral, la Secretaría de Derechos Humanos dijo que de los 119 masacrados el 75% tenía prisión preventiva; es decir no estaban sentenciados.  

SNAI funciona solo hasta las 17:00

Hay varias particularidades alrededor de los procesos que impiden a una persona ser sentenciada, explica María Josefa Coronel, directora del Consejo de la Judicatura en Guayas. 

“Primero, porque no tienen abogado, no asistió a la audiencia, o el abogado particular se enfermó o no le pagaron los honorarios y dejó el caso ahí”, dice Coronel.

Otra de las causas es que en ciertos delitos, los presos deben comparecer en la audiencia, porque la ley prohíbe que el juicio se realice sin el acusado presente. 

“¿Cómo trasladas a los presos en pandemia?”, señala Coronel. Además asegura que el SNAI no tiene un buen sistema de Internet para las audiencias virtuales.

“A las 17:00 el empleado del SNAI se va, apaga todo y la audiencia se queda ahí”.

María Josefa Coronel, directora del Consejo de la Judicatura en Guayas.

También admite que internamente el sistema es un obstáculo para asegurar justicia, “por mediocridad y corrupción de los jueces”.

Los escándalos en las cárceles

Está previsto que en 2022 se realice un censo penitenciario, y sólo ahí se podrán saber los detalles de la situación de los presos al interior de las cárceles.

El SNAI es la institución que está a cargo del sistema penitenciario del país, y la falta de transparencia es un reflejo de lo que ocurre internamente.

En siete meses esta institución ha tenido cinco directores, el último cambio ocurrió el 8 de diciembre. El Presidente designó al general en servicio activo de la Policía Pablo Ramírez para ocupar ese cargo.

El nombramiento es parte de las recomendaciones de las mesas de trabajo para hacer frente a la crisis carcelaria, en el marco de la cooperación técnica con altos mandos de las Fuerzas Armadas y la Policía de Colombia.

“Una de las buenas prácticas que se hablaron es la importancia de que la cabeza del sistema carcelario sea un general de servicio activo, porque ayuda mucho en la coordinación”, dijo Pablo Arosemena, Gobernador del Guayas. 

Además del vaivén de autoridades, guías penitenciarios han sido vinculados en actos de corrupción, al intentar entrar armas y municiones a las cárceles. 

Han ocurrido situaciones tan inverosímiles como cuando la novia de uno de los cabecillas de Los Choneros, alias ‘Fito’, entró varios días a la celda, y salió con el uniforme de una guía penitenciaria. 

La novia de 'Fito', uno de los líderes de Los Choneros, saliendo de la cárcel regional de Guayaquil, vestida como guardia penitenciaria.

La novia de ‘Fito’, uno de los líderes de Los Choneros, saliendo de la cárcel regional de Guayaquil, vestida como guardia penitenciaria. Cortesía

Y recientemente el director de la cárcel Regional del Guayas y un guía penitenciario fueron detenidos en estado etílico después de un altercado en la cárcel e incluso chocaron contra un patrullero policial.

Unos días después se conoció también que cuatro mujeres estuvieron dentro de la cárcel. Afuera, un chofer las esperaba en un vehículo con USD 15.000 que no pudo justificar. En todo estos casos, los detenidos salieron en libertad.

Noticias relacionadas