En Exclusiva

Autor:

Carolina Mella

Actualizada:

17 Abr 2022 - 0:04

Familiares de pacientes esperan sobre la tierra y en una carpa afuera del hospital móvil en Pedernales, 7 de abril de 2022. - Foto: Carolina Mella

Pedernales, con un hospital a medias a seis años del terremoto

Autor:

Carolina Mella

Actualizada:

17 Abr 2022 - 0:04

Desde que Pedernales es cantón, hace ya 30 años, el sueño de un hospital ha sido inalcanzable para sus habitantes por casos de corrupción y promesas incumplidas.

Seis años después del terremoto del 16 de abril de 2016, que destruyó Manabí y Esmeraldas, Pedernales aún no tiene hospital. La catástrofe natural dimensionó la crisis sanitaria de una población que todavía recibe atención médica en una unidad de salud móvil.

“Bienvenida a la sala de espera”, dice con ironía Mariuxi Garcés cuando se refiere al espacio asignado en la calle, con piso de tierra y el techo de lona donde los familiares esperan noticias de los pacientes.

Es un día caluroso en Pedernales. Mariuxi, que se sacude el polvo de los pies, ha logrado conseguir una silla de plástico para por lo menos esperar sentada. Otro joven que llegó después apila unas piedras para descansar mientras busca noticias de los médicos.

Familiares de pacientes esperan en la calle afuera de la unidad de salud móvil. Pedernales, 7 de abril de 2022.

Familiares de pacientes esperan en la calle afuera de la unidad de salud móvil. Pedernales, 7 de abril de 2022. Carolina Mella

Pero desde que Pedernales es un cantón manabita, hace ya tres décadas, el sueño de tener un hospital ha sido inalcanzable. Un camino de 30 años plagado de corrupción y una retahíla de promesas incumplidas.

Lo peor llegó en 2020, en el gobierno de Lenin Moreno. Los habitantes reclamaban su hospital, porque se habían conseguido USD 3.000 millones para la reconstrucción de Manabí y Esmeraldas, afectadas por el sismo que dejó casi 700 muertos.

Se destinó una partida de USD 16,4 millones para el hospital básico, de 30 camas en más de 5 mil metros cuadrados en Pedernales y fue asignado en medio de irregularidades al Consorcio Pedernales, que ni siquiera estaba constituido cuando ganó la licitación.

Pero pese a ello, el Servicio de Contratación y Obras Públicas lo aprobó.

El Consorcio estaba liderado por José Leonardo Véliz, ligado al entonces asambleísta de Manabí, Daniel Mendoza, quien era la cabeza de una red de corrupción que incluía a los directores del Servicio de Contratación Pública, Banco Nacional de Fomento y al equipo Fiscalizador.

En el siguiente video, PRIMICIAS explica el cisma político que ha ocasionado la corrupción alrededor de la construcción del hospital de Pedernales y su la situación seis años después del terremoto.

Noticias relacionadas