Si todos colaboran, en mayo podría bajar el contagio de Covid-19 en Quito

Sociedad

Autor:

Jonathan Machado

Actualizada:

3 Abr 2020 - 0:05

Personal del Municipio de Quito realiza la desinfección de vehículos, como ambulancias que operan en la ciudad, el 2 de abril de 2020. - Foto: API

Si todos colaboran, en mayo podría bajar el contagio de Covid-19 en Quito

Autor:

Jonathan Machado

Actualizada:

3 Abr 2020 - 0:05

Las proyecciones de los epidemiólogos indican que el número de personas infectadas en la ciudad puede llegar a los 3.000 casos. En Guayas, la fecha es incierta debido a que aún existe un crecimiento exponencial de los contagios.

El 9 de marzo de 2020, es un día que ya está grabado en la historia de Quito: fue cuando las autoridades sanitarias certificaron el primer caso de coronavirus en la ciudad y en la provincia de Pichincha.

El primer paciente diagnosticado era un turista extranjero que llegó al Hospital Eugenio Espejo desde Sucumbíos para recibir tratamiento médico por Covid-19.

Para el epidemiólogo Francisco Pérez, a partir de la fecha de ese primer caso registrado cabe esperar que la epidemia alcance su pico máximo en la ciudad “entre los días 65 y 69, con al menos 3.000 personas infectadas”.

Eso significa que, en una fecha cercana al 12 mayo, se presentaría el pico de la epidemia y luego comenzaría a bajar la curva de contagios, de acuerdo con Pérez y con el salubrista y epidemiólogo Daniel Simancas.

“Los cálculos epidemiológicos señalan que es posible que desde el día 69 (que vendría a ser el 16 de mayo) la curva de contagios empiece a disminuir al menos en Quito”, dice Simancas.

La Organización Mundial de la Salud ha señalado que el pico más alto de contagios en diferentes países suele llegar en el día 60 del inicio de la pandemia.

Pérez agrega que ese cálculo se realiza teniendo en cuenta variables como:

  • La tasa de contagio.
  • La velocidad de propagación del virus.
  • La tasa de infectividad, que es la capacidad de un agente patógeno para invadir un organismo.
  • La tasa de ataque secundario, que mide el desarrollo de la enfermedad entre contactos de casos conocidos.
  • La tasa de letalidad, que es la proporción de muertes entre las personas que contrajeron el virus.

Los dos especialistas concuerdan en que se trata de proyecciones que pueden variar de acuerdo con las circunstancias.

Como por ejemplo, el grado de observancia de las personas frente a las medidas preventivas, como la restricción vehicular, la suspensión de la jornada laboral presencial y el aislamiento social.

Pérez insiste en que la población debe acatar las disposiciones de las autoridades para evitar que el sistema de salud se vea desbordado.

Entre el 9 de marzo y el 2 de abril, los casos en Quito han llegado a 239, que corresponden al 92% de las personas contagiadas en la provincia de Pichincha.

Hasta el 2 de abril, los demás casos registrados en la provincia estaban en los cantones de:

  • Rumiñahui, 16 pacientes.
  • Pedro Vicente Maldonado, dos pacientes.
  • Pedro Moncayo, un paciente.
  • Mejía, un paciente.

La situación de Guayaquil

La situación en Guayas, la provincia del país más golpeada por la epidemia, es muy diferente.

Jorge Wated, encargado de la Fuerza de Tarea Conjunta del Gobierno, ha calculado que podría haber 3.500 muertes por coronavirus en los próximos meses sólo en Guayas.

Guayas concentraba el 71% de los casos de Covid-19 que se registran en el país hasta el 2 de abril de 2020.

Aunque el número de fatalidades citado por Wated parece muy alto, epidemiólogos e infectólogos señalan que la cifra en realidad puede ser conservadora.

El epidemiólogo de la Dirección de Sanidad de la Armada, Mario Paredes, explica que el número de fallecidos podría superar las estimaciones de Wated porque “hay un subregistro en las estadísticas del Gobierno”.

Esto significa que “existen más personas contagiadas de las que sabemos y que, por lo tanto, habrá un número mayor de muertes”, dice.

El infectólogo Washington Alemán agrega que las proyecciones de las autoridades no son reales debido a que muchos mueren sin ser diagnosticados porque “el sistema hospitalario está colapsado”.

“Las personas se mueren en la calle o en las salas de emergencia sin tener la oportunidad de ser internadas para recibir tratamiento médico”.

Washington Alemán, infectólogo

A esto se suma que en Guayas, y sobre todo en la ciudad de Guayaquil, no se acatan completamente las disposiciones de las autoridades sanitarias, como el toque de queda, la restricción de movilidad, el aislamiento y el distanciamiento social.

Es por eso que ninguno de los médicos consultados por PRIMICIAS se atreve a señalar cuál será la fecha pico de contagios en Guayas y Guayaquil y cuándo comenzará a bajar la curva.

Alemán dice que si el ritmo de contagios no empieza a disminuir en Guayas, las consecuencias en Guayaquil “serán catastróficas”.

Esto porque la cantidad de camas hospitalarias y de unidades de cuidados intensivos no darán abasto.

“Es necesario que las autoridades actúen con rapidez y profesionalismo en la instalación de hospitales provisionales para atender a la mayor cantidad de casos posibles”, concluye Alemán.

Noticias relacionadas