Ley de Personal de Fuerzas Armadas regula conductas y define 241 tipos de faltas: desde leves hasta atentatorias

Política

Autor:

Ana Angulo

Actualizada:

2 Sep 2019 - 0:05

Oswaldo Jarrín, ministro de Defensa Nacional (izq.), entregó el nuevo proyecto de Ley Orgánica de Personal de Fuerzas Armadas, al presidente de la Asamblea Nacional, César Litardo, el 19 de agosto de 2019. - Foto: MIDENA.

Ley de Personal de Fuerzas Armadas regula conductas y define 241 tipos de faltas: desde leves hasta atentatorias

Autor:

Ana Angulo

Actualizada:

2 Sep 2019 - 0:05

Un total de 241 faltas, entre leves, graves, muy graves y atentatorias con sanciones que van desde la imposición de media hora de ejercicios físicos para el personal en formación hasta la baja de los oficiales en servicio activo que cometan faltas, configuran el proyecto de Ley Orgánica de Personal y Disciplina de Fuerzas Armadas.

Con este proyecto, entregado el pasado 19 de agosto de 2019 a la Asamblea Nacional, son tres cuerpos legales presentados durante la gestión del ministro de Defensa Oswaldo Jarrín.

Antes fueron los proyectos de Ley Orgánica de Defensa Nacional y de Seguridad Marítima.

Esta ley regula hasta el mínimo detalle el comportamiento, la presentación y la forma de actuar de los aspirantes a oficiales y de los miembros de Fuerzas Armadas (FF.AA.).

  • Enumera 64 faltas leves, 97 graves, 60 muy graves y 20 atentatorias.
  • Consta de 322 artículos, siete disposiciones generales, 12 transitorias y cuatro derogatorias.

Posesión de sustancias sujetas a fiscalización se sanciona con la baja

Una falta atentatoria, sancionada con la baja (separación) de la institución armada es la tenencia y consumo de sustancias sujetas a fiscalización.

Se trata de una innovación que responde a nuevos escenarios de Fuerzas Armadas.

Actualmente los militares participan en la lucha contra el narcotráfico por lo que algunos de sus miembros pueden ser tentados a involucrarse en esta actividad, manifiesta el exjefe de Inteligencia del Ejército, Mario Pazmiño.

Basta recordar que a diciembre 2018 unos 41 militares afrontaban juicios por narcotráfico y otros delitos.

También es falta atentatoria el presentarse a las escuelas o unidades militares en estado de embriaguez o bajo efectos de sustancias estupefacientes o psicotrópicas.

En este apartado también consta la destrucción de prendas y demás bienes del Estado o forzar seguridades de muebles e inmuebles públicos, particulares y de miembros de la institución.

Estas faltas son sancionadas con la baja de la institución militar. A todo esto, las faltas delictivas pasarán directamente al sistema de administración de justicia.

Media hora de ejercicios por no tener cabello bien cortado

En este tipo de falta incurren los oficiales y aspirantes que tengan un corte de pelo o el bigote “antirreglamentarios”.

Lo mismo aplica para quienes no mantienen en perfecto orden su dormitorio y utensilios de uso personal.

Estas faltas contemplan sanciones (entre otras) de 30 minutos de ejercicios físicos.

En cada rama de FF.AA. se conformarán tribunales de disciplina para el juzgamiento de las faltas, según su clasificación.

Nueva Ley retoma los objetivos nacionales

Ceremonia de momento cívico.

Ceremonia de momento cívico. Foto: MIDENA

Para Saudia Levoyer, catedrática de la Universidad Andina Simón Bolívar (UASB), el proyecto retoma la doctrina clásica de FF.AA.; una institución jerarquizada, con disciplina y procedimientos claros.

De esta manera, la institución promueve un proceso de profesionalización enfocado en objetivos nacionales, un aspecto que fue dejado de lado durante el gobierno de Rafael Correa, refiere la analista.

En esa época, el régimen pretendió someter FF.AA. a la visión ideológica del llamado “Socialismo del Siglo XXI”, acota el coronel en servicio pasivo Patricio Haro.

Esto provocó la separación inconstitucional de los mandos que no se sometieron al proyecto, añade.

Según Haro, el correísmo buscó destruir el principio de sujeción de FF.AA. al poder político legítimamente constituido, a través de inducir al enfrenamiento entre oficiales, clases y personal de tropa de las distintas ramas.

Por su parte, Mario Pazmiño, recuerda que Correa quiso crear un cuerpo de seguridad para protección presidencial que no obedecía a ninguna instancia institucional, una especie de “guardia pretoriana” como se dijo por entonces.

Esto fue desechado al asumir como presidente Lenín Moreno, quien confió su seguridad al personal militar.

Las Fuerzas Armadas cuentan con la única escuela de formación de protectores del país. Esta funciona en el Comando Integrado de Inteligencia.

Proyecto requiere algunas puntualizaciones

Pazmiño saluda el envío de nueva Ley de Personal y Disciplina de Fuerzas Armadas, aunque es partidario de realizar algunas precisiones durante su trámite en el Legislativo:

  • En la asignación de funciones administrativas debería  prevalecer la preparación y experiencia de los oficiales, por encima del grado militar.
  • El tiempo que se otorga a las mujeres militares para el cuidado de sus hijos recién nacidos y durante los primeros meses de vida debe equipararse al de las madres que laboran en otros sectores.
  • Las parejas conformadas entre militares deberían trabajar en una misma guarnición.
  • Determinar en la ley que el Gobierno fijará los rubros de alimentación (rancho).
Noticias relacionadas