Conaie plantea nuevas condiciones al Gobierno para aceptar el diálogo

Política

Autor:

Redacción Primicias

Actualizada:

21 Jun 2022 - 20:46

Policías y manifestantes se enfrentan en el centro norte de Quito, el 21 de junio de 2022. - Foto: EFE

Conaie plantea nuevas condiciones al Gobierno para aceptar el diálogo

Autor:

Redacción Primicias

Actualizada:

21 Jun 2022 - 21:04

Leonida Iza condicionó su participación en un eventual diálogo, dijo que analizarán la posibilidad siempre que se derogue el estado de excepción y desmilitarice el parque El Arbolito.

“El Gobierno nos ha remitido un documento con supuestas respuestas a nuestras demandas, con generalidades (…), pero estamos dispuestos a dar una respuesta que permita abrir la discusión sobre los mecanismos de cumplimiento de los puntos que han convocado esta movilización”.

Los líderes indígenas, encabezados por el presidente de la Coanie Leonidas Iza, eludieron así una respuesta a la invitación al diálogo planteada por la sociedad civil, “no nos representan”, dijo.

Más bien, condicionaron al Gobierno su participación en un eventual diálogo a que se derogue el estado de excepción y desmilitarice el parque El Arbolito. El objetivo, dijo Iza, es que las organizaciones indígenas puedan realizar sus asambleas para definir su posición ante esta nueva posibilidad.

“Dejamos expresada nuestra voluntad para este proceso, pero necesitamos con resultados. Pedimos a las organizaciones que nos han invitado al diálogo a que sean garantes del cumplimiento de nuestras demandas, que no tienen respuesta desde hace más de un año”.

El dirigente se mostró desafiante y, aunque no negó la posibilidad de un diálogo, pero siempre que ocurra bajo sus condiciones.

Horas antes, los integrantes de la Comisión Convocante invitaron a indígenas y Gobierno a participar en un “espacio para la solución de conflictos” y establecer un marco de trabajo para encontrar posiciones para un acuerdo de largo plazo para superar el paro nacional.

Este proceso de mediación tendría, dijeron los promotores, el apoyo y soporte técnico de la Unión Europea y la delegación de Naciones Unidas en Ecuador.

Para eso enviaron invitaciones en privado al Gobierno Nacional, así como al Consejo de la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie).

El Gobierno respondió a la invitación más temprano. “Es nuestro deber llegar a consensos por el bien del país”, dijo el presidente Guillermo Lasso en su cuenta de Twitter pocos minutos después de que la Comisión Convocante planteara su invitación al diálogo.

El ministro de Gobierno, Francisco Jiménez, ratificó la participación del Ejecutivo en un diálogo sin condiciones, “para dialogar las movilizaciones y los actos vandálicos deben parar, no podemos dialogar con imposiciones y un país secuestrado”.

El presidente de la Asamblea Nacional, Virgilio Saquicela, dijo que el Legislativo se unía a esa opción de diálogo y ofreció la Asamblea Nacional para que sirva como sede de ese encuentro y garante de cualquier resultado que se dé, “pero tiene que ser inmediato, no puede tardar”, dijo.

Noveno día de paro: crecen las manifestaciones en Quito

La llegada de los indígenas al centro norte de Quito estuvo marcada por los fuertes enfrentamientos con la Policía Nacional.

Los primeros incidentes se registraron desde la noche del 20 de junio de 2022, cuando los manifestantes abandonaron ‘su trinchera’ en el sur de Quito y avanzaron hasta las universidades Salesiana y Central, que abrieron sus puestas para acogerlos.

Los enfrentamientos más fuertes ocurrieron en las primeras horas del día. Alrededor de las 08:00, los manifestantes que se habían alojado en la Universidad Salesiana y otros, que llegaron desde Chimborazo durante la madrugada, intentaron avanzar por la avenida 12 de Octubre hasta el Centro Histórico de Quito.

En la Salesiana se alojan más de 3.000 indígenas, según el rector de esa universidad, Juan Cárdenas.

El objetivo indígena se truncó cuando, en los exteriores de la Pontificia Universidad Católica del Ecuador, se encontraron con un cerco de policías y de vehículos antimotines.

Durante más de dos horas los manifestantes lanzaron piedras, petardos y palos, mientras la Policía buscaba controlar el orden con bombas lacrimógenas y de estruendo. Su misión era clara: impedir que la protesta avanzara.

Cerca de las 12:30, con heridos en ambos lados, llegó la tregua. Jorge Ayala, dirigente de la provincia de Chimborazo, pidió a los manifestantes que la marcha fuera pacífica y que denunciaran a las personas violentas que no pertenecieran a las organizaciones sociales.

La paz en ese sector apenas duró un par de horas, cuando se produjeron nuevos enfrentamientos que la Policía no había podido controlar hasta las 18:00.

Otro enfrentamiento

Mientras los manifestantes que se encontraban en las afuera de la Casa de la Cultura pugnaban por romper el cerco policial, otra batalla se libraba a unas pocas cuadras, sobre las avenidas Patria y 10 de Agosto.

Los protagonistas eran estudiantes universitarios e indígenas que se alojan en la Universidad Central.

A pesar de que los huelguistas lograron avanzar hasta las avenidas Patria y 6 de Diciembre, un contingente policial consiguió que retrocedan hasta las inmediaciones de la universidad.

Durante estos incidentes, algunos manifestantes ingresaron a las instalaciones de la Unidad de Flagrancia de la Fiscalía, donde destruyeron puertas y ventanas, como lo denunció el Ministerio Público en su cuenta oficial de Twitter.

Durante toda la jornada de manifestaciones, en las calles no aparecieron los líderes de la protesta: Leonidas Iza, presidente de la Conaie, envió mensajes grabados en video a sus compañeros en los que pidió que se organicen y que esperen instrucciones.

Instrucciones que no llegaron hasta las 19:00. Para esa hora, la policía ya había logrado casi el control total de la zona.

No solo los manifestantes esperaban un pronunciamiento de Iza. Más de 300 organizaciones sociales hicieron una convocatoria al diálogo entre la Conaie y el Gobierno. Un proceso que, dijeron, estaría acompañado por el sistema de Naciones Unidas y por la Unión Europea.

El presidente Guillermo Lasso aceptó el pedido; Iza demoró su respuesta todo el día. Mientras tanto, manifestantes y policías seguían enfrentados en las calles de Quito.

Noticias relacionadas