Jugada

Autor:

Felipe Larrea

Actualizada:

25 May 2021 - 0:05

Jugadores de la reserva de Liga, durante un entrenamiento en el complejo de Pomasqui, el 10 de mayo de 2021. - Foto: Formativas Liga

Liga de Quito busca un cambio radical en sus categorías formativas

Autor:

Felipe Larrea

Actualizada:

25 May 2021 - 9:55

Liga de Quito quiere transformar sus divisiones formativas. Después de 10 años en los que solo ha logrado promover 32 futbolistas a Primera, el equipo tiene como premisa revertir esa situación. Para eso, cuenta con un equipo técnico y un presupuesto de USD 1 millón para 2021.

Desde 2019, Jorge Callejas es el presidente de las formativas de Liga. El directivo contrató un nuevo cuerpo técnico liderado por Mauro Peralta. Un total de 12 entrenadores están a cargo del proyecto, además de psicólogos, médicos y nutricionistas.

Este giro de 360 grados empezó con la construcción de tres canchas de césped natural. Allí entrenan desde la Sub 10 hasta la reserva.

Pero eso no es todo. El club remodeló las casas del complejo, el gimnasio, los vestuarios, los baños y la zona de utilería. También se construirá una zona médica, una de entretenimiento y salas de reuniones.

Considerado como una de las bases para la formación de los chicos, los jugadores asisten al colegio de lunes a viernes. En el caso de la Sub 16 hasta la reserva, también cuentan con un programa de apoyo, dirigido por Fernando Aguinaga, psicólogo del club.

Todo esto cuenta con el apoyo económico de la Comisión de Fútbol del Liga, comandada por Esteban Paz. El presupuesto anual de las categorías formativas para 2021 es de USD 1 millón.

Alrededor de 160 futbolistas componen las divisiones menores. De ese número, 70 viven en el complejo. La mitad proviene de Quito y la otra parte ha llegado desde provincias como Sucumbíos, Esmeraldas e Imbabura.

En Liga intentan poner orden en sus formativas y trabajar con planificación. Cada categoría trabaja de lunes a sábado en dos sesiones: mañana y tarde. Además de las prácticas en cancha, los jugadores acuden al gimnasio, reciben clases de inglés, charlas y comen cuatro veces al día.

En Liga entienden que cada futbolista es un caso distinto y merece una atención especial. Por eso, el trabajo es individualizado y el club busca que el entorno del jugador sea lo más cómodo posible.

Por otra parte, el equipo técnico cuenta con cinco personas encargadas de la captación de futbolistas. Una de esas, por ejemplo, se encuentra en Esmeraldas y otra en Piquiucho, provincia de Imbabura.

A diferencia de otros equipos como Independiente del Valle, que tiene como premisa establecer un mismo sistema de juego desde la Sub 12 hasta la Primera división, en Liga no pasa eso. El objetivo es que un jugador cuente con la mayor cantidad de recursos y sea formado para adaptarse a distintas metodologías.

Otro de los proyectos instalados desde 2019 es la implementación de tecnología. Es decir, vincularse a las métricas en el fútbol. Para Mauro Peralta, coordinador de formativas, los datos jerarquizan el trabajo y es una herramienta que puede elevar el nivel de los jugadores.

Con el paso del tiempo, los resultados ya están a la vista en Liga. Antes de la gestión de Callejas, apenas había un jugador de Liga convocado a la Selección ecuatoriana Sub 17 y dos a la Sub 20. En cambio, actualmente, la Sub 17 y la Sub 20 cuentan con ocho y seis deportistas ‘albos’, respectivamente.

Los jugadores Sub 17 de Liga convocados para la selección de Ecuador de la categoría.

Los jugadores Sub 17 de Liga convocados para la selección de Ecuador de la categoría. Formativas Liga

Pero en Liga quieren más. No se conforman con promover jugadores a la Selección. La idea es que sean figuras y se consoliden en Primera. Ese es el siguiente paso. Para eso se necesita, dicen los dirigentes, mejorar la calidad de los jugadores.

Una de las fallas del proyecto de formativas, hasta 2019, estuvo en no salir a buscar jugadores y esperar que los chicos acudan al complejo para probarse. Eso hizo “perder años” para formar jugadores.

El equipo no tiene la intención de formar para recibir un rédito económico. La meta es desarrollar futbolistas para que jueguen en Primera, conseguir títulos y jugar en torneos internacionales. Para eso está establecido un modelo de mercado interno. Eso evitará comprar jugadores.

Liga de Quito tiene una misión hasta 2023, año en el que culmina el mandato de la actual Comisión de fútbol. El proyecto tiene como reto tener hasta siete jugadores en las diferentes categorías de Selección, promover al menos cinco futbolistas por año desde las categorías formativas hasta el equipo de Primera y fortalecer la estructura en cada una de las divisiones.

También le puede interesar:

Noticias relacionadas