Leyenda Urbana
Yunda visita a Lasso; Roque Sevilla recibe propuesta. La campaña se acelera
Thalía Flores y Flores

Thalía Flores y Flores

Periodista; becaria de la Fondation Journalistes en Europa. Ha sido corresponsal, Editora Política, Editora General y Subdirectora de Información del Diario HOY. Conduce el programa de radio “Descifrando con Thalía Flores” y es corresponsal del Diario ABC de España.

Actualizada:

10 Ago 2020 - 19:01

Me había propuesto reflexionar qué hubiera pasado si lo que dijo Guillermo Lasso, la semana anterior, lo hubiese dicho otro político o candidato; cómo habrían reaccionado sus oponentes y la repercusión que habría suscitado en las redes sociales y los medios en general.

Suponía que muchas de las respuestas habrían sido de tono distinto y que, no pocas, probablemente, podían haber sido de condena para reprochar el fin de la estética conceptual y el declive del discurso político.

El ejercicio no resultaba fácil porque, al tratarse de una hipótesis contrafactual, que bien pudiera resultar válida a la hora de la especulación, es inútil al tratarse de una ficción, porque es imposible verificar. Pero hice el planteamiento.

En ese trance estaba cuando me entero de que el líder de CREO recibió, la semana anterior, la visita del alcalde de Quito, Jorge Yunda, quien habría viajado a Guayaquil para encontrarse con el candidato.

Entonces, me veo abocada a otro ejercicio igualmente complicado de resolver, no porque sea algo imaginario, sino porque, en este caso, el silencio que encierra dicha cita impide saber aunque sea un solo detalle sobre sus motivaciones.

Ante la ausencia de pistas, lo que cabe es plantearse interrogantes que pudieran dar algunas luces. 

¿Busca Yunda que los concejales de CREO, Luz Elena Coloma y Eduardo del Pozo, dejen de cuestionarlo? 

¿Pretende que Luz Elena Coloma, que ha investigado las anomalías entorno a la compra de 100.000 pruebas PCR, baje el tono de sus críticas?

El alcalde de Quito atraviesa un difícil momento. El informe de la Contraloría que detectó indicios de responsabilidad penal y motivó el inicio de indagaciones previas de la Fiscalía, por la compra de pruebas Covid-19, ha sido un fuerte golpe adicional. 

En estas circunstancias, Yunda sabe que su gestión es cuesta arriba, no solo por la fragmentación del Concejo, sino porque, habiendo ganado con solo 21,35%, un problema de representatividad está siempre presente.

Visitar al presidenciable puede ser una movida estratégica en busca de un gesto en procura de morigerar las críticas y los reproches que también le llegan de diversos sectores políticos y de los medios.

O podría ser también que Yunda mira a Lasso con posibilidades ciertas de ganar la Presidencia y quiere allanar el camino para una futura amigable relación, entre el primer mandatario y el Alcalde de la capital.

Y ¿qué sacaría Lasso de Yunda, luego de que CREO le enfrentara en la última campaña con Juan Carlos Holguín, como candidato a la Alcaldía?

En el mundo del pragmatismo político es probable que el Alcalde persuadiera a Lasso de la “entrada” que tiene en el sur de la capital, y le hablara del emporio de medios que tiene y de lo decisivos que son en una campaña. 

Claro que no le habrá dicho que levantó ese emporio durante el correísmo, al que pertenecía. En fin.

Un conocedor de los números como Lasso sabe bien que en la matemática electoral hay que sumar; entonces, un golpe de realidad puede haberle llevado a pensar que Yunda podría ser útil en Quito.

El silencio que rodea a esa cita impide saber en qué terminó la misma, pero todos seremos testigos de lo que venga. Si viene algo, claro.

Pero Lasso habría tomado una decisión al optar por un médico como compañero de fórmula. Alfredo Borrero Vega, reconocido médico cuencano, que reside en Quito y es decano fundador de la Facultad de Ciencias de la Salud de la Universidad de las Américas, sería el ungido.

Durante la pandemia, Borrero Vega ha trabajado fuertemente en el proyecto Salvar Vidas y tiene diplomado en Harvard.

Mientras tanto, una coraza de prudencia parece encubrir la indecisión de Otto Sonnenholzer, que tarda en pronunciarse.

O no ha conseguido los apoyos que presumía tendría, o quiénes quieren apoyarle no aceptan sus condiciones. 

El exvicepresidente parece haber perdido bríos, ya sea por la hepatitis A que lo mantuvo dos semanas en cama y le ha hecho perder 12 libras, o la grave decisión que debe tomar, le agobia. 

La presencia de Álvaro Noboa, una de las mayores fortunas del país, que presidió la Junta Monetaria, en el gobierno de Abdalá Bucaram, y fue asambleísta por breve tiempo, y a quien el absurdo mundo político ecuatoriano ve como outsider o antisistema, le tendría inquieto.

En cambio, Roque Sevilla, que recibió la propuesta del Foro para la Acción Democrática, en el que están Enrique Ayala, Gustavo Larrea, y académicos de Quito, Guayaquil y Cuenca, estaría dispuesto a ir por la Presidencia, pero ampliando los apoyos. Dice que quiere “un grupo potente”.

Amigo de Jaime Nebot y otros dirigentes, algunos especulan que podría hacer fórmula con Cristina Reyes. También hay otros nombres. 

¿De qué hablaron Yunda y Lasso? ¿Qué decidirá Sonnenholzner? ¿Irá Roque Sevilla? ¡Hagan sus apuestas!

Noticias relacionadas