Los intermediarios de futbolistas reciben comisiones de entre 10 y 15%

Jugada

Autor:

Felipe Larrea

Actualizada:

5 Feb 2021 - 0:05

Peter Graetzer y Juan Pablo Ribadeneira, intermediarios de la agencia Kancha, junto a sus representados de Independiente del Valle, en 2019. - Foto: Cortesía Kancha

Los intermediarios de futbolistas reciben comisiones de entre 10 y 15%

Autor:

Felipe Larrea

Actualizada:

5 Feb 2021 - 0:05

El intermediario o representante de jugadores se encarga de negociar los contratos o transferencias de los futbolistas. Su trabajo es más difícil de lo que parece: debe cumplir con las expectativas económicas y deportivas de un jugador. En Ecuador, el mercado se ha vuelto más competitivo en los últimos cinco años.

El intermediario puede trabajar con algunos socios o pertenecer a una agencia de representación deportiva. Su rol es clave: debe ser el vínculo entre un futbolista, su club y una tercera parte interesada.

En Ecuador, la Federación Ecuatoriana de Fútbol (FEF) es la encargada de calificar y otorgar la licencia para representar a futbolistas. Los requisitos que pide la FEF son: ser mayor de edad, tener cédula de ciudadanía, rendir un examen de conocimiento, pagar USD 5.000 y contar con certificados de honorabilidad.

El examen de conocimiento incluye normativas de FIFA, estatutos de transferencias, reglamentos del futbolista, código de disciplina de FIFA y Conmebol, estatuto y reglamento de la Federación local (en este caso la FEF), así como conocimientos de derecho civil y comercial.

Hasta 2015, la FIFA, como máximo organismo del fútbol a nivel mundial, se encargaba de recibir las solicitudes y emitir las licencias. Sin embargo, se desligó de esa función y dejó el tema en manos de cada federación.

Sin embargo, en 2021, la FIFA volverá a tomar el control de los intermediarios mediante una reforma en su estatuto. El objetivo es fijar, por ejemplo, cuántos intermediarios pueden representar a un futbolista y el porcentaje que puede recibir un agente por una transferencia.

Un futbolista está en capacidad de tener más de un representante. Esto depende de cómo se establezca su contrato. En algunos casos, en el contrato puede haber una cláusula de exclusividad para un solo país. Es decir, un intermediario asesora a un jugador solo para traspasos en Ecuador.

“El hecho de que un futbolista tenga más de un intermediario es incorrecto. Eso hace que existan varios intereses, no únicamente varias oportunidades. El jugador debe entender que no es que mientras más agentes tiene, más clubes se interesan en él”, dice Cristian Reinoso, agente en Sports Management.

Pero el deportista también podría tener un representante con el que trabaje, por ejemplo, en Argentina, España o Catar.

Cláusulas en un contrato del futbolista con un intermediario

Existen distintas cláusulas en el contrato de un futbolista con una agencia de representación. La primera y más importante es el tiempo, ya que no pueden durar más de dos años. Después de ese tiempo, se pueden renovar las veces que sean necesarias.

Otro de los aspectos es la exclusividad del contrato, cómo se pagará la comisión del agente y en qué plazo.

Según recomienda FIFA en sus regulaciones, el porcentaje de comisión de un intermediario puede variar entre tres y 10% del salario bruto del jugador. Sin embargo, en algunas transferencias, el intermediario recibe hasta el 15% de comisión.

Captación de clientes

El intermediario se interesa en un futbolista por sus condiciones técnicas y proyección. A partir de ahí, hace un seguimiento constante de su rendimiento en la cancha y, si le interesa, hace el primer contacto.

Pablo López, agente de futbolistas en Legal Sports, asegura que el primer paso es hablar con el futbolista y sus familiares. En la mayoría de casos, los agentes ya empiezan a interesarse en jugadores desde los 15 años.

“Uno debe ofrecerles su trabajo y contarles el trato que tendrás con ellos, qué contactos tienes, darle una idea de hasta dónde podría llegar y que vas a hacer todo lo posible por ayudarle a cumplir sus sueños. Lo que no puedes es decirle que les vas a llevar al FC Barcelona o al Real Madrid“, dice López.

