José Quintero cumplió la promesa de regalarle una casa a su mamá

Autor:

Martha Córdova

Actualizada:

5 Jun 2022 - 0:04

José Quintero en el Centro de Alto Rendimiento de Pomasqui, de Liga Deportiva Universitaria, el 19 de mayo de 2022. - Foto: Armando Prado

José Quintero cumplió la promesa de regalarle una casa a su mamá

Autor:

Martha Córdova

Actualizada:

5 Jun 2022 - 0:04

Fue su primera motivación para ser futbolista. Dejó a su familia en Quinindé, Esmeraldas, y se estableció en Quito, donde ha forjado una carrera de 15 años.

No ha ganado una Copa del Mundo, pero se siente infinitamente feliz. José el ‘Choclo’ Quintero disfruta cada día jugando al fútbol.

Tampoco levantó la Copa Libertadores ni la Sudamericana que alcanzó su club, Liga de Quito, pero su corazón se llenó de regocijo el día que cumplió con la primera promesa que se hizo cuando decidió ser un profesional de fútbol: entregarle una casa propia a su madre.

“El fútbol me dio esa posibilidad. En otra profesión, donde se gana el sueldo básico, habría tardado años. Quería que mi madre se sintiera orgullosa del hijo que formó”, narra el futbolista, quien es más conocido por su sobrenombre: ‘Choclo’.

La historia de José tiene capítulos que se repiten en el fútbol mundial. Su padre abandonó la casa y dejó sola a doña Hortencia con seis hijos para cuidar y educar.

José, el tercero de los hijos y el primero de los varones, asumió un cargo que no le pertenecía: compartir con su madre responsabilidades en la crianza de sus hermanos.

Se aferró al fútbol, que aprendió a jugar en las calles de Quinindé, la pequeña ciudad esmeraldeña donde nació. Viajó a Quito a sus escasos 16 años de edad para iniciar una carrera como futbolista profesional.

“Cuniburo me abrió sus puertas para convertirme en profesional. Es un gran equipo en la Segunda Categoría, que trabaja para que el jugador evolucione”, expresa emocionado José.

De Aucas siempre ha dicho que es un club al que quiere mucho. Creció y afianzó su carrera gracias a la confianza que le dio el entrenador Julio ‘Turco’ Asad.

A Aucas le tengo un agradecimiento especial porque me permitió llegar a Liga de Quito.

José Quintero

En 2022 se cumple su octava temporada en el conjunto albo: “Liga es mi familia, mi hogar. Después de tantos años, uno se encariña. Me siento feliz”.

Y esa felicidad creció con el regreso del entrenador Luis Zubeldía, quien ya dirigió a la ‘U’ en 2015, el año que también se vinculó José Quintero a Liga. “Fue mi mejor temporada. Me permitió ser titular todo el año”.

Jugar en Liga también hizo posible que siguiera cumpliendo con su familia. Asumió los gastos de los estudios de sus hermanos. “El fútbol y Liga me permitieron darles estudios de calidad”, dice orgulloso.

“La mayoría de los jugadores de fútbol venimos de barrios muy bajos. De la extrema pobreza. Al llegar al fútbol profesional, uno se da cuenta de que le puede brindar a la familia un nuevo estilo de vida”, comenta.

De victorias y derrotas

José ‘Choclo’ Quintero, de 32 años, tiene cifras variables en su hoja de vida. En 2015 fue uno de los mejores jugadores del campeonato nacional, formó parte del 11 ideal del torneo y fue vicecampeón.

En 2017 fue autor del gol número 3.000 de Liga de Quito en la historia de los campeonatos nacionales. Su nombre ya está en el almanaque del club.

Ha ganado un título nacional de la Primera A, una Copa Ecuador y dos ediciones de la Supercopa. “Pero se nos escaparon otros títulos”, reconoce.

Se refiere, por ejemplo, a las finales perdidas ante Emelec en 2015, cuando la ‘U’ estuvo cerca de coronarse campeón de manera directa.

También tuvo que apechugar la derrota ante Barcelona en 2020, cuando el título se definió desde el punto penal.

En la selección ecuatoriana nunca pudo consolidarse. Ha jugado solo cuatro partidos oficiales y, en la Copa América de 2019 en Brasil, se convirtió en el primer futbolista expulsado tras la implementación del VAR en torneos Conmebol. Ocurrió en el cotejo contra Uruguay, y su actuación dejó lesionado a Nicolás Lodeiro.

Siente que ese gran detalle le impidió ser transferido a un equipo del exterior, uno de los objetivos que todavía no ha podido alcanzar.

En 2021 sufrió una sanción de cinco partidos. Lanzó un golpe muy cerca de donde estaba una persona que había insultado a su madre.

Le dolió mucho porque su madre es el ser más importante en su vida. “Yo solo pido respeto”, agrega.

Este año ya superó los 450 partidos como futbolista profesional desde 2008. Marcó su primer gol de la temporada 2022 en el cotejo contra Defensa y Justicia, por la Copa Sudamericana.

No piensa en el retiro, pero sabe que está más cerca. No tiene definido su futuro, pero quiere seguir vinculado al fútbol como entrenador o como mánager.

Por lo pronto, se detiene para conversar con los más jóvenes que fueron promovidos al primer plantel de Liga. Dialoga con ellos de lo bueno y de lo malo. De todo lo que el fútbol permite alcanzar y del camino que no hay que seguir.

José Quintero en el Centro de Alto Rendimiento de Pomasqui, en un entrenamiento de Liga de Quito, el 19 de mayo de 2022.

José Quintero en el Centro de Alto Rendimiento de Pomasqui, en un entrenamiento de Liga de Quito, el 19 de mayo de 2022.  Armando Prado

Y, ¿cómo nació el apodo de ‘Choclo’? Una de sus tías le acogió en su hogar mientras se abría campo en el Cuniburo.

“Entrenábamos más arriba del complejo de Pomasqui de Liga. Me demoraba dos horas para llegar al entrenamiento”, recuerda.

Su tía le enviaba como refrigerio un choclo, para que pudiera aguantar las horas de entrenamiento y las dos horas de regreso a casa. De ahí nació el sobrenombre.

Noticias relacionadas