Leyenda Urbana
La encrucijada económica de Lenín Moreno y el cálculo político de los presidenciales. ¿Qué harán Nebot y Lasso?
Thalía Flores y Flores

Thalía Flores y Flores

Periodista; becaria de la Fondation Journalistes en Europa. Ha sido corresponsal, Editora Política, Editora General y Subdirectora de Información del Diario HOY. Conduce el programa de radio “Descifrando con Thalía Flores” y es corresponsal del Diario ABC de España.

Actualizada:

30 Sep 2019 - 19:30

Es el momento menos oportuno, pero no hay otro, porque se dejó pasar el tiempo al poner en Finanzas a ministros adeptos al anterior régimen y, luego, jugar a la política. 

El gobierno del presidente Lenín Moreno se ha tardado demasiado para resolver el tema más apremiante de todos: el económico. 

Después que dijera que “la mesa no estaba servida” y que la economía estaba mal, si bien se bajó los sueldos del Gabinete, se ha permitido que un gran número de funcionarios ganen más que los ministros y que muchos sigan viajando por el mundo.

Claro que ha habido una disminución de la nómina, pero según Jaime Carrera son 23.000 puestos, que solo representa una disminución de USD 80 millones en el Presupuesto. Una gota en el mar de la burocracia.

Por si fuera poco, las señales antes del anuncio de las medidas han sido fatales: colocar bonos por USD 2.000 millones cuando antes de la firma con el Fondo Monetario Internacional (FMI) dijeron que ya no lo harían, es alarmante.

Qué decir de las condiciones: USD 600 millones a una tasa de 7,8% y USD 1.400 millones, a 10 años, y a 9,5%, cuando en Europa la tasa es negativa. Los expertos los califican de “bonos basura”.

Pero hay más. Quienes llevan las cuentas del Estado saben que el gobierno de Lenín Moreno no ha parado de endeudar al Ecuador.

Solo en bonos la cifra supera los USD 11.600 millones, a lo que hay que sumar los USD 3.000 millones de los multilaterales.

Quiénes vieron ayer al presidente Moreno aseguran que lucía preocupado, aunque acaba de llegar de Nueva York donde le fue bien, en la ONU. 

Analistas apuntan a que se elimine el subsidio a la gasolina extra, luego de que quienes consumían Súper migraron a la Extra, tras el aumento de su precio.

Expertos como Walter Spurrier creen que también hay que arriesgarse a quitar el subsidio al diésel, pero al transporte de carga, no al urbano. Lo dijo ayer, a una emisora, en Guayaquil.

Del gas no se habla mucho; sigue siendo el combustible más volátil  para los gobernantes.

Su precio lleva congelado 20 años y nadie se atreve a subirlo. El aumento que hizo Abdalá Bucaram y la virulenta reacción de la gente, que le obligó a ir bajando su costo, cada hora, siguen vivos en la memoria.

Aumentar el IVA del 12% al 15% (la medida más temida porque afecta a todos: a pobres y a ricos) le significaría a Moreno ingresos por USD 1.500 millones a partir de 2020.

¿Y los dirigentes políticos? A esta hora, agazapados, esperando que sea Moreno quien tome las medidas, para que si llegan al poder la tarea esté hecha.

Se sabe que Jaime Nebot no está de acuerdo con el aumento del IVA como tampoco Lasso, aunque el exbanquero sí apoyaría las otras medidas. 

¿Y Osvaldo Hurtado, quien aún tiene influencia política? Bueno, para Hurtado, simplemente, “no hay presidente”. A Expreso le dijo que él hizo un ajuste teniendo menos de 10% de diputados.

En verdad, Moreno no tiene mucho que perder; aunque las cifras de apoyo popular están bajo 20%, de seguro a la oposición le convendrá darle fuelle para que concluya su mandato.

La situación es de tal naturaleza, que los observadores concluyen que será casi imposible que el gobierno logre los votos en la Asamblea.

En año preelectoral, la mayoría cree que los partidos, e incluso muchos de los que actúan de manera independiente, no apoyarán.

¿Y cómo se zanjará el delicado asunto? Por la vía de la viveza criolla: dejar que pase por el ministerio de la ley. Vamos a ver.

Y ¿qué pasa si no se toman las medidas? el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) se vendría abajo.

Eso sí, no hay que olvidar que el FMI se ha acercado al país porque el gobierno de Moreno ha enderezado el rumbo político.

Echar a Assange de la Embajada en Londres, apoyar a Juan Guaidó como presidente de Venezuela, salirse de Unasur, abrir los cielos para que naves de Estados Unidos ayuden a vigilar el mar; condenar la reorganización de las FARC y abandonar el Socialismo del Siglo XXI, le abrieron las puertas de los multilaterales, pero aún hay que hacer la tarea económica.

Las opiniones expresadas por los columnistas de PRIMICIAS en este espacio reflejan el pensamiento de sus autores, pero no nuestra posición.

Comentarios
Noticias relacionadas
REGLAS para comentar 

0 respuestas en “La encrucijada económica de Lenín Moreno y el cálculo político de los presidenciales. ¿Qué harán Nebot y Lasso?”

×