El Sheriff Tiráspol, un club sin Estado en la Champions League

Jugada

Autor:

EFE / Redacción Primicias

Actualizada:

28 Sep 2021 - 0:05

Jugadores del Sheriff, durante la ronda clasificatoria de la Champions League ante el Dinamo Zagreb, en Croacia, el 25 de agosto de 2021. - Foto: EFE

El Sheriff Tiráspol, un club sin Estado en la Champions League

Autor:

EFE / Redacción Primicias

Actualizada:

28 Sep 2021 - 0:05

Hay clubes-estado y clubes sin Estado. El último es el caso del Sheriff Tiráspol, rival del Real Madrid este martes 28 de septiembre en la Champions League. Pertenece a Transnistria, cuya capital es Tiráspol, una república autoproclamada independiente, pero no reconocida por la comunidad internacional. Rusia es su único aliado.

Moldavia, país del que se separó Transnistria después de la caída de la Unión Soviética tras una guerra en la que Rusia intervino en favor de los separatistas, considera dicha franja de tierra como parte inalienable de su territorio.

Muchos de sus habitantes tienen tanto pasaporte ruso como moldavo. El primero les permite trabajar en el vecino del norte y el segundo en la Unión Europea. La influencia rusa es evidente. El ruso es la lengua franca y, de hecho, la bandera tricolor rusa es considerada oficialmente la segunda nacional.

El Sheriff Tiráspol es el mayor orgullo de este país de nunca jamás. Ha ganado la Liga Moldava en 19 ocasiones desde su fundación en 1997. La inminente llegada del Real Madrid e Inter de Milán a la ciudad pondrá en el mapa un territorio que ha perdido un tercio de su población en los últimos 30 años. El salario medio son USD 200 dólares y las pensiones rondan los USD 80.

Entonces, ¿cómo es posible que un club de Transnistria alcanzara la Champions League? La respuesta la tiene en su propio nombre: Sheriff. Este es el nombre del consorcio que controla el 60% de la economía nacional. La mitad de los ingresos del presupuesto estatal provienen de los impuestos que paga ese conglomerado.

Su monopolio no tiene comparación. Es propietaria de fábricas, gasolineras, reservas de petróleo, compañías de telefonía, bancos, casinos, supermercados, concesionarios, instalaciones deportivas y quioscos. No hay esquina en Tiráspol en la que no se vea la estrella amarilla de cinco puntas.

Adama Traoré, del Sheriff, celebrando su gol ante el Shakhtar Donestk, el 15 de septiembre de 2021.

Adama Traoré, del Sheriff, celebrando su gol ante el Shakhtar Donestk, el 15 de septiembre de 2021.  @ChampionsLeague

Sus dueños, los más poderosos

El nombre y símbolo proviene de sus fundadores, Iliá Kazmali y Víctor Gushan, dos antiguos oficiales de policía que decidieron aprovechar el vacío legal postsoviético para hacer una fortuna en el negocio del contrabando de petróleo, cigarrillos, alcohol y otros productos. Uno de cada cinco habitantes de la república trabajan para Sheriff.

Eran tiempos salvajes. Entre 1993 y 2001 fueron asesinadas 611 personas en Transnistria, según la prensa local. Gushan se salvó de milagro. En una ocasión, el coche en el que viajaba el oligarca sufrió un atentado con bomba y murieron todos los pasajeros, menos él.

“Era el descanso de un partido e íbamos perdiendo. Gushan entró en los vestuarios y tiró una granada al suelo. Todos estábamos muertos de miedo. Tres minutos después volvió y nos dijo que si no empatábamos, después del partido la granada sería de verdad“, contó el rumano Florin Motroc, que militó en el Sheriff en 1998-99.

Desde entonces, los dueños de Sheriff son más poderosos e influyentes que el mismísimo presidente de la república, que les rinde reverencia. Ninguna otra compañía puede importar tabaco o bebidas alcohólicas, además de que la compañía está exenta de muchos aranceles y sólo paga USD 2 por cada 500 paquetes de cigarrillos. La prensa estima en USD 7 millones los impuestos que el consorcio pagó entre 2006 y 2011, cuando debía haber pagado casi mil millones.

Como es habitual, el consorcio dispone de su propio partido político, Renovación, que cuenta con 29 de los 33 escaños del Parlamento elegido hace menos de un año. Según la revista Forbes, la fortuna de Gushan está estimada en más de USD 2.600 millones. “Transnistria es conocida en Moldavia como la República Sheriff“, dijo Nina Shevchuk, exministro de Exteriores, a la prensa rusa.

El club, un negocio redondo

Con grandes inversiones para los estándares de la región, Gushan, dueño del club, ha logrado crear una multinacional con futbolistas de 14 países. Hay europeos, africanos y latinoamericanos. Muchos de ellos son agentes libres, arrendados o cedidos. Por ese motivo, Gushan gasta poco en fichajes y mucho en sueldos. Tiene un saldo positivo en fichajes y venta de futbolistas.

El resultado no se ha hecho esperar. Después de varios intentos, finalmente el Sheriff se clasificó para la fase de grupos de la Champions, eliminando a equipos con larga tradición como el Dinamo Zagreb o el Estrella Roja. Y en el primer partido batió al Shakhtar Donetsk por 2-0, cuyo dueño es otro oligarca, Rinat Ajmétov.

Tiene las mejores instalaciones de entrenamiento de Europa después de las del Ajax“, comentó Alexandru Fosa, vicepresidente de la Asociación de Periodistas Deportivos, a EFE.

Según reconocieron a EFE periodistas moldavos, el éxito del Sheriff causa rencor en Moldavia. Los sueldos de sus jugadores extranjeros son hasta cinco veces más altos que en los otros clubes de la liga. Además, los jugadores moldavos del equipo visten la camiseta nacional y la selección ha jugado partidos en Tiráspol.

A los aficionados moldavos les molesta tener que cruzar una frontera en su propio país para ir a ver el fútbol en el Sheriff Stadion. Eso sí, cuando el Real Madrid aterrice en Chisinau y se desplace en autobús a Tiráspol, numerosos hinchas moldavos cruzarán esa artificial línea de separación que divide su país y pagarán gustosamente la entrada. El partido comenzará este martes 28 a las 14:00 (hora de Ecuador).

También le puede interesar:

Noticias relacionadas