Un golpeado Alianza PAIS anuncia que tendrá candidato propio para presidente en las próximas elecciones

Política

Autor:

Estefanía Celi

Actualizada:

14 May - 6:05

- Foto: Cortesía AP

Un golpeado Alianza PAIS anuncia que tendrá candidato propio para presidente en las próximas elecciones

Autor:

Estefanía Celi

Actualizada:

14 May - 6:05

El oficialismo perdió su título como la principal fuerza política. La división interna y la falta de candidatos en ciudades grandes se reflejó en malos resultados para la organización. Ahora empieza una etapa en la que buscan refrescar su imagen.

Los resultados de las elecciones seccionales de 2019 fueron un golpe para Alianza PAIS (AP). Por primera vez en 10 años, el oficialismo perdió en la mayoría de cantones y provincias en las que presentó candidatos. Con esos resultados, el movimiento busca ahora comenzar una etapa de transición para fortalecerse y llegar a las presidenciales de 2021 con un candidato propio.

En marzo, AP presentó la mayoría de sus candidatos en alianza con otras agrupaciones. Logró dos prefecturas y 28 alcaldías: el peor resultado para el oficialismo desde su creación. En 2009, en las primeras elecciones de autoridades locales en las que participaron, consiguieron 74 alcaldías, y en los comicios de 2014, 68.

Mueva el cursor sobre los cantones para observar la votación:

Los dirigentes de la organización admiten errores. Ricardo Zambrano, tercer vicepresidente de la agrupación, dijo a PRIMICIAS que no postular candidatos en ciudades grandes, como Quito, Cuenca y Machala, los perjudicó. Reconoce también un desgaste de la imagen de Alianza PAIS. “Hay mucha gente que piensa que AP tenía que pagar la factura de lo que se hizo mal en el gobierno anterior”, dice Zambrano.

Miguel Carvajal, director de Formación Política del movimiento, rescata la cobertura territorial a través de alianzas. “Se logra mantener la presencia electoral en el país, no como en el pasado, pero se mantiene y con un conjunto de relaciones que nunca debieron perderse, con la centro-izquierda y el movimiento indígena”, dijo a este medio.

Las alianzas que tejió en las elecciones seccionales los acercaron a sectores que, durante el anterior gobierno, estuvieron de frente en la oposición. En la provincia de Orellana, el oficialismo formó parte de la ‘Alianza Orellana’, junto a Unidad Popular (antes MPD) y el Partido Sociedad Patriótica (PSP), del expresidente Lucio Gutiérrez. Esta unidad logró el triunfo a la prefectura de Orellana, con Magali Orellana, exasambleísta por Pachakutik.

La prefecta electa de Orellana, Magali Orellana, en la recepción de sus credenciales, junto a la consejera Esthela Acero.

La prefecta electa de Orellana, Magali Orellana, en la recepción de sus credenciales, junto a la consejera Esthela Acero. CNE

En Pastaza, la alianza entre AP y SUMA, el movimiento liderado por Mauricio Rodas, obtuvo la alcaldía de Arajuno. Y en Zamora, esa unidad logró el triunfo para sus candidatos a alcalde de Chinchipe y Nangaritza.

La división con los correístas y su impacto

Fuerza Compromiso Social, impulsado por el expresidente Rafael Correa, se posicionó como la segunda fuerza electoral del país.

En esta organización se refugiaron algunos de los principales líderes de PAIS aunque eso no representó mayor pérdida para el oficialismo. 42.367 personas fueron removidas como adherentes del movimiento desde 2017, según el Consejo Nacional Electoral. AP tiene aún 998.168 adherentes.

Zambrano sostiene que esta división influyó en los resultados electorales. Asegura que van a trabajar con las bases para fortalecer su relación con el movimiento.

Uno de los primero, de cara a las elecciones de 2021, será será la construcción de un nuevo manifiesto ideológico que destaque en su discurso la lucha contra la corrupción. También se seguirá trabajando en las alianzas con otras fuerzas políticas.

Según Zambrano, el presidente Lenín Moreno ha asegurado que el objetivo es llegar a las presidenciales con un candidato propio. Las encuestas ayudarán a definir quién será.

Desde las elecciones de marzo PAIS también trabajó en una selección de candidatos desconcentrada, realizada desde las direcciones provinciales. “Esta es una apuesta que cambia las modalidades de cómo se elegían los candidatos. Es un paso importante que hay que trabajar en futuros procesos”, sostiene Carvajal.

A dos años de las presidenciales, el oficialismo prevé realizar en los próximos meses una reunión con las directivas nacional y provinciales. Allí se evaluarán los resultados de las elecciones y se creará una estrategia de reconexión con la militancia, aseguran los dirigentes.

Noticias relacionadas