En sus marcas, listos, fuego
Un análisis financiero de terror: cuando 1+1 no es 2
Felipe Rodríguez Moreno

Felipe Rodríguez Moreno

PhD en Derecho Penal; máster en Creación Literaria; máster en Argumentación Jurídica. Abogado litigante, escritor y catedrático universitario.

Actualizada:

3 Ago 2021 - 19:03

No vayan a creer que 1+1 siempre da 2. Cuando se trata de análisis financiero, 1+1 puede ser 1. ¿Por qué? Porque podría tratarse del mismo 1 repetido dos veces. Lo que leerán hoy les provocará escalofríos.

Entren sin cobardía a esta lectura y llénense de terror, porque si algo de lo que leerán les ocurre algún día, Estados Unidos les revocará la visa, los bancos les cerrarán las cuentas, sus jefes los pondrán de patitas en la calle y el ostracismo social se desatará en un infierno.

Hoy hablaremos de una institución carente de un sistema informático de análisis económico. No se trata de corrupción. Se trata de la más profunda ignorancia.

A continuación, leerán cómo se arma un ROII (Reporte de Operaciones Inusuales e Injustificadas), el cual da paso a que se los masacre por lavado de activos, enriquecimiento ilícito, defraudación tributaria, etcétera. Siéntense bien, no se vayan a caer.

Ítem 1: Usted tiene dos cuentas bancarias. Una en el Banco A y otra en el Banco B. Por su giro de negocio, usted factura USD 10.000 mensuales y los cheques que recibe los deposita en el Banco A. Pero como necesita liquidez en el Banco B (de donde le debitan los servicios básicos y la educación de sus hijos), se transfiere del Banco A al Banco B un total de USD 5.000 mensuales.

¿Qué concluye la UAFE? Que usted tuvo un ‘nuevo ingreso’ en el Banco B y que nunca lo declaró. Así, en el caso concreto, usted declaró USD 120.000 ese año (lo que recibió en el Banco A), pero jamás reportó al fisco los USD 60.000 que ingresaron al Banco B (que son USD 60.000 de los mismos USD 120.000 del Banco A).

Ítem 2: Usted tiene USD 10.000 que los quiere ahorrar. Los coloca en una póliza a plazo fijo por 30 días. Cada mes, al vencerse la póliza, el Banco le reintegra USD 10.046 (los USD 10.000 iniciales y USD 46 de interés). Usted se queda con sus USD 46 y reinvierte por otro mes los USD 10.000. Y así, sucesivamente, todos los meses durante cinco años.

¿Qué concluye la UAFE cuando ve que todos los meses le ‘ingresan USD 10.046 a su cuenta’? Pues que en esos cinco años usted recibió USD 602.760 sin que pueda justificar su origen [multipliquen (USD 10.046 x 12 meses) x 5años].

¿Se dan cuenta? Se trata de los mismos USD 10.000, pero no, su foto sale en primera plana con el siguiente texto: ‘X no puede justificar más de medio de dólares’.

Ítem 3: Usted tiene 50 años y en su vida ha tenido siete autos. Para comprar el primero se endeudó. Para comprar el segundo, vendió el primero y puso la diferencia de sus ahorros. Y así, sucesivamente, hasta llegar al lindo auto que tiene hoy.

¿Qué sale en el ROII? Suman el valor de los siete autos y dicen que usted ‘tiene’ eso en autos. Ejemplo: El primer auto costó USD 20.000; el segundo, USD 25.000; el tercero, USD 30.000; el cuarto, USD 40.000; el quinto, USD 45.000; el sexto, USD 50.000, y el actual USD 65.000.

La UAFE dice que usted posee USD 275.000 en vehículos y que no puede justificar tanta riqueza. Parece de locos, ¡pero no! Es de esquizofrénicos.

Ítem 4: Usted gana USD 900 mensuales, su hermano USD 3.000 y su suegro USD 6.000. Le emiten un ROII y colocan un cuadro en el que consta que entre los tres han ganado USD 118.800 el año anterior. Usted es servidor público y, claro, la noticia es que no puede justificar USD 108.000 dólares. (Coloque aquí el emoji del muñequito pegándose en la frente).

Ítem 5: Usted tiene un patio de autos. Compra un auto en USD 20.000 y lo vende en USD 21.000. Mil es su ganancia. Digamos que esta operación sucede con 100 autos. Entonces, usted registra en sus cuentas bancarias USD 2 millones. ¿Pero cuál es la ganancia real cuando se resta el costo de la compra menos el costo de la venta? Fácil: USD 100 mil.

¿Qué dice la UAFE? Que usted se enriqueció con USD 2 millones que no puede justificar.

Voy por los cinco ítems, los más patéticos. Pero, me faltan cuarenta más. ¿Cómo comienza el infierno? Con Fiscalía pidiendo su prisión preventiva, pues con los millones que usted maneja, aumenta el “peligro de fuga”. Desde ese día son los nuevos parias, el verídico lumpen total.

¿Por qué escribir esta columna? Porque alguien tiene que gritar. Vivimos bajo el yugo de un permanente estado de horrores, no de errores.

Bienvenidos a nuestro país amazónico, por siempre y para siempre ¡Qué viva la patria!

Comentarios
Noticias relacionadas

Firmas

Los defensores del defensor

Si hay sentencia condenatoria, esa factura no solo la pagará Carrión, en la cárcel, sino también UNES, en las urnas.

      REGLAS para comentar 
      0 Comentarios
      Comentarios en línea
      Ver todos