Sábado, 18 de mayo de 2024
u

Se acabó la era de los fotorradares en las vías de Ambato

Autor:

Redacción Primicias

Actualizada:

16 Abr 2024 - 20:16

El municipio de Ambato y la empresa Safety Seguridad Vial finalizaron el contrato para el control de los límites de velocidad mediante fotorradares en la ciudad.

Los fotorradares dejaron de funcionar la tarde del 16 de abril de 2024 en Ambato.

Autor: Redacción Primicias

Actualizada:

16 Abr 2024 - 20:16

Los fotorradares dejaron de funcionar la tarde del 16 de abril de 2024 en Ambato. - Foto: PRIMICIAS

El municipio de Ambato y la empresa Safety Seguridad Vial finalizaron el contrato para el control de los límites de velocidad mediante fotorradares en la ciudad.

El municipio de Ambato y la empresa Safety Seguridad Vial, que operó durante una década en la ciudad, finalizaron el contrato para el control de los límites de velocidad mediante fotorradares en la ciudad.

Esta empresa era la encargada del cobro de las multas por el exceso de velocidad en la zona urbana de Ambato.

Según la alcaldesa Diana Caiza, durante esos diez años de concesión la empresa facturó más de USD 36 millones.

Retiraron poste de radar

Desde las 14:00 de este 16 de abril, decenas de personas, entre funcionarios públicos, gremios de conductores, comerciantes y del sector turístico se reunieron en la avenida Bolivariana, cerca de la pista de entrenamiento de la Federación Deportiva de Tungurahua.

Cerca de una hora tardó el acto y después de varios discursos, se retiró el puntal metálico que tenía el fotorradar.

Miguel Bonilla, presidente Nacional de Transporte del Ecuador, recalcó que no es cuestión de colocar radares en las ciudades, "sino de educar desde niños y ser más estrictos al momento de entregar una licencia".

Para la alcaldesa Diana Caiza, finalizar el contrato es terminar "con uno de los mayores atracos a Ambato" e invitó al turista a regresar y visitar la ciudad sin miedo a ser multados.

En octubre de 2023, y tras un análisis a las auditorías aprobadas entre 2016 y 2023, la Contraloría identificó irregularidades recurrentes en los contratos de los radares, adquiridos para controlar el tránsito en Cuenca, Esmeraldas, Loja, Santa Elena y Ambato.

Según el ente de control, existieron falencias en la gestión del cobro de multas, la ausencia de estudios que avalen el contrato y la inobservancia de los términos contractuales por parte de los consorcios privados y los gobiernos seccionales.