Christian Noboa: “Si estoy bien en mi club, iré feliz a la Selección”

Jugada

Autor:

EFE / Redacción Primicias

Actualizada:

24 Ago 2020 - 11:51

El centrocampista ha marcado cuatro goles con la selección ecuatoriana. - Foto: @cristhian_noboa.

Christian Noboa: “Si estoy bien en mi club, iré feliz a la Selección”

Autor:

EFE / Redacción Primicias

Actualizada:

24 Ago 2020 - 11:52

El ecuatoriano aspira a que el nuevo entrenador de Ecuador lo tenga en cuenta para futuras convocatorias. Noboa, que juega en el fútbol ruso desde hace 13 años, vive un buen presente en el Sochi, con el que ha marcado tres goles en cuatro fechas de liga.

Puertas abiertas a la Selección

Noboa asegura que no ha renunciado a la selección ecuatoriana, que aspira a clasificarse para el Mundial de Catar 2022. “Siempre digo lo mismo: si estoy bien en mi club, iré muy feliz al equipo nacional“, asegura.

El mediocampista no piensa en la edad que pone su pasaporte y confía en que el nuevo director técnico de la selección cuente con él.

Su diagnóstico del fútbol nacional es que Ecuador necesita “más jugadores en Europa”. “Fíjense en Colombia y Perú, no digamos Argentina, Brasil, Chile o Uruguay. Todos tienen a muchos futbolistas en las ligas europeas”, indica.

Asimismo, subraya que “no es lo mismo jugar en América que en Europa”, sea la liga rusa, la española o la inglesa. “Es lo que nos falta, la experiencia. El fútbol en Europa es más rápido y fuerte“, apunta.

Goleador en el Sochi

El volante está en racha. Marcó en las tres primeras jornadas de liga y su equipo, que la pasada temporada estuvo al borde del descenso, es ahora tercero, empatado a puntos con el segundo, el Spartak Moscú.

“Trato de ser un líder. El fútbol es un deporte de equipo y un jugador no es suficiente, pero a veces hay que dar un paso adelante“, explica el jugador forjado en Emelec.

El Sochi perdió este año a su principal estrella, Alexandr Kokorin, quien fichó por el Spartak y también a Mostovói, que volvió al Zenit, por lo que ha perdido mucho potencial ofensivo. “Sin querer, estoy marcando goles. Se nos fue gente de arriba y estoy aprovechando la oportunidad“, señala.

En cuanto a los objetivos esta temporada, cree que hay que ir “partido a partido”, aunque cree que el club debe ser ambicioso e intentar mantenerse entre los equipos que aspiran a disputar competiciones europeas.

“Entreno igual que cuando tenía 12 años”

A sus 35 años, Noboa, que aterrizó en el fútbol ruso en 2007, no ha perdido ninguna ambición. “Sigo con las mismas ganas de jugar. Se ve en la cancha que tengo hambre. Mientras esté en la cancha, seguiré con ansias de ganar”, explica.

Cree que la clave es la “motivación” y los “genes” de su padre, un oficial de la Marina ecuatoriana al que le gustaba mucho hacer ejercicio.

“Me entreno igual que a los 12 años”, señala el jugador que estuvo tres años en una escuela militar, pero al que el fútbol le llevó al otro lado del océano.

Descansar bien, alimentarse bien, entrenarse bien y las ganas de saltar al campo cada fin de semana. No hay otra fórmula para explicar su estado de forma a los 35 años.

Rusia, su segunda casa

Noboa sólo habla bien de Rusia, un país que le ha dado todo, y cree que mucha gente que critica su país de adopción habla sin saber.

“Cuando no conoces, opinas sin saber. Yo siempre le digo a la gente que me siento muy feliz, que la gente es muy amable conmigo y que me respetan“, insiste.

El momento cumbre fue ganar la liga con el Rubín Kazán, adonde le trajo su técnico, Kurbán Berdíev. “Me fié de él. Tenía las cosas muy claras. Me dijo que podía mejorar y ser un jugador más completo. Y yo sentí que podía hacer mucho. Por eso acepté el reto de Rusia”, explica.

Poco después de llegar, ya tocó el éxito. Ganó dos veces la liga con el Rubín, “un equipo desconocido por el que nadie daba nada”.

Tuvo la oportunidad de cambiar de aires. Recibió ofertas del fútbol inglés e italiano, pero el embarazo de su esposa y las buenas condiciones que le ofrecía el Dinamo Moscú le hicieron quedarse en Rusia.

También le puede interesar:

Noticias relacionadas