Domingo, 23 de junio de 2024

Nueva reserva marina en el norte de Perú busca garantizar la seguridad alimentaria

Autor:

Redacción Primicias, AFP

Actualizada:

26 Abr 2024 - 12:08

La 'Reserva Nacional Mar Tropical de Grau', en Perú, abarca la cadena montañosa submarina del banco de Máncora y los arrecifes de Punta Sal, en la frontera con Ecuador.

La nueva "Reserva Nacional Mar Tropical de Grau", creada por Perú, protege una de las rutas de las ballenas jorobadas.

Autor: Redacción Primicias, AFP

Actualizada:

26 Abr 2024 - 12:08

La nueva "Reserva Nacional Mar Tropical de Grau", creada por Perú, protege una de las rutas de las ballenas jorobadas. - Foto: AFP

La 'Reserva Nacional Mar Tropical de Grau', en Perú, abarca la cadena montañosa submarina del banco de Máncora y los arrecifes de Punta Sal, en la frontera con Ecuador.

En la búsqueda de proteger los océanos, Perú creó una reserva natural marina de 116.000 hectáreas en la costa norte fronteriza con Ecuador, para preservar el ecosistema y frenar la pesca indiscriminada en una zona donde hay potencial petrolero, informó este jueves el gobierno.

La flamante 'Reserva Nacional Mar Tropical de Grau' incluye los bancos naturales de peces de isla Foca y El Ñuro, la cadena montañosa submarina del banco de Máncora y los arrecifes de Punta Sal, los únicos que posee Perú. Todo ello frente a las regiones Tumbes y Piura.

La extensión de la zona natural representa el 1,5% del mar tropical de Perú y el 0,14% del área marina total que tiene el país, señaló el ministro de Ambiente, Juan Carlos Castro.

La reserva "garantizará la seguridad alimentaria" además de potenciar el turismo en las zonas que abarca, agregó el ministro.

La protección de esa zona natural era reclamada desde hace una década por miles de pescadores artesanales y grupos ambientalistas, que pedían conservar la biodiversidad del área natural ante la arremetida de la pesca de arrastre en esa región del océano Pacífico.

En la zona se pesca el 70% de las especies que se consume en Perú, según Naturaleza y Cultura Internacional, una de las ONG que respaldó la propuesta. Entre ellos el lenguado y el mero, estrellas de la gastronomía peruana en el cebiche.

Las ballenas jorobadas son el lado amable de esa zona rica en recursos hidrobiológicos y de potencial turístico. En la otra cara, las embarcaciones piratas o ilegales de arrastre, arrasan con el fondo marino y con la tranquilidad.

La pesca indiscriminada es un peligro para los 30.000 pescadores artesanales de las caletas y pueblos que se extienden por una franja de 250 km del litoral entre Islilla y Punta Sal, en las regiones Piura y Tumbes.

La reserva lleva el apellido del almirante Miguel Grau, por el héroe de la guerra del Pacífico contra Chile (1879). Perú denomina "Mar de Grau" a sus aguas territoriales en el océano Pacífico.

La nueva reserva es la segunda área de conservación marina de Perú, luego de la reserva Dorsal de Nasca, un área natural protegida de 62.392 km2 creada en 2021.

Perú es uno de los países del Pacífico Sur deficitario en áreas naturales marinas protegidas, en comparación con Colombia y Ecuador, vecinos con quienes comparte las aguas del Pacífico Tropical.