Leonel López, el hincha que es la cábala de Universidad Católica

Autor:

Martha Córdova

Actualizada:

25 Sep 2022 - 5:29

'Leo' López en la victoria de Universidad Católica ante Orense, el 18 de septiembre de 2022, en el estadio Atahualpa. - Foto: Armando Prado

Leonel López, el hincha que es la cábala de Universidad Católica

Autor:

Martha Córdova

Actualizada:

30 Sep 2022 - 11:26

Nació hace 31 años con una parálisis del lado derecho de su cuerpo. Sobre una silla de ruedas y en transporte público viaja desde Esmeraldas a cada ciudad donde juega el equipo ‘camaratta’.

El amor del hincha es espontáneo, pasional. Nace como todo amor, el día menos pensado. Así fue como el corazón de Leonel López, ‘Leo’ para todos, se pintó del celeste de Universidad Católica.

Con señas y sonidos guturales, se da modos para hacerse entender. Nació hace 31 años con una parálisis que ha dejado inmovilizado el lado derecho de su cuerpo.

Esa condición no ha frenado el amor por el deporte y en especial por el fútbol. Llega al estadio en una silla de ruedas vieja y desgastada, pero le alcanza y sobra para sostener toda la felicidad que desborda.

Asiste a todos los partidos de Universidad Católica en Quito y en provincia. Con la mano izquierda dibuja un círculo en el aire para comunicar que ha viajado por todo el país.

“He visto fotos de ‘Leo’ en el estadio de Barcelona y de Liga”, dice su amigo Juan Esteban Jaramillo.

Fue él precisamente quien un día le regaló un boleto de ingreso al estadio Atahualpa, hace un año y medio, y ese mismo día nació el amor por la U. Católica.

“Se jugaba un partido de Copa Sudamericana. Tenía algunos boletos, regalé a amigos y familiares y me quedó uno. Vi que ‘Leo’ estaba en la puerta del estadio, le di el que me sobró”.

Siguió viniendo la siguiente semana y la siguiente, hasta convertirse en un hincha incondicional del equipo ‘camaratta’.

En el estadio Atahualpa, la gente de logística ya conoce los procedimientos. Desde el departamento de comunicación le hacen llegar un boleto para su ingreso al estadio y sus amigos le ayudan a trasladarse hasta el hall del palco principal, donde puede colocar su silla de ruedas sin interrumpir el paso de la gente.

Desde allí muestra su amor a la Católica. Espera ansioso la salida del equipo. Se levanta de su silla y se mantiene sobre su pierna izquierda hasta que los 11 jugadores ingresen a la cancha.

Antes del inicio del partido, eleva su brazo y con él, el tono de sus sonidos guturales, para cantar con el resto de la hinchada el clásico grito del ‘trencito azul’: “¡Por la Universidad Católica… CHA-TO-LE-Í…!”.

Como todo hincha, sufre cuando los delanteros fallan los goles, o cuando el equipo rival se acerca a la portería de Darwin Cuero.

El gol de Católica contra Orense le permite llegar a esa felicidad infinita, que regocija el alma. No se abraza con otros hinchas, o familiares. Lo hace solo, como está en el mundo.

De una mochila roja, que le acompaña a todo lado, sacó unas fotos impresas en papel de su visita a los entrenamientos de Católica.

Tiene imágenes junto al entrenador Miguel Rondelli y los jugadores Kevin Minda, Facundo Martínez y Yuber Mosquera, a quien conoció en el Deportivo Táchira de Venezuela, el país donde nació.

Con la ayuda de José Alberto Rodríguez, otro amigo al que conoció por el fútbol, y que es una especie de traductor, relata que con el colombiano Mosquera tiene un lindo recuerdo, porque en 2015 fue campeón en Venezuela.

Kevin Minda, el eficiente volante de la Universidad Católica, le regaló una camiseta y recibió una chompa y una gorra de parte del equipo.

“A ‘Leo’ le conocen como el hincha Galac. Apareció en Ambato, y antes del partido, ‘Leo’ repartió chocolates de esa marca a todos los jugadores y al cuerpo técnico. Ese día ganamos. Por eso se transformó en la cábala del equipo”, relata Juan Esteban Jaramillo.

‘Leo’ también apareció en la final del torneo colegial que jugaba Juan Esteban, a quien considera su amigo. “Simplemente apareció detrás del arco. Yo soy arquero y le vi ahí. Tengo fotos levantando el trofeo”, dice el joven hincha ‘camaratta’.

‘Leo’ quiere seguir viajando para vivir esos momentos de pasión que solo entrega el fútbol. A la salida del estadio sus amigos le brindan el almuerzo y le llevan al terminal terrestre, para iniciar el retorno a Esmeraldas, ciudad en la que vive.

De Venezuela a Ecuador

José Leonel López Lara nació hace 31 años en el Departamento de Táchira en Venezuela, según el documento de identidad que enseñó.

La crisis económica en su país, le hizo tomar la decisión de migrar a Ecuador aunque aquí no tiene a ningún familiar.

Como siempre ha sido un amante del deporte, hizo amistad con deportistas de baloncesto y béisbol de su país.

Precisamente los integrantes de Leones de Caracas, hicieron una colecta para que ‘Leo’ pueda sacar su pasaporte y viajar en avión a Quito.

Recorrió algunas ciudades, y escogió vivir en Esmeraldas. Desde allí viaja a donde la Universidad Católica dispute sus partidos cada fin de semana.

Con la ayuda de su mano izquierda y de los movimientos de su cabeza cuenta que vive solo, es soltero y trabaja vendiendo cocadas o de la ayuda de la gente que le conoce. En un día puede reunir entre USD 10 y USD 20 y duerme en una hostal donde paga USD 6 por la noche.

Noticias relacionadas
Damián Díaz: 10 años con Barcelona

#ElDeporteQueQueremos

Damián Díaz: 10 años con Barcelona

Competir, competir, competir. Volver a levantar copas. Estar siempre en los primeros lugares. Son frases que motivan a Damián Díaz en su carrera.