Jueves, 13 de junio de 2024

"Hay clínicas a punto de quebrar y no hemos sido recibidos en el Ministerio Salud", denuncia Achpe

Autor:

Jonathan Machado

Actualizada:

29 May 2024 - 5:55

La deuda del Estado con clínicas y hospitales privados ha hecho que algunos dejen de atender a pacientes derivados del IESS y del Ministerio de Salud.

Imagen de la fachada del Hospital Carlos Andrade Marín, del IESS, el 4 de septiembre de 2023.

Autor: Jonathan Machado

Actualizada:

29 May 2024 - 5:55

Imagen de la fachada del Hospital Carlos Andrade Marín, del IESS, el 4 de septiembre de 2023. - Foto: Primicias

La deuda del Estado con clínicas y hospitales privados ha hecho que algunos dejen de atender a pacientes derivados del IESS y del Ministerio de Salud.

La millonaria deuda que mantiene el Ministerio de Salud y el IESS con los miembros de la Asociación de Clínicas y Hospitales Privados del Ecuador (Achpe), por la derivación de pacientes del sector público, tiene a varias las casas de salud al borde de la quiebra.

Su directora, Ana Delgado, dice que este problema ha ocasionado que 12 de sus 67 integrantes dejen de recibir pacientes derivados de las dos instituciones estatales, a excepción de la atención de emergencias.

En entrevista con PRIMICIAS, la dirigente agrega que "hay otros hospitales y clínicas que están en ese camino, pues ya han dejado de atender al 75% de los pacientes públicos".

Lamenta que, a pesar de la gravedad de la situación, el ministro de Salud, Fránklin Encalada, no los ha recibido, ni contestado por ningún medio.

Ana Delgado, directora ejecutiva de Achpe, en entrevista con Primicias, el 28 de mayo de 2024.

Ana Delgado, directora ejecutiva de Achpe, en entrevista con Primicias, el 28 de mayo de 2024. 

¿Cuál es la deuda que mantiene el IESS y el Ministerio de Salud con las casas de salud que integran la Achpe?

Seguimos con el problema de siempre. No hay pagos y la deuda llega a USD 433 millones. De este monto, USD 239,7 millones corresponden al IESS y USD 139,5, del Ministerio de Salud.

Ante este rubro tan alto hemos reducido las atenciones a los pacientes del IESS, por pedido expreso de sus autoridades.

Cada clínica y hospital ha disminuido las atenciones de acuerdo a su capacidad económica y operativa, pero va del 30% al 75%.

"La semana anterior, la clínica que recibe a la mayor cantidad de pacientes de Guayaquil dejó de atender al 75% de los pacientes del IESS".

¿Cuántos pacientes recibe Achpe?

No tenemos esa cifra. Hemos solicitado al IESS, pero no hemos recibido respuesta. Lo que sí puedo decir es que en el país hay alrededor de un millón de egresos hospitalarios anuales.

El sector privado atiende a cerca del 36% de pacientes, mientras que el resto es atendido por los hospitales públicos.

Estos números nos dan una idea del peso que tienen los hospitales privados en el sistema nacional de salud. No hay que olvidar que los hospitales privados atienden la mayor parte de casos complejos que hay en el país.

¿Por qué la deuda ha alcanzado estos niveles?

La deuda siempre ha ido al alza constantemente. En 2009, el gobierno de la época implementó la salud universal, que si bien es un derecho que todas las personas, no se definieron las fuentes de financiamiento ni procesos de gestión operativa.

Esto provocó que se empiece a crear deuda con los hospitales y clínicas, pero también con los centros de diálisis.

En los gobiernos de Correa y de Lenín Moreno la deuda fue permanente, aunque estable, pero se disparó en la administración de Guillermo Lasso.

¿El Gobierno de Daniel Noboa ha pagado algo de la deuda?

Pagos muy pequeños. El Ministerio de Salud ha hecho pocos pagos a centros de diálisis, mientras que el IESS ha desembolsado montos muy pequeños.

"Los pagos han sido de apenas USD 19.000 o USD 23.000, de un total de USD 5 millones".

Aunque este mes el IESS sí pagó a una clínica que estaba a punto de quebrar.

Es decir, que el IESS pagó ante una situación extrema

Sí, así es.

¿Cuántas clínicas y hospitales han dejado de recibir a pacientes derivados?

