Julissa Casiano, la nieta de cuencanos que la ‘rompe’ en Estados Unidos

Jugada

Autor:

Felipe Larrea

Actualizada:

25 Oct - 11:50

Julissa Casiano vive en Tarrytown, a 40 kms de Manhattan, en Nueva York. - Foto: Cortesía Jhoana Segarra.

Julissa Casiano, la nieta de cuencanos que la ‘rompe’ en Estados Unidos

Autor:

Felipe Larrea

Actualizada:

25 Oct - 11:50

Julissa Casiano tiene 12 años. Nació y se crió en Tarrytown, un pueblo a 40 kilómetros del centro de Nueva York. Estudia y juega fútbol. Vive con su hermano, Alejandro y su mamá, Jhoana, quien es profesora en la misma escuela a la que asiste su hija.

Sus abuelos, Mariana y Óscar Segarra son cuencanos y migraron en 1990 a Estados Unidos. Tienen tres hijos: Fabián, Jhoana y Jonathan (también nació en Nueva York). Nunca volvieron al país.

Casiano empezó a jugar fútbol a los cuatro años. Sus tíos, también futbolistas, la entrenaron desde niña. “Siempre me gustó el fútbol, y cuando tengo tiempo miro muchos partidos de la liga española”, le contó la joven deportista a PRIMICIAS.

Julissa asiste a la escuela llamada ‘Sleepy Hollow Middle School’, en Nueva York. Sus jornadas son extensas y combina con solvencia el estudio y los entrenamientos.

“La escuela empieza a las 7:30 y termina a las 15:00, y después entreno todos los días con el equipo de 18:30 a 20:00″, contó Casiano.

Julissa siempre ha estado involucrada en el equipo de fútbol de su escuela y, con el paso de los años, el crecimiento en su nivel ha sido exponencial.

Desde septiembre de este año, la futbolista pasó a jugar en un nivel profesional: en Estados Unidos se lo conoce como ‘Academy’. Cuando se llega a esta liga, los chicos ya no pueden jugar en la selección de la escuela y tienen que buscar un equipo.

“Julissa juega en el Eastern FC. Es un club que viene de Liverpool, Inglaterra y tiene su filial en EE.UU. Ha mejorado muchísimo su nivel y por eso la llamaron”

Jonathan Segarra, tío de Julissa.

Segarra, quien la deja y la recoje de la escuela todos los días, cuenta que a Julissa “le va muy bien en el colegio” y asegura que “tiene las mejores notas en todas las materias”.

Incluso, la futbolista asiste a un programa de verano en una de las mejores escuela privadas de la región, la cual tiene un costo de USD 50.000 anuales.

Por su buen rendimiento, Julissa acude de manera gratuita a estos programas y, según Segarra, esperan que en un futuro obtenga una beca completa y pueda estudiar ahí.

Gol ‘maradoniano’

El 5 de octubre, Casiano disputó un partido en el que su equipo ganó por 7 a 0. Ella marcó dos goles; pero uno de ellos dio la vuelta al mundo.

Fue un verdadero golazo: la joven tomó el balón en la mitad de la cancha, eludió con categoría a cinco jugadoras del otro club y definió de forma espectacular ante la salida de la arquera.

El gol fue filmado por la mamá de una compañera del equipo de Julissa y lo reenvió a sus familiares.

“Cuando recibí el video estaba de vacaciones. Lo vi y no lo podía creer. Así que lo puse en mis redes y de un día al otro se volvió tan viral que nos quedamos sorprendidos“, aseguró emocionado su tío.

También comenta que “tenemos amigos que trabajan en medios y empresas relacionadas al fútbol como 433; les mandamos el gol, y enseguida generó mucha repercusión“.

Repercusión mundial

El gol de Julissa Casiano se hizo eco en medios de Argentina, Perú, México, Francia, Estados Unidos y por supuesto de Ecuador.

Desde que se difundió el video por redes sociales, cuenta Jonathan Segarra, “muchos clubes de Connecticut, Nueva Jersey y Nueva York nos han llamado para que Julissa sea parte de sus equipos”.

“Después del gol me sentí muy bien. Pero ahora sé que tengo que entrenar más y jugar mejor para que pueda seguir haciendo esos goles y jugando así. Estoy feliz por el gol”.

Julissa Casiano

Además, sus tíos recibieron una propuesta de una escuela de fútbol para hombres y mujeres de la región: New York Soccer Club. “Estamos analizando si la cambiamos a la mejor academia que hay”, afirmaron.

Según su tío, Julissa ya se probó hace algunos años en la academia y la aceptaron, pero económicamente era muy costoso mantenerla allí y no se pudo quedar.

“Ahora nos contactaron otra vez de la escuela porque quieren llevar a Julissa. Ella ya fue a entrenar un fin de semana y vamos a ver qué pasa. Esperemos que nos ayuden”, declaró Segarra.

Por otro lado, sus tíos también revelaron que, con la difusión de la jugada “hubo agentes que nos mandaron mensajes para trabajar en pequeños proyectos”. Y agregan: “Queremos publicar más videos para ver si se genera una oportunidad más grande”.

Aparte del entrenamiento con su equipo, Casiano también recibe clases privadas con un director técnico que vio sus videos y ahora la entrena de forma gratuita.

“Él también entrena a muchos chicos profesionales que juegan en universidades y a jugadoras de la selección femenina de fútbol“, explicó Jonathan. Con su entrenador privado, practica tres veces a la semana por una hora.

Sus ídolos 

Julissa asegura que sus referentes del deporte son Lionel Messi, Neymar Jr. y Pelé. Pero tiene un afecto especial por el argentino.

“En el video del gol lo etiqueté a Messi porque quiero que vea el video y me gusta mucho su estilo de juego. Es muy humilde y algún día quiero jugar como él”, contó Casiano.

Del mismo modo, Julissa expresó que también admira mucho a la jugadora brasileña Marta.

Sus sueños

Las metas y objetivos de la futbolista son claros. “Quiero dedicarme de lleno al fútbol y jugar en la selección femenina de Estados Unidos”, señaló.

“Quiero ayudar a mi familia para que ellos puedan estar bien económicamente, que no tengan que trabajar tanto, y que yo pueda hacer todo por ellos”.

Julissa Casiano

Además, Julissa asegura que su sueño es “ser la mejor jugadora del seleccionado y quedar campeona del mundo. Es mi mayor objetivo”.

Toda la familia Segarra es futbolera. Sus tíos Fabián y Jonathan jugaron en la primera división de la Universidad y en la tercera división del colegio, respectivamente. Alejandro, hermano de Julissa, también juega como capitán en el equipo de su colegio.

La familia vive en el mismo pueblo y entre ellos se apoyan en todos sus proyectos. “La idea es quedarnos a vivir acá”, concluye Jonathan Segarra.

También le puede interesar:

Noticias relacionadas