El fútbol barrial en Galápagos acoge a mujeres y comunidades indígenas

Jugada

Autor:

Felipe Larrea

Actualizada:

18 Jun 2020 - 0:05

Dos equipos de fútbol femenino antes del inicio de un partido de la liga barrial Islas Encantadas, en 2019, en Santa Cruz, - Foto: Cortesía

El fútbol barrial en Galápagos acoge a mujeres y comunidades indígenas

Autor:

Felipe Larrea

Actualizada:

19 Jun 2020 - 14:41

Son alrededor de 2.000 deportistas, entre hombres y mujeres, que participan en todas las ligas barriales del cantón Santa Cruz. La liga Islas Encantadas nació el 15 de mayo de 2007 y actualmente cuenta con 12 equipos masculinos y seis femeninos. También compiten miembros de la comunidad indígena ecuatoriana Salasaca.

El fútbol es una pasión que no tiene género, ni edad. Tampoco etnia. En Galápagos no es la excepción. Danilo Cadena, presidente de la liga barrial Islas Encantadas, comenta que el objetivo de crear la liga fue separar el deporte barrial del formativo.

“En un principio se jugaba en canchas de arcilla. La comunidad buscaba hacer deporte de cualquier manera”, asegura. Con el transcurso de los años, el deporte se popularizó en Santa Cruz, una de las principales islas de Galápagos. Creció tanto, dice Cadena, que en 2010 la liga ya contaba con categorías A y B.

Y es que en Galápagos la gente es muy apegada al deporte, según cuenta el dirigente. Por eso, decenas de familias y amigos, entre “choferes, albañiles y otros trabajadores” se ponen de acuerdo para formar equipos y competir a nivel cantonal. Actualmente, Santa Cruz cuenta con cinco ligas barriales.

Una de las fortalezas de la administración de Cadena es la sólida organización. Desde que asumió como presidente, en 2018, el directivo apostó por legalizar los torneos. Tres de las cinco ligas ya cuentan con un sistema jurídico, que a su vez dio paso a conformar la Federación Cantonal de Ligas Barriales de Santa Cruz.

El dirigente también destaca la participación de la comunidad indígena en los campeonatos. Con 15 equipos de hombres y 10 de mujeres, afirma que el fútbol rompe cualquier tipo de esquemas y es el claro ejemplo de inclusión en una sociedad.

Si bien al mismo tiempo se practican deportes acuáticos, ecuavoley, fútbol sala, entre otros, el directivo galapagueño insiste en que en el fútbol se concentra la mayor parte de la sociedad.

Santa Cruz tiene una cancha principal llamada Miraflores, donde se juegan la mayoría de partidos. Es sintética y cuenta con iluminación. Para mantener las instalaciones en buenas condiciones, los dirigentes acordaron cobrar USD 1 a jugadores y aficionados.

Según Cadena, eso les permite proyectarse para que en un futuro sean una industria autosustentable y no depender del Gobierno Nacional o seccional.

Desarrollo del fútbol femenino

El primer torneo de fútbol femenino que se desarrolló en Santa Cruz fue en 2016. En promedio, entre seis y ocho equipos de mujeres se inscriben a los campeonatos por año. Si bien Cadena cree que es un número bajo por la cantidad de mujeres que viven en la zona, dice que en los últimos dos años se ha incrementado el interés.

“Creemos que es un estímulo para ellas porque los equipos campeones de las barriales pasan a jugar provinciales. Tenemos la suerte de que en los últimos dos años nos han representado incluso en los campeonatos nacionales“.

Los partidos en todas las categorías se juegan de lunes a viernes, a partir de las 18:00 hasta la medianoche. Mientras que los sábados y domingos la jornada empieza a las 08:00 y se alarga hasta las 00:00.

Entre semana, los partidos de las ligas barriales convocan un promedio de 400 personas. Y en instancias más importantes, como semifinales o finales, “toda la población acude al estadio” y “las tribunas quedan cortas”: entre 2.000 y 3.000 aficionados asisten al partido.

“Es realmente emotivo promover el deporte recreativo”, admite Danilo Cadena en una conversación con PRIMICIAS. Y agrega que el cantón vive una fiesta cada fin de semana. “Más allá de que no se genere réditos económicos, es una satisfacción ver a familias juntas y jugando fútbol“.

La isla Santacruz cuenta con cuatro academias formativas de fútbol, la mayoría trabaja con niños de cinco y seis años. La más importante es Atlético Galápagos, que incluso tiene como entrenador a un argentino. La otra es Independiente Galápagos, filial de Independiente del Valle. También están Calvi y Puerto Ayora. Todas colaboran con el desarrollo integral de chicos.

Por ahora, las actividades se encuentran suspendidas y los escenarios cerrados, debido a la pandemia del Covid-19 en todo el país. Cadena menciona que pronto esperan pasar a semáforo verde para retomar la liga, que normalmente empieza la segunda semana de marzo.

También le puede interesar:

Noticias relacionadas