Karla Jaramillo y el amor al campo, a la siembra y a la naturaleza

Autor:

Redacción Primicias

Actualizada:

30 Jul 2021 - 0:05

La marchista ecuatoriana Karla Jaramillo durante un entrenamiento, antes de competir en los Juegos Olímpicos de Tokio. - Foto: Armando Prado

Karla Jaramillo y el amor al campo, a la siembra y a la naturaleza

Autor:

Redacción Primicias

Actualizada:

16 Ago 2021 - 14:17

El 6 de agosto, a las 02:30 (hora de Ecuador), Karla Jaramillo competirá en el Parque Odori de Sapporo, en la prueba de los 20 kilómetros marcha. La atleta nació en La Esperanza (Imbabura).

En entrevista con PRIMICIAS, la marchista Karla Jaramillo habla de sus expectativas con miras a su participación en Tokio, de cómo es ser madre y atleta y de su amistad con Glenda Morejón, la otra gran marchista de Ecuador.

¿Quién es su inspiración?

Mi hijo Omaet es mi motor. Es doloroso para una madre viajar a los entrenamientos o competencias, pero quiero cumplir mis objetivos por él también.

Tengo que salir de casa a escondidas. Mi hermana que lo cuida cuando yo no estoy, me comenta que cuando mi pequeño regresa a casa y no me encuentra dice: “se me volvió a escapar”.

Cuando mi pequeño regresa a casa y no me encuentra dice: “se me volvió a escapar”.

¿Cómo es ser madre y, además, atleta de alto rendimiento?

Sí. Por más que la competencia sea importante, hay que estar pendiente de él. Gracias a la tecnología estamos en contacto a diario. En mi teléfono celular siempre llevo sus fotografías.

¿Cuándo aparecieron los Juegos Olímpicos en su vida?

Desde pequeña veía, cada cuatro años, las competencias. Me encantaba mirar el atletismo, el ciclismo y el tenis. Por supuesto, ver a Jefferson Pérez ganar la medalla de plata en Pekín 2008 fue una gran inspiración. Entonces nació el sueño de trabajar para competir en los Juegos Olímpicos.

Ver a Jefferson Pérez ganar la medalla de plata en Pekín 2008 fue una gran inspiración.

¿Fue muy duro hacer realidad ese sueño?

Son 18 años de carrera, de trabajo y de entrenamiento constantes. El día que puse la marca para ir a Tokio fue uno de los más felices de mi vida. Entreno desde los seis años de edad y hoy me veo ahí, en la línea de partida de esos 20 kilómetros.

Entreno desde los seis años de edad y hoy me veo ahí, en la línea de partida de esos 20 kilómetros.

¿Cómo sueña ese día, el 6 de agosto?

Entregándolo todo. A todas las competencias voy dispuesta a disfrutar. Yo lo vivo como una fiesta. Pienso en mi hijo, en las palabras de respaldo de mis padres. En todo lo que hemos hecho para estar ahí.

¿La temperatura y las rivales podrían complicar la carrera?

He trabajado mucho en el aspecto psicológico. Tengo la convicción que no habrá ningún obstáculo.

Se ha hablado del calor y la humedad, pero hemos trabajado para lograr la mejor forma física y el mejor rendimiento. Mi sueño es ganar una medalla olímpica, para eso hemos entrenado.

Se ha hablado del calor y la humedad, pero hemos trabajado para lograr la mejor forma física.

¿Con Glenda Morejón aún guardan una amistad?

Nos conocemos desde que ella tenía cuatro años y yo seis. Iba a correr en nuestra escuelita de atletismo, Tarquino Jaramillo en Ibarra.

Hace dos años nos separamos, ella se fue a entrenar a Cuenca. Es muy difícil hacer amistad fuera del atletismo, porque entrenamos a tiempo completo.

En el deporte están nuestros amigos.

¿Qué distracciones busca para esquivar la presión?

Leo, veo películas de acción. Me gusta jugar con mis hermanos. Hay diferencias entre cinco y diez años con mis tres hermanos, pero nos llevamos muy bien.

En el confinamiento, jugamos mucho. Nunca nos sentimos encerrados. Fue tan divertido ese período porque lo pasamos en La Esperanza, un cantón rural de Imbabura.

¿Y qué huellas tiene de La Esperanza?

El amor al campo, a la siembra, a la naturaleza. A los animalitos, hoy tengo 13 gatos y dos perros. Una vez llegué a tener 24 perros, ahora la población es la de los gatos.

El amor al campo, a la siembra, a la naturaleza. A los animalitos.

Cuando era niña tenía la ilusión de viajar por el mundo. ¿Cuántos países conoce?

He podido hacerlo gracias al deporte. Me gusta viajar, conocer otras culturas, vivir experiencias que me llenan como ser humano.

No sé cuántos países, pero ya tengo un pasaporte lleno y otro que está por la mitad de las páginas. Esas vivencias son mías y de nadie más.

Esas vivencias son mías y de nadie más.

Noticias relacionadas