Viernes, 12 de julio de 2024

Autor:

Santiago Guerrero Vinueza

Actualizada:

31 May 2023 - 17:58

Félix Sánchez Bas: "El estadio Rodrigo Paz es precioso"

El entrenador español está adaptado a la altitud de Quito. Sale a trotar todas las mañanas y llega temprano a la Casa de la Selección. Sus días son agitados y sabe que el tiempo de trabajo es corto. Su meta es clara: llevar a Ecuador al Mundial 2026.

Félix Sánchez Bas durante una entrevista con PRIMICIAS, el 31 de mayo de 2023.

Autor: Santiago Guerrero Vinueza

Actualizada:

31 May 2023 - 17:58

Félix Sánchez Bas durante una entrevista con PRIMICIAS, el 31 de mayo de 2023. - Foto: Armando Prado

El entrenador español está adaptado a la altitud de Quito. Sale a trotar todas las mañanas y llega temprano a la Casa de la Selección. Sus días son agitados y sabe que el tiempo de trabajo es corto. Su meta es clara: llevar a Ecuador al Mundial 2026.

Félix Sánchez Bas está ilusionado y se le nota. Aparece en la cancha de la Casa de la Selección con el uniforme de la Federación Ecuatoriana de Fútbol y con una sonrisa. Saluda con amabilidad y acepta la primera entrevista desde que llegó el país.

El director técnico catalán tiene una imagen de hombre serio y de pocas palabras. Pero en la charla con PRIMICIAS se muestra abierto. Cuenta que casi no ha tenido problemas con los 2.850 metros sobre el nivel del mar de Quito y que los ecuatorianos lo han tratado con cariño.

Confiesa que ya tiene una casa en uno de los valles de la capital y que todas las mañanas trota unos 10 kilómetros dentro de una urbanización, para recargar energías.

Sánchez Bas alista la convocatoria para jugar ante Bolivia y Costa Rica. Pero sobre todo piensa en las Eliminatorias, que asegura son las más complicadas del mundo. Con mucha confianza dice que Ecuador es un equipo con margen de mejora.

Confía en Moisés Caicedo como una de sus piezas clave, pero sabe que también tiene que hacer un recambio en algunas posiciones. Por eso ya tiene en la mira a Kendry Páez.

¿Fueron suficientes las vacaciones que tuvo después del Mundial de Qatar?

He tenido la suerte de estar activo y el pequeño parón después del Mundial estuvo bien para cargar pilas. Cuando tienes una profesión que te gusta y te sientes realizado, tener períodos sin entrenar no supone estar quemado. Los tres meses se agradecieron porque fue todo muy intenso, pero ahora tengo un nuevo reto aquí con mucha ilusión de empezar a competir.

En la rueda de prensa antes del partido de Ecuador - Qatar en el Mundial, usted dijo que le preocupaba todo de Ecuador, ahora que está del otro lado, ¿qué encontró?

Para nosotros, el sorteo del Mundial no fue bueno, porque nos tocaron equipos muy fuertes. Ecuador estaba en el pot 4 y era clarísimo que no queríamos. Ahora que estoy del otro lado (...) veo que Ecuador es una selección con margen de mejora por el potencial de jugadores que hay actualmente.

Es decir, ¿Ecuador aún no ha tocado su techo?

Siempre hay que ser ambicioso. Ecuador no es una selección que esté en la última etapa deportiva. Es una selección con jugadores jóvenes, pero con experiencia. Tenemos chicos con 22 o 23 años que están jugando en selección y eso hace tener la esperanza de que puedan progresar aún más. Tampoco tenemos que olvidar que vienen chicos de la Sub 20 y Sub 17, que pueden formar parte de la competencia.

¿Cuál será su trabajo en las divisiones formativas de Ecuador?

