“En las cárceles hay redes de empleados que operan como verdaderas catervas de delincuentes”, dice exfuncionario

Política

Actualizada:

27 May - 10:06

“En las cárceles hay redes de empleados que operan como verdaderas catervas de delincuentes”, dice exfuncionario

Autor:

Ana Angulo

Actualizada:

27 May - 10:06

Ricardo Camacho, exsubsecretario de Rehabilitación Social, duda de los resultados que puede tener la declaratoria de emergencia si no se resuelven antes problemas como la corrupción, hacinamiento. Insiste en que hay una lucha de poder entre las bandas de Los ‘Choneros’ y ‘Los Cubanos’

El viernes 24 de mayo de 2019, unas 204 Personas Privadas de Libertad (PPL) presentaron síntomas de posible intoxicación alimentaria en el Centro de Rehabilitación Social de Ibarra.

De ellos, 16 personas sufrieron un cuadro de intoxicación grave y los otros tenían síntomas leves, aseguró el coordinador zonal 1 del Ministerio de Salud, Gonzalo Jaramillo.

Familiares y allegados de los detenidos atribuyeron la causa a la ingesta de pollo en mal estado, aunque tardará 72 horas saber oficialmente el origen de la intoxicación, cuando se conozcan los resultados de las muestras de fluidos tomadas a los afectados.

El caso debería ser una excepción en el país, pero no lo es.

La baja calidad de los alimentos es solo uno de los problemas que existen en los centros carcelarios, además de la inseguridad, el hacinamiento, la corrupción y un sinfín de problemas, según el exsubsecretario de Rehabilitación Social, Ricardo Camacho.  

En diálogo con PRIMICIAS, el exfuncionario, quien fuera separado del cargo en febrero de 2019 por haber permitido el ingreso de los medios de comunicación para constatar las deplorables condiciones en que se hallan las cárceles, realiza una disección del estado de las prisiones en el país.

Hacinamiento

Para empezar, las cárceles no dan abasto. En Ecuador hay una población de 41.000 PPL pero la capacidad instalada apenas puede alojar 28.000 personas, lo cual representa un hacinamiento del 40%.

Hay sitios como la cárcel de Machala (construida hace medio siglo) donde el amontonamiento llega al 200%, igual pasa en el Centro de Detención Provisional de Quito (CDP), una edificación para para 700 personas donde se aglomeran 2.100. El centro de rehabilitación de Turi, en Cuenca, es la única excepción.



Esos lugares, donde los PPL tienen que lavar el overol color naranja que utilizan a diario en los lavabos y deben comer sentados en el piso, son el reino de la inseguridad, pues solo en lo que va de este año ya se cuenta una decena de víctimas mortales.  


Violencia e inseguridad

Las dos últimas víctimas fueron producto de una riña en la Penitenciaría de Guayaquil, en plena vigencia del Estado de Excepción decretado el 16 de mayo de 2019, por el presidente Lenín Moreno.

Según estudios de la Organización de Naciones Unidas (ONU), en el interior de los Centros de Rehabilitación debe existir un guía por cada 10 PPL. En el caso ecuatoriano, eso significa que deberían haber 4.100 guías.

Según las cuentas del exsubsecretario de Rehabilitación, para cubrir dos turnos, de 12 horas cada uno, el país debería contar con un total de 8.200 guías, incluso debido a la crisis económica la cantidad podría bajar a 6.000.

Sin embargo, nada de esto se cumple porque actualmente solo hay 1.500 guías para cubrir todo el sistema de rehabilitación.


Corrupción

Si necesitas salir para ir al médico tienes que pagar, si no quieres que te asalten en el economato (tienda) luego de haber comprado tienes que pagar…

Ricardo Camacho

El déficit de operadores se suma a la corrupción que campea en todas las áreas. “Ahí dentro todo tiene un precio: si necesitas salir para ir al médico tienes que pagar, si no quieres que te asalten en el economato (tienda) luego de haber comprado tienes que pagar, si quieres hacer la carpeta de prelibertad tienes que pagar, si no quieres que te peguen durante tu permanencia hay que pagar…”, relata Camacho.



A todo esto, para nadie es desconocido que las balaceras y sangrientas riñas que se producen en el interior de las prisiones se originan en una batalla por mantener el control que libran dos bandas claramente identificadas: “Los choneros” y “Los cubanos”.

Estas bandas se hallan enfrascadas en una disputa de poder carcelario y también pelean sus respectivos negocios ilegales externos, además de extorsionar, causar dificultades, agredir a los PPL que llegan por primera vez. Sin embargo ninguna autoridad ha logrado ponerles un alto.

Por el contrario, son famosos los incidentes que involucran incluso al personal asignado a las cárceles, como el ingreso de una falsa ambulancia en uno de los centros de detención de Guayaquil, a inicios de año:



El Estado de Excepción dispone la movilización de personal hacia los centros de rehabilitación social especialmente de la Policía Nacional, Fuerzas Armadas y del Servicio Nacional de Atención Integral a Personas Privadas de la Libertad y de Menores Infractores.

Aquello permite a la Policía operar en el primer filtro de los centros carcelarios, en tanto los miembros de las FFAA realizan operativos en el perímetro exterior y las vías adyacentes.

En opinión de Camacho, la medida no servirá de gran ayuda de mantenerse en el interior de las prisiones las redes de empleados y funcionarios corruptos que operan como “verdaderas catervas de delincuentes”.


Noticias relacionadas
'La maldad se ha vuelto más penetrante': los homicidios intencionales crecen 9,40%

Sociedad

‘La maldad se ha vuelto más penetrante’: los homicidios intencionales crecen 9,40%

Tres ataques de sicarios y el asesinato de un reo en el patio del Centro de Rehabilitación de Varones de Guayaquil (antigua Penitenciaría del Litoral) en la última semana entran a las estadísticas de criminalidad en el país. Entre el primer semestre de 2018 y el mismo periodo de 2019 el porcentaje de homicidios intencionales creció.