Martes, 27 de febrero de 2024

Algunos grandes terremotos pueden dar alertas detectables meses antes

Autor:

EFE / Redacción Primicias

Actualizada:

28 Nov 2023 - 22:57

Según un estudio, “al menos algunos grandes terremotos, presentan una fase de preparación que se puede monitorizar" antes de que ocurran.

Sala de monitoreo de sismos del Instituto Geofísico en Quito.

Autor: EFE / Redacción Primicias

Actualizada:

28 Nov 2023 - 22:57

Sala de monitoreo de sismos del Instituto Geofísico en Quito. - Foto: Instituto Geofísico

Según un estudio, “al menos algunos grandes terremotos, presentan una fase de preparación que se puede monitorizar" antes de que ocurran.

Predecir cuándo va a producirse un terremoto es, hoy en día, imposible, pero un nuevo estudio señala que algunos grandes sismos pueden dar señales únicas de su preparación meses o incluso años antes, las cuales podrían detectarse.

Un artículo que publica Nature Communications firmado por autores alemanes y turcos analiza el terremoto de magnitud 7,8 registrado el pasado febrero en Turquía y Siria, que dejó miles de muertos, e indica que hubo señales que comenzaron aproximadamente ocho meses antes.

Estos resultados se suman a la evidencia acumulada de que, “al menos algunos grandes terremotos, presentan una fase de preparación que se puede monitorizar y que guarda cierta similitud con los modelos teóricos y de laboratorio del proceso de fallo”, escriben los autores.

El equipo encabezado por la Universidad de Postdam (Alemania) descubrió que en las zonas afectadas por el terremoto de Turquía y Siria se habían producido una aceleración en las tasas de eventos sísmicos y una mayor liberación de energía a partir de aproximadamente 8 meses antes, organizados en grupos dentro de los 65 kilómetros del epicentro.

Aunque la ruptura principal se produjo en una falla y en una región previamente identificadas como de muy alto potencial de riesgo sísmico, las señales preparatorias tuvieron lugar tanto en esa zona como en una falla secundaria, que anteriormente había recibido poca atención.

Algunos grandes terremotos pueden mostrar una fase de preparación monitorizable, pero debido al gran número de variables implicadas, “con nuestro estado actual de conocimientos, la alerta de terremotos a medio plazo -si es posible- sigue estando en el futuro de la sismología”, señala el estudio.

Los resultados ponen de relieve los retos que plantea la detección de la fase de preparación y nucleación de los grandes terremotos, por lo que sugieren que sería necesario comprender plenamente los fenómenos preparatorios para desarrollar futuros sistemas de alerta.

Una vigilancia más exhaustiva de los terremotos, junto con registros sísmicos a largo plazo, podría mejorar la capacidad para reconocer los procesos de preparación de terremotos a partir de otros signos de deformación regional.

Los autores sugieren que el desarrollo de sistemas de alerta de terremotos requeriría más redes de detección locales y regionales, así como la vigilancia de las fallas secundarias, que acompañan a las fallas de ruptura principales.