Los consejos de los psicólogos para afrontar la crisis del coronavirus

Sociedad

Autor:

EFE / Redacción Primicias

Actualizada:

17 Mar 2020 - 0:05

Una pareja con mascarillas visita en el exterior del Hospital Universitario de la localidad madrileña de Torrejón de Ardoz, el 2 de marzo de 2020. - Foto: EFE

Los consejos de los psicólogos para afrontar la crisis del coronavirus

Autor:

EFE / Redacción Primicias

Actualizada:

17 Mar 2020 - 0:05

Cuidar la salud mental es imprescindible ante una situación de crisis como la del coronavirus, un reto que se agranda en el caso de médicos, enfermos, familiares y quienes tengan trastornos previos.

Por eso, el papel de los psicólogos se convierte en fundamental. Esto, para ofrecer ayuda y dar herramientas para gestionar emocionalmente una crisis sin precedentes en España y a nivel mundial, con el miedo y la incertidumbre como ingredientes principales.

Médicos y personas en cuarentena

Un colectivo en riesgo son los médicos. Están obligados a tomar decisiones difíciles como, por ejemplo, priorizar pacientes en medio de exigentes jornadas.

El psicólogo clínico, Vicente Prieto, da dos consejos: “ventilar” las emociones, hablando al respecto con interlocutores “válidos” -personas de confianza o profesionales- y “validarlas”, sabiendo que no se es un “mal profesional” por sentir ansiedad, angustia o miedo.

Prieto sugiere “cambiar de registro” al salir del centro sanitario, con familia y ocio y también darse “pequeños paréntesis” en la jornada laboral. De esta forma, se puede bajar el nivel de ansiedad, respirando de forma abdominal o dando paseos.

Además, en una situación en la que se suma el miedo a contagiarse pero también a contagiar, es necesario pedir ayuda si así se requiere. Una asistencia que Prieto ve imprescindible en los médicos con menos experiencia.

La situación de confinamiento es también complicada para quienes están en cuarentena por haber dado positivo en coronavirus, o tener síntomas, lo que les obliga a aislarse de sus familiares incluso en su propia casa.

A la soledad del aislamiento se une la preocupación por el propio estado de salud y, en ese caso, se recomienda mantener el contacto por vía telefónica, comunicar lo que les ocurre e intentar evitar pensamientos recurrentes.

Rutina, ejercicio y ocio

La recomendación general a todos los que están en casa es establecer una rutina con espacio para el ocio y el ejercicio. También informarse por canales oficiales y no sobre exponerse a las noticias sobre el coronavirus.

También mantener el contacto con familia y amigos, por teléfono o por internet, intentando, eso sí, no hacer de la epidemia un monotema.

La psicóloga sanitaria y forense, Timanfaya Hernández, señala a EFE que es necesario “controlar mucho y gestionar bien nuestros pensamientos”. Ser “precavidos” al identificar pensamientos que se dan “de forma continuada” para contestarse “desde la racionalización” -“¿qué tiene de cierto esto?; ¿”qué puedo hacer para mejorarlo? y con mensajes de calma.

Aunque no se sepa cuánto durará el confinamiento “debemos saber que esto tiene un tiempo limitado”, agrega. Y si nada de esto funciona, es necesario pedir ayuda, a la red de confianza y a los profesionales.

La terapia en línea es ya un hecho para quienes no se pueden desplazar o viven fuera de España. “Tenemos la suerte de contar con herramientas que en otros momentos no hubieran existido. La inteligencia tiene que ver también con cómo nos adaptamos”, señala Hernández.

Hablar del virus a los niños

Todos los psicólogos coinciden en la importancia de hablar con los niños de la situación. Es necesario adaptar el lenguaje y el mensaje a sus edades, porque, explica Hernández, desde los 3 años y medio y los 4 años “empiezan a tener capacidad para entender las cosas y generar preguntas” y debe “haber un espacio para que puedan resolver las dudas que tienen” e incluso preguntarles.

Para los más pequeños también se receta rutina. Es “fundamental en sus vidas”, explica a Efe Silvia Fernández, integrante del programa de ayuda psicopedagógica puesto en marcha mediante correo electrónico.

Su día a día actual no se parece a nada que hayan vivido anteriormente, porque cada jornada “parece un fin de semana, pero sin el ocio y la atención plena de unos padres que deben teletrabajar“, algo que aumenta el desconcierto, por lo que es necesario pautar tiempos, por ejemplo, para las tareas escolares.

¿Y el día después?

Dependerá en gran parte de la duración del estado de alarma y de las consecuencias que tenga. Pues está en juego el empleo, una preocupación “coherente” que complica aún más estos días.

“Después de un periodo relativamente corto volver a la normalidad es fácil, es parecido a cuando vuelves de vacaciones”, explica Herrero. Él cree que “habrá gente que cuando recuperemos la normalidad se encontrará bien rápidamente, probablemente en general”.

Superar el trauma, agrega Fernando Chacón, “va a depender de las competencias y del apoyo social” por lo que hay que tener “especial cuidado” con las “personas aisladas y sin red social” y también con los médicos, pues después de “tirar por la tensión” pueden tener un “bajón” no solo “anímico sino también físico”.

También le puede interesar:

Noticias relacionadas