Anahí Suárez espera correr en noviembre en el mundial juvenil

Jugada

Autor:

Daniel Sánchez

Actualizada:

19 Abr 2020 - 0:04

Anahí Suárez es parte del equipo que entrena con Nelson Gutiérrez, junto a figuras como Alex Quiñónez y Ángela Tenorio. - Foto: Adidas

Anahí Suárez espera correr en noviembre en el mundial juvenil

Autor:

Daniel Sánchez

Actualizada:

19 Abr 2020 - 0:04

La atleta es una de las mayores promesas del atletismo ecuatoriano en las competencias de velocidad. Clasificada al mundial juvenil, la velocista iba a trasladarse a los Estados Unidos para buscar la marca para Tokio 2020, pero la aparición del coronavirus cambió su planificación.

Anahí Suárez tiene 19 años e inició en el atletismo a los 15. “Fueron a buscar talentos al lugar donde yo vivía (en la provincia del Carchi). Me cambié en 2016 a Imbabura y a finales de 2017 vine a Quito a entrenar con Nelson Gutiérrez”, le contó la deportista a PRIMICIAS.

En sus primeros entrenamientos, las cargas físicas no fueron las óptimas para su edad y eso le generó una lesión en su espalda. “No aguantaba, porque me pusieron mucha carga tempranera y eso me afectó mucho”. Por esa razón, Suárez dejó de entrenar en 2017 y volvió un año después.

Regresó al equipo comandado por Nelson Gutiérrez. El entrenador de atletas como Ángela Tenorio y Álex Quiñónez, mira en Suárez una opción para fortalecer el equipo ecuatoriano de velocidad.

Sus resultados la clasificaron al mundial juvenil a realizarse en Nairobi, Kenia. Estaba previsto que se dispute del 7 al 12 de julio, pero ante la pandemia mundial del coronavirus, el evento fue cancelado.

Además, Suárez obtuvo el patrocinio de Adidas. Eso le iba a permitir viajar al centro de entrenamiento en Clermont, Estados Unidos. Pero a un día de tomar el avión, inició la cuarentena y las restricciones aéreas en el país.

Quedarse en casa hizo que su preparación se complique. “Los entrenamientos han sido muy difíciles porque venir de una preparación física excelente a bajar la carga de la noche a la mañana, fue algo duro porque los pronósticos para este año eran muy buenos. Estamos haciendo fortalecimiento en la casa”.

Durante 15 días la deportista permaneció en Quito. Después viajó a Ibarra, donde vive su familia, para continuar la cuarentena junto a ellos.

“El traslado fue muy difícil, porque no había transporte público. Al final, mi primo consiguió un carro y vino a Quito, para que juntos regresemos a Ibarra”, cuenta la corredora.

Allá ha mantenido sus entrenamientos en casa. Igual tiene complicaciones debido a los espacios y las condiciones de su casa.

Pero estos problemas no la han alejado de sus objetivo. El mayor de ellos es llegar a las Juego Olímpicos de Tokio, que fueron aplazados para 2021.

“El cambio de fecha está bien, porque tenemos más tiempo para prepararnos y buscar una marca que hemos estado soñando. Hay que ver el lado bueno de esto, tenemos casi un año de preparación para buscar la marca”.

La atleta buscará clasificar a Tokio en los 100 y 200 metros planos. En los 100 metros su marca es de 11:26 y necesita llegar a los 11:15. Mientras que en los 200, su marca es de 23:25 y debe llegar a los 22:80.

Por el momento, Anahí Suárez se mantendrá en su casa en Ibarra, cumpliendo con las planificaciones que le envía su entrenador. Aunque sus trabajos serán solo para no perder la forma, pues cuando la crisis sanitaria sea superada, la atleta regresará a la pista atlética de Los Chasquis, para llegar a su mejor nivel, antes de competir.

También le puede interesar:

Noticias relacionadas