Policía solo controla el filtro de entrada en la Penitenciaría del Litoral

Lo último

Autor:

Karla Pesantes

Actualizada:

4 Jun - 11:45

Policía solo controla el filtro de entrada en la Penitenciaría del Litoral

Autor:

Karla Pesantes

Actualizada:

4 Jun - 11:45

El comandante subrogante de la Zona 8 de la Policía, Carlos Mera, deslinda de responsabilidades a los uniformados tras la fuga de tres internos, el lunes 27 de mayo. Mientras que los militares cumplen con la requisa de armas en el perímetro exterior y vías de acceso a las cárceles, luego de que el gobierno decretó Estado de excepción.

En los exteriores de la Penitenciaría del Litoral, ubicada en el kilómetro 16,5 de la vía a Daule (Guayas), nada ha cambiado. La fuga de los tres reos del pabellón 8 es ‘normal’ para los familiares de internos que esperan afuera de este Centro de Rehabilitación.

Ayer, martes 29 de mayo, los visitantes formaron una fila desde las 09:00 aunque el horario de visita inicia a partir de las 15:00. Cerca de la carretera,y junto a los vendedores ambulantes, está estacionado el camión de las Fuerzas Armadas, con una docena de militares.

Mariana, una vendedora de comida que trabaja hace 15 años en los alrededores de la cárcel, dice que los militares llegan a las 07:00 y luego se marchan. PRIMICIAS pudo constatar que los uniformados abandonaron el lugar cerca de las 10:30.

“Claro que revisan los carros que entran y salen de la cárcel, pero de poco sirve que estén afuera cuando las peleas pasan adentro. Los cuchillos y armas son comprados adentro”, agrega la mujer quien prefiere no dar su apellido.

El sistema carcelario del país entró en Estado de Excepción el 16 de mayo a raíz de los fallecidos y riñas ocurridas en varios Centro de Rehabilitación Social.

En un nuevo decreto, el presidente Lenín Moreno detalló las competencias que tendrán militares y policías en la emergencia carcelaria. La policía, dice el documento, deberá reforzar el control interior y perimetral de los centros de detención.

Tendrán, además, a su cargo “la intervención emergente ante incidentes flagrantes”. Es decir, ante peleas, riñas o incidentes entre los detenidos.

¿Qué pasó en el momento de la fuga? 

Los tres privados de libertad que se escaparon la madrugada del lunes 27 de mayo, usaron una escalera para trepar el muro y luego una hamaca para lanzarse a un ramal del río Daule.

El comandante subrogante de la Zona 8, Carlos Mera, dice que hubo, al menos, cuatro anomalías al momento de la fuga:

  • Las cámaras de videovigilancia del Pabellón ocho no funcionaban. 
  • Las luminarias en ese lado de la cárcel son muy tenues. 
  • Los guías carcelarios no siguieron el protocolo cuando conocieron de la supuesta alerta médica de los reos: entraron los cuatro a la celda y fueron sometidos. 
  • Los guías no reportaron el hecho de inmediato porque la radio de comunicación no servía. 

Según Mera, las siete torres de vigilancia de la Penitenciaría contaban con un policía. “Todas estaban ocupadas y controladas, lo que sucedió fue adentro y ahí el control es de los guías del centro de rehabilitación”.

Hay 400 uniformados de la Policía custodiando el filtro de entrada de las cárceles en la Zona 8 (Guayaquil, Durán y Samborondón), de acuerdo con Mera. Es decir, los policías verifican la identidad de los visitantes, revisan los bultos que ingresan y chequean manualmente a los familiares.



Harbey Domínguez Llaven, Luis Ernesto Alcívar Bautista y Galo Javier Suárez Román son los internos fugados. El primero es mexicano y estaba detenido por tráfico de drogas, luego de ser capturado en aguas internacionales por guardacostas estadounidenses.

La búsqueda y el operativo de inteligencia para hallar a los reos está cargo de la Comandancia Policial de la Zona 8 y de la SubZona Guayas, adscrita a la Zona 5 que controla el cantón Daule.

PRIMICIAS intentó contactarse con el Director de la Penitenciaría del Litoral, Alfredo Muñoz, pero hasta el cierre de este reportaje no respondió.


Noticias relacionadas