Sistema carcelario de Ecuador cumple tres años en crisis

En Exclusiva

Autor:

Redacción Primicias

Actualizada:

16 May 2022 - 0:05

El 11 de mayo de 2022, una patrulla de las Fuerzas Armadas impidió la fuga de cinco presos del Complejo Penitenciario del Guayas. - Foto: Twitter / @FFAAECUADOR

Sistema carcelario de Ecuador cumple tres años en crisis

Autor:

Redacción Primicias

Actualizada:

16 May 2022 - 0:05

El 16 de mayo de 2019, el expresidente Lenín Moreno firmó el primer estado de excepción en las cárceles. 36 meses después la violencia empeoró.

Durante el actual gobierno de Guillermo Lasso, desde mayo de 2021, Ecuador ha afrontado cinco masacres al interior de las cárceles, que significaron 276 personas asesinadas.

Pero, la peor crisis penitenciaria de la historia empezó hace tres años, cuando el expresidente Lenín Moreno declaró en emergencia a las prisiones en mayo de 2019.

Desde esa ocasión, el sistema de rehabilitación social estuvo dos veces más en estado de excepción. Hubo declaratorias similares en agosto de 2020, todavía con Moreno en el poder, y en septiembre de 2021, ya con Lasso al mando. Pese a todos los intentos, las medidas no han sido la solución a la crisis carcelaria.

También en este período, hubo cinco personas al frente del Servicio de Atención a Personas Privadas de la Libertad (SNAI): un civil, un expolicía, dos exmilitares y un policía en servicio activo. Ninguno ha podido controlar la crisis.

Del hacinamiento a las masacres

Cuando la crisis empezó en mayo de 2019, las muertes violentas no eran el principal problema de las cárceles. Las autoridades señalaban a la sobrepoblación como el enemigo a vencer. En ese momento, el hacinamiento era del 40%.

Se agilizaron las concesiones de beneficios penitenciarios, se dictaron indultos generalizados y se limitó el uso de la prisión preventiva para solucionar esta dificultad.

Tres años después, según las cifras oficiales, el hacinamiento prácticamente ha sido controlado. Para abril de 2022, solo hay un 11% de sobrepoblación.

Y el Gobierno se proyecta llegar a cero hasta finales de año.

Pero, disminuir el hacinamiento no ha sido la respuesta a la crisis, pues las muertes violentas en lugar de bajar se incrementaron dramáticamente.

En los cinco primeros meses de 2019, cuando se inició la crisis, 19 reclusos fueron asesinados. Esa cifra provocó la declaratoria de emergencia.

Con el contexto actual, ese número de muertos es bajo. El 29 de septiembre de 2021, solo en la Penitenciaría del Litoral, hubo 118 asesinados. Ese año, la cantidad de víctimas de la violencia carcelaria se incrementó en 2.006% con relación a 2011.

Y 2022, con el quinto mes en curso, ya acumula más de 60 muertes. Es decir, ya es el año con el segundo peor registro de la historia.

Nuevas bandas, más violencia

En 2019, las autoridades dieron a conocer por primera vez la hipótesis de que los asesinatos responden a una lucha de bandas narcodelictivas que se disputan el control de las cárceles y de las actividades relacionadas con el narcotráfico.

En ese momento, había tres bandas en la palestra: Los Choneros, Los Lagartos y Los Cubanos. Pero la batalla la ganaron los primeros.

El 11 de junio de 2019, William Poveda, alias ‘Cubano’, fue asesinado en la Penitenciaria del Litoral. Las imágenes del crimen estremecieron al país, pues varios prisioneros patearon la cabeza de Poveda simulando un juego de fútbol.

Aparentemente, Los Choneros dominarían las cárceles, pero al interior de esa organización también hubo una crisis.

En junio de 2020, en medio de un cuestionado proceso judicial, alias ‘Rasquiña’, exlíder de Los Choneros, obtuvo la prelibertad y fue liberado. Luego en diciembre de ese mismo año fue asesinado en un centro comercial de Manta.

Esa muerte dejó un espacio de poder en el mundo criminal. Al interior de Los Choneros, el liderazgo cayó en manos de Adolfo Macías Villamar, alias ‘Fito’, quien está detenido con una condena por asesinato.

Según una fuente policial, el “éxito” de Los Choneros para mantener el control se debía, en gran parte, a que habían armado una estructura de grupos más pequeños que eran sus brazos armados.

Se trata de Los Lobos, Los Tiguerones, Los Chone Killers, Los Loqui Choner, Los AK47, Los Pangora, entre otros.

Pero, esa unidad se rompió y fue así que el 23 de febrero de 2021, en cuatro cárceles del país, hubo un enfrentamiento que dejó 79 muertes. Fue una pelea interna entre los brazos armados por tomar el control tras la muerte de alias ‘Rasquiña’.

Este liderazgo en la cárcel lo quería tomar Adolfo Macías Villamar, alias ‘Fito’, pero las bandas de Los Lobos y Los Tiguerones se opusieron.

Estos grupos se organizaron e intentaron asesinar a ‘Fito’, ingresando de contrabando un arma a una cárcel de Guayaquil. Aquello provocó la reacción de Los Choneros y terminó en la matanza de 79 internos.

Desde esa fecha se ha reportado cinco masacres más. Pero la violencia ya no está solo en las cárceles. Ahora también se disputa en las calles, y se han sumado grupos armados colombianos y cárteles mexicanos.

Noticias relacionadas