Firmas
Sí podemos exportar en línea con la responsabilidad social
José Xavier Orellana Giler

José Xavier Orellana Giler

Graduado de la Escuela de Negocios Darden de la Universidad de Virginia, socio de la firma ecuatoriana de análisis y consultoría Ahead Partners.

Actualizada:

28 Abr 2021 - 20:20

Nuestra meta para 2050 es limitar el calentamiento planetario entre 1,5° grados centígrados y 2° grados. Esto implica reducir a cero las emisiones netas de gases de invernadero, que entran al medio ambiente como producto de nuestras actividades (cero carbón). 

Desde la industrialización, la temperatura global se ha elevado en 1,1 grados centígrados. Los científicos creen que el límite de 2° evitaría ciclos de retroalimentación que agravarían los efectos climáticos. Tales como la pérdida irreparable de bosques (cada año se pierde un área similar a Grecia) y de los casquetes polares. Wood Mackenzie tiene una interesante presentación sobre el tema. 

Resumimos nuestro futuro post petrolero en el significado de hablar de un Ecuador post-petrolero. Además, el artículo de la Escuela de Negocios Darden ‘The Decarbonization Imperative: How the entire economy can meet the climate moment’ indica que hay sectores en que el camino a cero carbón ocurre a pasos acelerados, con la energía renovable.

Según la Agencia Internacional de Energías Renovables en 2020 se instalaron 260 gigavatios (GW) Acá tenemos ocho GW de potencia instalada, movilidad eléctrica o menos contaminante hidrógeno, gas natural por mencionar algunas alternativas. 

En Ecuador hay un mejoramiento de la eficiencia energética. El uso de electricidad a partir del gas asociado de petróleo y el reemplazo de bombas a diésel por bombas eléctricas en la acuacultura y el agro son un comienzo, pero nos falta mucho. 

Al mismo tiempo, el consumidor cambia rápidamente. Hace una década, en las perchas solamente se encontraba leche y, en raras ocasiones bebidas de soja. Ahora, uno se sorprende con la presencia de bebidas de avena, de coco, de almendra, etcétera. 

Recordemos que en Estados Unidos estas bebidas alternativas a la leche ya representan un 40% del valor del mercado. 

Durante la pandemia, McKinsey and Company indicó que en Estados Unidos el 39% de los consumidores probó una nueva marca, siendo los millennials, en particular, poco fieles a ellas.

El 67% busca mayor valor por el dinero y un 44% espera que la marca tenga un propósito social (sostenibilidad ambiental, mejoras sociales/filantropía).

También un 44% busca más calidad, lo que quiere decir productos saludables u orgánicos, especialmente por la pandemia. Los millennials son la fuerza impulsadora detrás de la tendencia del bienestar o ‘wellness’.

En los primeros dos meses de 2020 las exportaciones no petroleras cayeron en valor: el banano 11% y el camarón 15%. Sin embargo, hay nuevos productos exportables alineados con la expectativa de mayor responsabilidad social (cero carbón, sustentables, en fin).

Por ejemplo, vino de banano, atún con sello AENOR (pesca responsable), camarón con sello SSP (Sustainable Shrimp Partnership), banano Orito, mantequillas veganas, entre otros. 

Allí está, la demanda. Y nosotros ¿qué haremos al respecto?

Comentarios
Noticias relacionadas

      REGLAS para comentar 
      0 Comentarios
      Comentarios en línea
      Ver todos