Reinoso explica que en su caso trata de ser “frontal” desde el principio con los futbolistas. “Eso es algo que ha fortalecido mi relación con ellos. Cuando un futbolista entiende que uno es frontal porque le tiene cariño, se genera un apego especial”.

¿Cómo es el día a día de un intermediario de futbolistas?

Pablo Rivera, miembro de la agencia Kancha, cuenta que no hay una rutina establecida en la oficina. Por ejemplo, hay días en los que atiende requerimientos de los futbolistas y otros en los que hace gestiones con sus familias.

La clave, dice Rivera, es la organización. “Queremos que todos los futbolistas tengan las mismas atenciones y que a nadie le falte nada. En la agencia Kancha les regalan suplementos deportivos a sus representados, así como zapatos, licras y pantalonetas.

“Nosotros intentamos tener al menos una reunión semanal con cada uno de los jugadores, en su casa o en la oficina. También tenemos almuerzos, en un ambiente distendido, y les preguntamos cómo están ellos y sus familias y su situación en el equipo”.

Futbolista-agente: un nexo de confianza

Los tres intermediarios entrevistados por PRIMICIAS coinciden en que el mayor reto de su trabajo es ganarse la confianza de los futbolistas.

Por eso, explican que el agente, más allá de satisfacer las necesidades económicas del jugador, debe guiarlo para que crezca como persona y cometa la menor cantidad de errores. “Nuestra labor debe estar orientada en generar oportunidades complementarias a las que recibe en su formación deportiva”, asegura Reinoso.

Pablo López y Cristian Reinoso, junto a su representado José Cifuentes, en Quito.

Pablo López y Cristian Reinoso, junto a su representado José Cifuentes, en Quito. Cortesía Pablo López

Cristian Reinoso es agente de José Cifuentes, futbolista de Los Angeles Football Club y la Selección de Ecuador. El esmeraldeño de 20 años llegó a Estados Unidos en enero de 2020. En sus primeros meses, Cifuentes no la pasó bien por la llegada del Covid-19.

Según Reinoso, el club le dio a Cifuentes un departamento en una buena zona de la ciudad. A pocas cuadras del Staples Center (donde juegan Los Angeles Lakers). Piso 23. “Cuando llegamos, no pasamos de la puerta del departamento. A José le daba terror la altura. Y a mí también. No lo vi cómodo”.

“Un representante debe ser un apoyo y solventar todos los problemas, para que el representado se centre en su carrera deportiva e intentar llegar lo más lejos”

Pablo López, intermediario de futbolistas

Reinoso cuenta que Cifuentes se lesionó durante la pandemia, se sentía solo, le costaba entender el idioma y notaba mucha frustración en él. “Sabía que tenía que viajar para acompañarlo y ser un soporte”.

Mientras finiquitaba trámites legales del futbolista, Reinoso buscó otro departamento para su representado. “Fui a una localidad cerca del centro de entrenamiento (en Pasadena) y encontré lo mejor para él. Le ayudé a amoblarlo. En ese tiempo hablamos bastante, salimos a comer y jugamos videojuegos“.

A partir de ahí, Cifuentes se recuperó de sus lesiones, empezó a jugar de titular en el equipo y se ganó la confianza de todo el cuerpo técnico. El objetivo de acompañarlo, recuerda Reinoso, fue subirle el ánimo al jugador.

Para López y Reinoso, el representante también debe ser un formador. Más allá de los negocios, los agentes saben que en sus manos está el futuro de una persona y de toda su familia. “Cuando el vínculo es muy personal y sólido, no hay dinero que acapare la atención del jugador”, menciona Reinoso.

El mercado de intermediarios y agencias en Ecuador cada vez es más competitivo. Esto también tiene que ver con la evolución de los futbolistas. Guías, amigos y, en muchos casos, sostén en los momentos más complicados tanto dentro como fuera de la cancha. Ese es el papel de los agentes.

También le puede interesar:

Noticias relacionadas