Los trapos sucios en Pedernales: Secob no actuó con transparencia

Política

Autor:

Allen Panchana Macay

Actualizada:

3 Jun 2020 - 0:04

Autoridades recorren el terreno donde debía levantarse el hospital de Pedernales, el 14 de mayo de 2020. - Foto: Cortesía El Diario

Los trapos sucios en Pedernales: Secob no actuó con transparencia

Autor:

Allen Panchana Macay

Actualizada:

3 Jun 2020 - 7:26

La empresa que ganó el contrato de USD 16,5 millones para la construcción del hospital de 30 camas en Pedernales (Manabí) no cumplía los parámetros mínimos exigidos. Quien lo recalca es Rodrigo Iván Samaniego Ortiz, representante legal de la firma Esiconsult, que estaba a cargo de fiscalizar esa millonaria obra.

“Extrañamente, antes que empiecen a construir, el Servicio de Contratación de Obras (Secob) nos hizo a un lado”, lo que impidió una vigilancia de los recursos públicos asignados, dice el primer fiscalizador.

Se refiere al consorcio Pedernales Manabí, creado apenas pocos días antes de que iniciara el proceso y que, según su RUC, es una organización sin fines de lucro. El 6 de marzo pasado el Secob entregó a esta compañía el anticipo de USD 8,2 millones.  

Un anticipo que se esfumó sin que la construcción empezara. En la cuenta de BanEcuador del consorcio Pedernales Manabí, hasta cuando la Policía hizo varios allanamientos, el pasado 14 de mayo, solo quedaba un saldo de USD 892.221.

De hecho, entre la docena de detenidos, además de Jean Carlos Benavides, amigo y asesor del asambleísta Daniel Mendoza, está el representante del consorcio, José Leonardo Véliz Saltos.

Las omisiones del Secob impidieron garantizar una real y verdadera fiscalización. Para Samaniego, los errores imperdonables de todo este proceso han sido la demora y el “no haber seguido los procedimientos de una manera transparente”. 

Y agrega que, desde 2016, existían los fondos para la construcción del hospital de Pedernales, siendo responsabilidad del Secob los problemas en los procesos”.

Samaniego, ingeniero civil, de 60 años de edad y 40 de experiencia en el sector, con dos empresas domiciliadas en Quito, atiende a PRIMICIAS el lunes 1 de junio.

Revela las irregularidades cometidas en Pedernales, cantón manabita que supera los 60.000 habitantes y espera desde 2010 un hospital, mucho antes del terremoto del 16 de abril de 2016 que dejó en evidencia la precariedad de ese cantón: los muertos y heridos del terremoto se apilaban en el césped del estadio.

“Secob nunca dio información”

Rodrigo Iván Samaniego Ortiz, representante legal de la firma Esiconsult

Rodrigo Iván Samaniego Ortiz, representante legal de la firma Esiconsult Cortesía El Diario

Esiconsult, como fiscalizadora, tenía que saber qué tipo de constructora estaba a cargo de la obra y su capacidad técnica. ¿Este Consorcio Pedernales Manabí cumplía los mínimos requeridos para una construcción de esta magnitud?

La Asociación Esiconsult está conformada por dos compañías con más de 15 años de constitución y experiencia en fiscalización de obras. Para la fiscalización de la construcción del hospital de Pedernales, en agosto de 2019, se ganó un concurso público.

Una vez suscrito el contrato quedamos a la espera de que el Secob adjudicara la construcción, lo que se hizo en diciembre de 2019 a favor del Consorcio Pedernales Manabí, conformado por dos personas naturales: ingenieros civiles.

¿Eso ya es una primera irregularidad?

Sí. Secob nunca actuó con transparencia en este proceso. Según el informe de evaluación de ofertas que consta en el portal de compras públicas, este consorcio no tenía la experiencia como contratista de construcción de obras civiles.

Apenas uno de los integrantes del Consorcio tenía experiencia como residente de obra de un hospital ya concluido y otro en ejecución. En decir, no cumplían con la experiencia requerida y aún así les dieron el contrato.

Al ser una empresa recién creada, con limitaciones técnicas y casi nula experiencia, ¿la fiscalización, es decir Esiconsult, sabía que se venía una avalancha de problemas?

Así es, en estos casos además de la experiencia es indispensable que el contratista tenga respaldo financiero para que no existan inconvenientes en la ejecución por la demora que siempre existe en pagos de planillas.  Lo que en este caso también era un inconveniente.

Pero luego, a ustedes los apartan de la fiscalización. ¿Cuáles fueron las razones técnicas?

En enero de 2020, luego de casi seis meses de firmar el contrato y de entregar las garantías, el Secob nos notifica con la terminación del contrato aduciendo que no era “conveniente” para la institución; nos negamos a eso. Y de una forma ilegal, en febrero de 2020, hicieron la terminación unilateral del contrato. No hubo razones técnicas. Por eso, estamos preparando una demanda contra el Secob.

¿La primera fiscalizadora tuvo contacto con la empresa constructora?

No tuvimos contacto con el consorcio adjudicado. A mediados de diciembre de 2019 solicitamos al Secob que se nos proporcionara el contrato de construcción, la oferta adjudicada y demás documentos técnicos y se nos notificara el nombre del administrador del contrato a fin de realizar las acciones previas al reinicio.

El Secob nunca respondió. Repito: no actuó con transparencia. Nunca dio información.

Como primeros fiscalizadores, ¿sabía que el asesor y amigo del asambleísta Daniel Mendoza estaba detrás del contrato, como señala hoy la Fiscalía?

No, lo que conocemos es lo que se ha difundido en las noticias, periódicos y redes sociales.

¿Por qué escogieron luego a dedo a otra empresa para que fiscalice? ¿Acaso Esiconsult incumplió?

La Asociación Esiconsult cumplió con los requisitos, tanto en la oferta como con la entrega de garantías para la firma del contrato, las que estuvieron vigentes hasta la fecha de terminación unilateral.

Posteriormente a esto, el Secob realiza una contratación directa con la Compañía Mercampar S.A. para la fiscalización del hospital de Pedernales, es decir, para la misma obra para la que fuimos contratados.

El gerente de Mercampar S.A. es Mauricio Daniel Reyes Constante, quien horas antes de firmar contrato de fiscalización era empleado de Secob. ¿El Secob quería proteger los intereses de la constructora del hospital?

El fin era que nosotros no fiscalicemos la obra, sino otra empresa, Mercampar S.A.,  contratada directamente y de manera dudosa.

Las entidades de control deberán determinar las responsabilidades penales y administrativas. Con toda la documentación que se ha publicado, el Secob, la Contraloría y la Procuraduría tienen elementos más que suficientes para tomar las acciones necesarias, las que deben ser inmediatas para que se construya el hospital lo antes posible.

También le puede interesar:

Noticias relacionadas