Contraloría señala las irregularidades de los seis años de Assange en la Embajada

Política

Autor:

Estefanía Celi

Actualizada:

20 May - 19:06

Julian Assange, fundador de Wikileaks, junto a Ricardo Patiño, excanciller del Ecuador, en la Embajada de Ecuador en Londres el 16 de junio del 2013. - Foto: Cancillería del Ecuador

Contraloría señala las irregularidades de los seis años de Assange en la Embajada

Autor:

Estefanía Celi

Actualizada:

20 May - 19:06

La Contraloría realizó dos exámenes especiales alrededor del fundador de Wikileaks, Julian Assange. De acuerdo a los borradores, hubo anomalías en el proceso de naturalización, y hubo pagos no justificados. Entre agosto de 2012 y septiembre de 2018, Ecuador pagó USD 795.372 para el mantenimiento y permanencia del ‘hacker’ australiano.

La Contraloría presentó los borradores de dos exámenes especiales que se encuentra realizando. El primero está relacionado con el proceso de otorgamiento de asilo y nacionalización de Julian Assange, el fundador de Wikileaks. Mientras que el segundo analiza los gastos en los que Ecuador incurrió para su mantenimiento y permanencia en la Embajada de Ecuador en Londres.

Assange ingresó a la misión diplomática el 19 de junio de 2012, y dos meses después, Ecuador le otorgó el asilo político. En diciembre de 2017, Ecuador le otorgó una carta de naturalización, y trató de acreditarlo como funcionario diplomático, sin éxito. El asilo fue retirado el 11 de abril de 2019.

Durante su estadía en la Embajada, Ecuador pagó USD 795.372,71 para mantener a Assange, lo que incluía gastos para su alimentación, limpieza, atención médica, comunicación, eventos públicos, viáticos y pasajes.


  • Assange no cumplía los requisitos para que se le otorgue la ciudadanía ecuatoriana

    Assange solicitó su naturalización el 9 de septiembre de 2017 mediante una carta enviada al presidente Lenín Moreno y a la entonces canciller, María Fernanda Espinosa.

    La Ley de Movilidad Humana de Ecuador establece que, para otorgar la carta de naturalización, es necesario haber residido de forma regular y continua al menos tres años en el Ecuador. Assange estuvo asilado desde 2012, pero no en territorio ecuatoriano, sino en la Embajada en Londres.

    La copia del pasaporte que Assange entregó muestra que este documento había caducado en enero de 2017. Además, entregó una tarjeta de refugiado, pero ese documento no existía a la fecha que pidió la naturalización.

    El otro requisito es comprobar tener “medios lícitos de vida”. Al respecto, Assange señaló que trabaja como periodista y escritor, pero no adjuntó pruebas de lo señalado. La Cancillería tampoco verificó esa información.

  • La entrevista para la naturalización no siguió el cuestionario que normalmente se usa

    La Cancillería cuenta con un cuestionario de entrevistas para las personas que solicitan la naturalización. Este incluye preguntas como:

    – Los motivos por los que escogió Ecuador para su residencia
    – Conocimiento de los derechos y obligaciones de la nacionalidad ecuatoriana
    – Manejo del idioma español
    – Conocimiento de las leyes ecuatorianas
    – Conocimiento de la historia del Ecuador  y de sus aspectos geográficos
    – ¿Qué costumbres ecuatorianas ha adquirido durante su residencia?
    – Si tiene familiares en Ecuador

    Sin embargo, a Assange se le hicieron otras preguntas, cómo qué sabe de Ecuador. “Feliz cada día de compartir con las personas de la Embajada”, fue una de sus respuestas.

  • Assange fue nombrado consejero en la Embajada de Ecuador en Moscú

    Una vez naturalizado como ecuatoriano, la Cancillería Londres designó a Assange como “consejero” de la Embajada de Ecuador en Londres. Cuatro días después, lo nombró “consejero” de la Embajada de Ecuador en Moscú, Rusia.

    Con esto, Ecuador buscaba que Reino Unido lo reconozca como “agente diplomático”, lo que le garantizaba una especial protección internacional. 

    Sin embargo, el Ministerio de Relaciones Exteriores del Reino Unido se negó a reconocer a Julian Assange como delegado.

    Los acuerdos ministeriales con los que el australiano fue nombrado como funcionario fueron cancelados después de la negativa.

  • La buena nota en el examen y la falta de pago de tasas

    Assange sacó 100% de respuestas correctas en el examen de conocimientos sobre los símbolos patrios, sin que se conozca si hubo o no un traductor que lo asista.

    Además, para la emisión de la carta de naturalización, es necesario el pago de USD 50 para la solicitud y USD 750 en timbres. No existe evidencia de estos pagos en la Cancillería.

  • Incidentes en la Embajada con el “huésped”

    El borrador del examen de Contraloría incluye todo un capítulo sobre los “incidentes” entre Assange y personal de la Embajada. Una carta de un exembajador al entonces canciller Ricardo Patiño da cuenta de que se organizaban fiestas y había personas allegadas al australiano que dormían en la Embajada.

    Personal de limpieza y de seguridad, mediante oficios, expresó sus reparos a la falta de limpieza del espacio que ocupaba Assange y a su actitud irrespetuosa.

    Un exembajador señala que, ante cualquier reclamo de personal de la Embajada por las actividades de Assange, él respondía que tenía autorización directamente desde Quito.

  • Falta de documentación sobre contrataciones

    Ecuador gastó más de USD 795 para el mantenimiento y permanencia de Assange en la Embajada. Estos desembolsos se hicieron a través de caja chica, fondos específicos y rotativos.

    En asesoría jurídica, se pagó USD 418.000 entre 2012 y 2013, por contratos con las firmas Bindman LLC y Norton Rose, pero su documentación se encuentra incompleta.

    Para la comunicación, entre 2012 y 2013 se contrató tres asesorías, con McSquared, Niall Sookoo y Lee Brown, que suman USD 144.177,18. La documentación sobre estas contrataciones tampoco está completa.

    La Embajada también pagó USD 5.395 para una evento conmemorativo del otorgamiento del asilo político.

    La alimentación de Assange costó entre 2012 y 2018 en total USD 104.169,75.

Noticias relacionadas