Aglomeraciones, bebedores callejeros y fiesteros disparan contagios en Quito

Sociedad

Autor:

Jonathan Machado

Actualizada:

23 Jun - 0:05

Ciudadanos con tapabocas caminan, el pasado 10 de junio del 2020, por las calles de Quito. - Foto: EFE / José Jácome

Aglomeraciones, bebedores callejeros y fiesteros disparan contagios en Quito

Autor:

Jonathan Machado

Actualizada:

23 Jun - 7:34

Quito registra 96 nuevos casos de Covid-19 cada 24 horas, una de las cifras más altas del país. Además, el número decesos ha aumentado en 96%, en un mes.

El desacato a las medidas de bioseguridad continúa en Quito y la consecuencia es el aumento de contagios y de fallecidos desde que la ciudad vive la ‘nueva normalidad’.

Este crecimiento tiene, sobre todo, tres explicaciones: el aumento de las aglomeraciones, los bebedores callejeros y la organización de fiestas a pesar de las prohibiciones.

Hasta el lunes 22 de junio, los datos oficiales registraron 5.539 casos solo en el Distrito Metropolitano de Quito:

Aglomeraciones

Pichincha, con 7.416 alertas, es la provincia con mayor número de aglomeraciones desde el 3 de junio de 2020, cuando pasó al semáforo amarillo.

Estas denuncias, según la plataforma gubernamental Ecuador Analítica, se concentran en 10 barrios populosos de Quito, caracterizados por su fuerte actividad comercial formal e informal.

  • Calderón
  • Carapungo
  • Cotocollao
  • La Carolina
  • Centro Histórico
  • La Magdalena
  • Villaflora
  • El Recreo
  • El Pintado
  • Chillogallo

 

Según los datos de Ecuador Analítica, mientras Quito permaneció en confinamiento -con semáforo en rojo- las aglomeraciones se produjeron en seis sectores. Ahora son 10.

Esto demuestra que, en las últimas semanas, la población ha incumplido las recomendaciones de distanciamiento social, considerada una de las estrategias más importantes para frenar los contagios.

Un ejemplo es lo que ocurre en el mercado de San Roque, uno de los más grandes de la ciudad, en donde las autoridades han identificado aglomeraciones de personas, además de que el 41% de sus comerciantes podrían transmitir el virus.

Es por eso que el centro de abastos no fue reabierto el lunes 22 de junio como se tenía previsto y aún no hay una fecha tentativa para que el mercado vuelva a abrir sus puertas.

El director metropolitano de Políticas y Planeamiento en Salud, Gregorio Montalvo, dice que la transmisión del virus en la ciudad es sostenida, aunque ya no explosiva.

Por eso, insiste en que las personas que no necesiten salir de sus domicilios no lo hagan, para evitar la propagación de la enfermedad. Más aún cuando el número de barrios con aglomeraciones ha subido.

Sin embargo, las aglomeraciones no solo ocurren en las calles o plazas, también se registran en el transporte público.

La Secretaría de Movilidad ha identificado unidades de transporte urbano que ocupan más del 30% de su aforo, porcentaje autorizado por el Comité de Operaciones de Emergencia (COE).

El secretario de Movilidad, Guillermo Abad, reconoce que los buses son uno de los mayores focos de contagio, solo detrás de los hospitales.

Bebedores en las calles

Otro problema que enfrenta la ciudad mientras es golpeada por la pandemia del covid-19 es el incremento del número de personas que beben alcohol en las calles.

El sistema ECU-911 ha recibido 2.536 llamadas, entre el 3 y el 20 de junio de 2020, por este motivo en Quito. Es la ciudad con mayor cantidad de alertas en el país.

La cifra representa un aumento del 57% con relación al período en que Quito estuvo en confinamiento. Entonces hubo 1.615 denuncias.

El médico general, Pablo Galarza, advierte que el consumo de bebidas alcohólicas, generalmente, implica pocas medidas de distanciamiento social e, incluso, ninguna medida de bioseguridad.

“Muchas personas utilizan un solo vaso para tomar el licor y, además, un solo cigarrillo pasa de boca en boca, lo que incrementa el riesgo de contagio”.

Pablo Galarza

Por incumplir la Ordenanza Metropolitana 151, que prohíbe el consumo de bebidas alcohólicas en el espacio público, una persona puede ser sancionada con una multa del 50% del salario básico unificado (USD 400, en 2020). Si reincide, la cifra se duplica.

Las fiestas no paran

Más de 100 fiestas, entre clandestinas y privadas, se han organizado en la capital desde la vigencia del semáforo amarillo.

A este número, según el ECU-911, hay que sumar otras 147 fiestas que se organizaron en las semanas previas al cambio del color del semáforo, a pesar de que el Comité de Operaciones de Emergencia (COE) mantiene la prohibición de reuniones en las que haya más de 30 personas.

Quienes incumplan esta disposición pueden ser sancionados con una pena privativa de libertad de uno a tres años, de acuerdo con las disposiciones del Código Orgánico Integral Penal (COIP).

Usuarios de las redes sociales denunciaron que, entre el 20 y el 21 de junio de 2020, hubo fiestas en algunos sectores de la ciudad. Uno de los videos corresponde a las fiestas de San Juan de Cumbayá, barrio ubicado al nororiente de la ciudad.

El usuario denunció que las autoridades no llegaron al lugar por más de 30 minutos. Lo mismo ocurrió en el sector de Carcelén, en el norte de Quito, donde hubo una fiesta la noche y madrugada del 20 y 21 de junio. La Policía nunca llegó.

Durante estos dos días también se realizaron reuniones por el Día del Padre, aunque las autoridades sanitarias habían recomendado evitar las visitas, sobre todo, a quienes son parte de la población vulnerable.

Las consecuencias

La ciudad, desde mediados de mayo de 2020, tiene un promedio de 96 nuevos pacientes cada 24 horas. El porcentaje de fallecidos, mientras tanto, aumentó en 96% entre el 18 de mayo y el 20 de junio de 2020.

El número de parroquias con más de 100 casos cada una también se ha incrementado. Ahora son 17.

También le puede interesar:

Noticias relacionadas