En las categorías menores, el resultado siempre es importante. A los chicos se les va a enseñar a competir desde su primer día, pero es un proceso de formación y es importante cuidar y seguir a los chicos la evolución que tienen (...) Cada jugador es un proyecto y hay que intentar ayudarlos en ese proceso de crecimiento. Hay que crear una estructura en la FEF donde haya una coordinación entre todos. Que la selección mayor vaya por un lado y las inferiores por otro. El día que no haya un entrenador o un cuerpo técnico, que no haya un vacío. Nosotros como cuerpo técnico tenemos una responsabilidad en eso porque al final nos vamos a nutrir de los jugadores que vienen por detrás.

¿Hace falta un gerente deportivo en la Federación Ecuatoriana de Fútbol?

Estamos analizando, viendo cómo está la estructura y viendo las necesidades. Sí, una persona que esté ayudando y coordinando todas las áreas deportivas es una figura que puede ser interesante y seguro que nos ayudará.

¿Cuál es su opinión sobre el futbolista ecuatoriano?

El jugador ecuatoriano tiene talento a nivel físico, pero a nivel técnico también. Hay chicos con mucha calidad. Tendremos que formar un grupo que no va a ser inamovible ni mucho menos, pero que tienen que ser los que tiren del carro, como se suele decir. Intentaremos que la idea de juego que podamos tener la asimilen muy rápido y que sea la mejor para que con estos jugadores podamos competir a nuestro máximo nivel.

¿Ecuador podría jugar algunos partidos con línea de tres defensores?

Hemos de intentar tener una idea de juego y luego una estructura, la que sea, con tres centrales, con dos, con extremos, sin extremos, con dos cincos, con uno, eso va a depender de cómo queramos afrontar el partido, cómo queramos atacar las debilidades del adversario o cómo pensamos que nos podemos proteger mejor. Es decir, con las piezas que tengamos intentar disponerlas. Creo que la variabilidad también hace que haya este factor sorpresa.

¿Y cuál es su idea de juego?

A mí me gustaría en cada partido crear 25 ocasiones de gol y materializar tres, cuatro o cinco. Esa es la idea que tendríamos. Pero con el equipo que tenemos, aunque estemos enfrentando a grandes rivales, siempre desde el respeto y la humildad, también podemos ser un poco protagonistas con el balón. Queremos un equipo equilibrado, que nos sorprendan en contragolpes, un equipo equilibrado en todas las fases del juego, pero sobre todo en las transiciones. Hoy en día en el fútbol la gente está muy preparada y miran los puntos débiles. Todo lo que sean transiciones hay que dominarlas. Creo que tenemos jugadores para explotar esta faceta del juego.

¿Se declara un seguidor de la línea catalana de Cruyff y Guardiola?

Todos tenemos nuestras influencias. Pero cuando uno sale de esa zona donde ha trabajado, como entrenador también has de tener tu idea y te has de adaptar adonde vas a competir. Siempre hay unas ideas que vas a intentar implementar, pero siempre adaptándote en el contexto y con los jugadores que dispones. Eso es básico.

Félix Sánchez Bas, entrenador de la selección ecuatoriana, durante una entrevista con PRIMICIAS, el 30 de mayo de 2023.

Félix Sánchez Bas, entrenador de la selección ecuatoriana, durante una entrevista con PRIMICIAS, el 30 de mayo de 2023. Armando Prado

¿El partido Argentina-Ecuador en el inicio de las Eliminatorias será el más importante de su carrera?

Para mí, cada partido que jugamos es el más importante. Ahora jugamos con Bolivia, tenemos que hacer un buen partido, porque tenemos que seguir creciendo, conociéndonos, que haya unidad, que haya esa confianza, que los jugadores crean en lo que les planteamos y por eso es el más importante. Evidentemente, sabiendo que el primer partido oficial será en Argentina, por Eliminatorias, que es un partido quizá el más difícil, contra el actual campeón del mundo, pero también con la confianza de que un equipo va creciendo. Lo afrontaremos con respeto y humildad, pero con muchas ganas de intentar salir a competir. Ese día, será el partido más difícil, hasta el siguiente.

