Marcela Cuaspud se paga parte de su entrenamiento para competir en Tokio

Jugada

Autor:

Doménica Figueroa

Actualizada:

13 Jul 2021 - 0:05

La pentatleta ecuatoriana, Marcela Cuaspud, durante sus entrenamientos en piscina el 1 de septiembre de 2020. - Foto: Ministerio del Deporte

Marcela Cuaspud se paga parte de su entrenamiento para competir en Tokio

Autor:

Doménica Figueroa

Actualizada:

13 Jul 2021 - 0:05

La deportista ecuatoriana será la única representante del país en los Juegos Olímpicos, en la multidisciplina del pentatlón moderno.

Marcela Cuaspud consiguió su cupo a los Juegos Olímpicos tras su participación en los Panamericanos de Lima 2019. Aunque la quiteña se clasificó hace dos años a la cita olímpica nipona, solo tiene seis años entrenando este deporte compuesto de cinco disciplinas: esgrima, natación, equitación, tiro con pistola láser y atletismo.

La deportista de 26 años considera que tiene “poca experiencia” en el pentatlón moderno, en comparación con sus rivales. La mayoría lleva más de 15 años en esta multidisciplina y tres clasificaciones a los Juegos Olímpicos.

Sin embargo, asegura que se ha preparado para tratar de ubicarse entre las 10 primeras y pelear por meterse en el podio. “Me dijeron que no sería posible clasificar y clasifiqué. ¿Por qué no soñar ahora con una medalla?“.

A Marcela Cuaspud le ha costado mucho mantener el ritmo de competencia, porque practica un deporte costoso y aparte, en abril pasado, se contagió de Covid-19.

Sin embargo, la quiteña no ha parado de entrenar. Entre 2020 y 2021 ha viajado a España, Polonia, Hungría, Bulgaria y Egipto para sus distintas competencias preparatorias.

Pero para completar su preparación necesita de un aporte económico. Marcela Cuaspud le confesó a PRIMICIAS que a pesar de que la Secretaría del Deporte aprobó su presupuesto para entrenamientos y competiciones, el Ministerio de Finanzas aún no lo hace.

Así que “decidí costearme los entrenamientos hasta que me den el presupuesto y me puedan devolver lo que estoy invirtiendo en mí. La única que pierde soy yo porque no puedo dejar de entrenar”, afirmó.

Con la ayuda de sus padres ha podido pagar sus entrenamientos de equitación y el alquiler de la piscina para nadar.

Estoy preparándome con los medios que tengo y buscando dónde correr en césped”, porque el evento en Tokio 2021 también incluye esta carrera.

La deportista asegura que sí recibe apoyo de la Federación de Atletismo y de la Secretaría del Deporte, pero no es suficiente, porque no tiene un pista para entrenar ni un centro de alto rendimiento apto para sus disciplinas.

Además, antes de una de sus competencias en Bulgaria la pentatleta dio positivo por Covid-19. Tanto la quiteña como otros deportistas fueron aislados dentro del hotel para hacer su cuarentena.

“Fue feo estar encerrada en un hotel por 15 días y no poder estar en mi casa. Psicológicamente me afectó muchísimo porque me sentía fuerte para competir”.

A la final, sus síntomas fueron leves y no tuvo secuelas del coronavirus aunque todavía se está recuperándo físicamente y ya fue inoculada con ambas dosis de la vacuna de Pfizer.

Marcela Cuaspud antes de recibir la primera dosis de la vacuna Pfizer, el 1 de junio de 2021.

Marcela Cuaspud antes de recibir la primera dosis de la vacuna Pfizer, el 1 de junio de 2021. @DeporteEC

El pentatlón moderno en los Juegos Olímpicos

Esta multidisciplina debutó en los Juegos Olímpicos de Estocolmo (1912) y por primera vez en la historia habrá una representante ecuatoriana.

Esta es una de las competiciones que se ejecuta en dos días. La esgrima es la primera disciplina que realizan los pentatletas y en Tokio 2021 está programada para el miércoles 4 de agosto a las 23:00 (de Ecuador).

En esta prueba, las 36 deportistas compiten entre sí en distintas rondas de un minuto.

El jueves 5 de agosto, a las 00:30, todos los clasificados inician con natación (200 metros estilo libre) y compiten en un ‘bonus round’ de esgrima. Esto se denomina como una muerte súbita, en donde se enfrentan, por ejemplo, entre la última y la penúltima de las deportistas para conseguir puntos adicionales (uno por combate).

Posterior a eso llega la equitación del pentatlón moderno que no es igual a la tradicional. En este caso, las clasificadas no tiene un caballo propio y en la competencia se lo sortean. Así que solo tiene “20 minutos para calentarlo y salir a la cancha”, comentó Marcela Cuaspud.

La pentatleta de 26 años describe que los dueños o los cuidadores de los caballos “hacen una prueba de salto un día antes de la competencia” y todas las deportistas observan el comportamiento de los animales, cómo saltan, cómo los montan y qué tan fuerte les ponen las cuerdas.

En los Juegos Olímpicos el país sede sortea a los caballos para las deportistas. Este método se aplica según quién gane en la competencia de esgrima del día anterior.

La equitación en el pentatlón moderno es una prueba de salto con obstáculos de hasta 1 metro y 20 centímetros con 12 obstáculos y 15 esfuerzos, lo que significa que saltan 12 veces pero uno de los obstáculos es triple.

La última prueba se desarrolla con dos disciplinas combinadas: atletismo y tiro. Es decir, se corre durante 15 minutos sobre césped en 3.200 metros y cada 800 metros “se hace una serie de tiros”.

Aquí los puntos conseguidos anteriormente se convierten en segundos para diferenciar el tiempo de partida de cada pentatleta y la primera que cruza la meta es la campeona olímpica.

Marcela Cuaspud se trasladará el 27 de julio a Tokio y tendrá sus competiciones en la Plaza Deportiva Musashino Forest y el estadio Olímpico de la misma ciudad.

Hasta que llegue la fecha de su viaje, la deportista continuará entrenando cada una de las cinco disciplinas en Quito.

También le puede interesar:

Noticias relacionadas