Sábado, 25 de mayo de 2024
u

Ecuador tendrá menos nacimientos y más adultos mayores hasta 2050

Autor:

Jonathan Machado

Actualizada:

19 Feb 2024 - 16:47

En el año 2000 nacieron 322.826 niños en Ecuador, mientras que en 2050, el número caerá a 230.036, según las últimas proyecciones del INEC.

Niñas y adolescentes que dieron a luz en la maternidad Isidro Ayora, el 11 de julio de 2023.

Autor: Jonathan Machado

Actualizada:

19 Feb 2024 - 16:47

Niñas y adolescentes que dieron a luz en la maternidad Isidro Ayora, el 11 de julio de 2023. - Foto: Jonathan Machado / Primicias

En el año 2000 nacieron 322.826 niños en Ecuador, mientras que en 2050, el número caerá a 230.036, según las últimas proyecciones del INEC.

Cada año en Ecuador se profundizan dos realidades demográficas opuestas. El número de nacimientos es menor cada año, a la vez que la población de adultos mayores crece, según datos del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC), que sigue liberando información del Censo 2022.

Las últimas proyecciones, publicadas por el INEC el 19 de febrero de 2024, muestran que en 2050, en Ecuador, nacerán 230.036 bebés, lo que representa una reducción de 92.790 nacimientos frente a los 322.826 que hubo en el año 2000.

Lo contrario ocurre con las personas mayores de 60 años, un sector de la población que se triplicará hasta 2050, con 125 personas mayores de 60 años por cada 100 niños menores de 15 años. Actualmente, esa tasa es de 38,8.

El director del INEC, Roberto Castillo, dice que en las últimas décadas se observa una notable reducción del número de nacimientos.

Según la información recopilada por la entidad, en 1950 cada mujer tenía 6,8 hijos en promedio, mientras que en 2022, el promedio fue de apenas 1,86.

El problema, dice Castillo, es que el país -estadísticamente hablando- "necesita" una tasa de 2,1 nacimientos por cada mujer para que los hijos reemplacen a sus padres y que la población se mantenga estable. Pero eso no ocurre.

"Esto ratifica la tendencia de que las mujeres aplazan la edad para convertirse en madres o no tienen hijos porque tienen otras prioridades en su vida", agrega Castillo.

El funcionario sostiene que los datos arrojados por el INEC deberían convertirse en un insumo para la implementación de nuevas políticas. "Por ejemplo, la reasignación de recursos para desayunos escolares o centros de cuidado infantil que maneja el Estado, pues habrá menos niños los próximos años", insiste.

Por el contrario, cree que el Estado debe incentivar las carreras universitarias vinculadas con el cuidado de personas adultas.

2010, punto de quiebre

El INEC considera al 2010 como un año de "quiebre demográfico", pues desde entonces se observa una considerable caída de los nacimientos. Si bien esta tendencia empezó en el año 2000, esto se empezó a sentir con fuerza a partir de 2013.

En ese año, por ejemplo, hubo 658.000 niños menores de dos años en Ecuador. En 2024, la cifra se redujo a 532.000 y se prevé que en 2028 sea 509.000.

Algo ocurre con los estudiantes de entre cinco y 14 años. El INEC calcula que en 2050 serán 2,4 millones de alumnos, es decir, 800.000 menos de los 3,2 millones que se registraron en 2020.

Mientras que el número de habitantes que tienen entre 18 y 29 años se reducirá a tres millones frente a los 3,7 millones de 2020.

Esperanza de vida

Por el contrario, la esperanza de vida de los ecuatorianos aumentará en los próximos 26 años.

Las proyecciones demográficas del INEC aseguran que para 2050 la esperanza de vida de las mujeres será de 85,5 años, lo que supone un incremento de 37 años frente a la esperanza de vida de 1950, que era de 48,5 años.

En el caso de los hombres, la esperanza de vida será de 79,6 años en 2050, frente a los 46,1 de 1950.

Para 2050, el INEC también prevé que el promedio de edad de los ecuatorianos se incremente, pues llegará a 40,8 años, confirmando la tendencia al alza que se observa desde 1980.

El director del INEC, Roberto Castillo, dice que no hay una explicación exacta de las razones por las que los hombres vivan menos. Aunque cree que esta condición está relacionada con un mayor número de muertes en accidentes de tránsito y malos hábitos, como el consumo de drogas.

Noticias relacionadas