¿Moisés Caicedo es el mejor jugador de Ecuador?

Es un gran jugador, un chico muy profesional. He tenido la suerte de estar con él en Inglaterra. Está muy centrado, le gusta mucho el fútbol. Es un gran jugador, joven, con lo cual seguro que irá creciendo. Es un jugador importante para nosotros, pero para llegar a ser una selección muy competitiva, lo más importante es el equipo y el grupo y Moisés es un jugador de equipo, que juega y hace jugar a los demás y eso es muy importante.

¿Cómo ha visto el rendimiento de Kendry Páez?

Con Kendry he hablado un par de veces. Un chico, que desde que he llegado, ha estado realmente muy ocupado. En su club ha adquirido un rol importante, a pesar de su juventud. En el Sudamericano Sub 17 hizo un buen torneo, fue un jugador determinante y ahora el Mundial Sub 20 es una gran experiencia para él. Todo esto lo está haciendo crecer muy rápido en pocos meses y está tomando la oportunidad, no la ha desaprovechado y esperemos que esto le sirva y pueda seguir triunfando.

¿Podría ser convocado para jugar las Eliminatorias?

Sí, claro. Es un chico que a pesar de su juventud tiene minutos en sus piernas, calidad, personalidad. No se esconde cuando los partidos están disputados y en momentos complicados y eso es un punto importante en el futbolista.

¿Le preocupan los tres puntos menos que tiene Ecuador o está tranquilo porque al Mundial 2026 clasifican más selecciones?

Lo de los tres puntos es un inconveniente, pero hay que afrontar las cosas como son. Es verdad que al Mundial van seis selecciones y eso puede contrarrestar un poco la situación, pero hemos de ser conscientes, que empezamos por detrás, pero también con confianza de que podemos hacer puntos y hemos de ir sumando lo más posible para alcanzar esa cita mundialista y afrontarlo como un reto. Si luego nos devolvieran esos tres puntos, bienvenidos serán.

¿Le preocupa el rendimiento de Ecuador en alguna zona de la cancha?

Tenemos buenos jugadores en todas las posiciones. Debemos intentar explotar y ser constantes en todas las zonas del campo y en todos los momentos. Evidentemente, las áreas marcan las diferencias y tendremos que ser determinantes, pero también la construcción del juego y evitar que te lleguen va a ser muy importante. Tenemos los chicos y estoy con confianza de que vamos a hacer un equipo competitivo en todos los sentidos del juego.

¿Ecuador podría jugar con un falso 9?

Sí, por qué no. Podría ser una posibilidad en algunos momentos, según los jugadores que estén a disposición y del rival, pero siempre pueden ser opciones que podemos tener. El problema es que hay poco tiempo para el entrenamiento de todas estas situaciones, por eso nos iremos armando poco a poco y conforme vayamos creciendo y entendiendo todo lo que queremos, así será más fácil ir teniendo estas distintas opciones.

¿Le gusta trabajar en la motivación de los jugadores?, ¿Imanol Ibarrondo se va a quedar en la FEF?

No he tenido trato con Imanol Ibarrondo. Es un personaje mundialmente conocido y que no hace falta hablar de su curriculum y de su trabajo. Estamos valorando qué necesidades podamos llegar a tener y a partir de ahí vamos a actuar en consecuencia. El jugador de fútbol siempre está motivado y cuando viene a representar a su selección, está motivado. Hay que controlar otros aspectos de cómo estar focalizado en el partido, que no te afecten aspectos externos, eso sí que es realmente importante para que los chicos puedan rendir en el campo.

Cuando lo llamaron para dirigir a la Selección, ¿cuáles son los objetivos que le plantearon?