Hasta el momento 12, pero hay otras que van en ese camino porque la situación es muy grave.

Las instituciones que no renovaron los convenios con las entidades estatales se dieron a cuenta a tiempo de que iban a tener problemas si seguían atendiendo a pacientes derivados del sector público.

¿Qué tipo de pacientes ya no son recibidos?

Hay de varias especialidades, pero los que encabezan la lista son los de traumatología. Aunque también hay quienes necesitan cirugías cardíacas y trasplantes.

¿Por qué los centros de diálisis atraviesan una situación más compleja?

La situación es muy crítica. Estos centros solo reciben pacientes públicos y si el Estado no paga, no hay recursos para nada.

Han tenido que endeudarse y dejar de pagar a su personal y a sus proveedores. Esto se agrava porque estas personas no pueden dejar de recibir el tratamiento. Si lo hacen, pueden morir.

Es un círculo vicioso porque el centro de diálisis, las clínicas y los hospitales tienen cuentas por cobrar y cuentas por pagar que no pueden cubrir.

Se ha dicho que las clínicas reduzcan las horas de la hemodiálisis como una opción para reducir los gastos en insumos. ¿Esto es posible?

Eso es imposible porque los pacientes deben recibir un tratamiento de calidad y por eso nuestra angustia.

Lo que sí han hecho es quitar el servicio de transporte. Antes, los centros de diálisis brindaban de cortesía el servicio de transporte para los pacientes de escasos recursos.

Esto podría derivar en que las personas en situación de pobreza dejen de asistir a todas las sesiones de diálisis, con las consecuencias para su salud que eso puede traer.

Las autoridades no entienden esta realidad. Lo que queremos es que las autoridades cumplan con la sentencia que emitió la Corte Constitucional en 2020.

¿Qué dijo la Corte en su dictamen?

La Corte determinó que los ministerios de Salud y Finanzas debían resolver el tema de las deudas. Además, tenían que definir un mecanismo permanente de coordinación para evitar las deudas, pero esto no ocurrió.

El Ministerio de Salud dijo que había pedido el dinero a Finanzas, pero no les ha entregado.

¿Se han reunido con el ministro de Salud para abordar estos temas?

Con gobiernos anteriores tuvimos reuniones y acercamientos permanentes. El diálogo se rompió en el gobierno de Guillermo Lasso, excepto con el ministro José Ruales.

Con el actual ministro no nos hemos reunido, pese a mis pedidos por escrito. No lo conocemos personalmente y tampoco al ministro de Finanzas.

Al ministro de Finanzas le envié los soportes de la deuda auditados, pero no han pagado. Solo nos han dicho que pagarán cuando haya recursos en la caja fiscal.

¿Hay centros de diálisis y clínicas que están por quebrar?

Sí, sobre todo las más pequeñas, porque las más grandes tienen más recursos para sobrellevar la crisis.

Hay casos de instituciones que están abandonando especialidades para atender a otro tipo de pacientes en busca de recursos. Una clínica que atiende a pacientes mentales está buscando otro giro de servicios porque es imposible seguir atendiéndolos con una deuda tan grande.

¿Qué pasó con las propuestas que Achpe planteó para cobrar parte de la deuda?

Lo que queremos proponer son cuatro mecanismos para intentar cobrar algo de la deuda.

¿Cuáles son esos mecanismos en términos generales?

  • Que nos paguen algo en efectivo.
  • Cruce de cuentas. Nosotros tenemos que pagar el impuesto a la renta este marzo. Hemos dicho que el Ministerio de Salud y el Servicio de Rentas Internas crucen las deudas entre lo que debemos pagar y lo que nos deben. El otro cruce de cuentas es más difícil, pero podría ser que el Fondo de Salud del IESS y el Fondo de Pensiones lleguen a un acuerdo para que los miembros de Achpe no depositen los aportes patronales y que, ese dinero, se descuente de la deuda.
  • Otra alternativa es el pago con bonos. Es algo difícil por el descuento que se aplica cuando se venden estos papeles, pero puede haber algún interesado.
  • La cuarta vía es el pago con bienes inmuebles. Esta opción puede ser aceptada por alguna de las clínicas u hospitales que tienen las deudas más grandes.

El problema es que nada de esto se ha podido plantear porque no hemos sido recibidos por las autoridades del Ministerio de Salud ni de Finanzas.