La gente está satisfecha con la Selección y cuanto más alcanzas, más quiere. Esto es normal, es fútbol y hay que aceptarlo como un reto bonito y seguir creciendo, que cada vez haya jugadores más importantes, que cada vez se compita a más alto nivel, que cada vez se consigan resultados, clasificar a un Mundial, hacer una buena Copa América, hacer un Mundial que la gente se sienta feliz del papel que hace su selección representando a Ecuador. Está bien crear expectativas, pero también hemos de ser realistas y respetuosos con todo lo que nos vamos a tener que enfrentar.

¿Ecuador puede ganar la Copa América 2024?

Hay historia detrás de que nunca se ha ganado una Copa América, pero eso no tiene que quitarnos la ilusión de jugar un campeonato como este y llegar lejos. Hay equipo para competir, pero también tenemos unos adversarios que por historia y por calidad también van a ir a ganar. En estos torneos, las dinámicas son muy importantes. Nosotros trataremos de empezar bien el torneo, hacer una buena fase de grupos que te dé confianza y a partir de ahí ya es a un partido y sabemos que podemos competir contra todo el mundo. Ganar tantos partidos seguidos es complicado, pero por qué no. Hay que ir paso a paso.

¿Se imaginó estar dirigiendo al otro lado del mundo?

Yo soy español, catalán y fui a Asia. Me adapté al fútbol y la cultura de ahí. Fui teniendo retos y creíamos que nuestra zona de influencia podía ser en Asia o Europa y recibí esta propuesta, que costó entre poco y nada decidir. A nivel personal es otra experiencia, otro tipo de competición y será una experiencia espectacular. Era difícil pensar que podamos venir a Sudamérica, pero creo que tengo que sacar provecho a nivel personal.

¿Las Eliminatorias de la Conmebol son las más difíciles del mundo?

Desde fuera, pensaba que son difíciles y ahora que estoy aquí, lo vivo. Yo creo que sí, son muy duras, son 10 selecciones y todas quieren clasificar. Selecciones muy potentes, 18 partidos, muchos factores que influyen, es apasionante, un reto duro, pero que también se vive con mucha intensidad. La gente lo sigue mucho y es duro. Cuando consigues el objetivo, también lo saboreas mejor. Para mi sí, son las Eliminatorias más exigentes a nivel de continentes para clasificar a un Mundial.

¿Tiene algún sistema táctico favorito?

No especialmente, la verdad. Lo que siempre priorizo es que los jugadores se sientan cómodos jugando y a veces si el 4-3-3 es con el que las piezas que tienes rinden mejor, pues será seguramente donde iremos a parar. Pero si es otro, es otro y siempre que haya la adaptabilidad de los jugadores, creo que está bien, que haya esa variabilidad.

¿Se considera más un formador o un entrenador?

Al nivel que estamos ahora, la formación ya no existe. Esto es rendimiento puro y hay que ir a ganar. Evidentemente, siempre ayudando a los jugadores, porque son chicos jóvenes y en lo que se pueda hay que ayudarles. Pero nuestro objetivo prioritario es el rendimiento en la selección mayor y hay que intentar rendir desde el primer día, teniendo en cuenta que somos un cuerpo técnico nuevo y que es un proceso que nos adaptemos y rendir al máximo nivel. Pero desde el día uno, el resultado es básico.

¿Qué impresión le dejó el estadio Rodrigo Paz Delgado?

El estadio precioso, me gusto mucho. Es un estadio de fútbol que si se llena, el adversario va a sentir la presión, nuestros jugadores van a sentir el aliento de la gente. Es un muy buen estadio. Vamos a tener que valorar el tema de la altura o no. Hemos de sacar provecho, aunque ya no se pueda sacar tanta diferencia como unos años atrás, porque tenemos muchos chicos jugando fuera. Pero aún así, creo se sigue sacando provecho de esta situación y en función del adversario, decidiremos dónde se jugará, pero vamos a jugar muchos partidos en Quito.

También le puede interesar:

¿QUIÉN JUEGA HOY?