Ocho irregularidades en contratos firmados por Salud en la emergencia

Sociedad

Autor:

Redacción Primicias

Actualizada:

19 Mar 2021 - 0:04

La Fiscalía allanó las instalaciones del Ministerio de Salud, el 17 de marzo de 2021. - Foto: Fiscalía

Ocho irregularidades en contratos firmados por Salud en la emergencia

Autor:

Redacción Primicias

Actualizada:

19 Mar 2021 - 9:53

La Contraloría auditó 63 contratos suscritos por el Ministerio de Salud, entre el 16 de marzo y el 24 de junio de 2020, por un monto de USD 46,2 millones.

Nuevas presunciones de posibles actos de corrupción salpican al Ministerio de Salud.

La Contraloría General del Estado encontró inconsistencias en 15 de los 63 contratos adjudicados por la autoridad sanitaria, entre el 16 de marzo y el 24 de junio de 2020.

Los contratos tienen que ver con la adquisición de equipos, insumos y dispositivos médicos, medicamentos, bienes y servicios, para atender la emergencia sanitaria declarada por la pandemia de Covid-19

El período examinado coincide con la salida de la exministra de Salud, Catalina Andramuño, y la designación de Juan Carlos Zevallos como ministro del ramo, el 21 de marzo de 2020.

El informe final de la auditoría realizada por la entidad de control fue entregado el 12 de febrero de 2021. Estas son las novedades encontradas:

  • Insumos recibidos fuera del plazo

    El Ministerio de Salud firmó, el 5 de mayo de 2020, un contrato para la adquisición de 23.500 trajes de protección personal por USD 611.000.

    En la auditoría, la Contraloría determinó que hubo retraso en la entrega de los insumos por parte de la empresa contratista.

    La entidad dice que, hasta el 24 de junio de 2021, la compañía no había entregado 7.253 trajes. Lo que implica una multa de USD 7.113,55.

    En el análisis de otro contrato, la Contraloría encontró que el Ministerio destinó USD 27.200 para la compra de 85.000 gorros quirúrgicos.

    ¿El problema? “Los gorros se recibieron sin el acta de entrega recepción” y eso provocó que los insumos permanezcan en las bodegas del MSP sin ser utilizados durante la emergencia sanitaria.

  • Sin respuesta al contratista

    El Ministerio de Salud adquirió, el 21 de abril de 2020, 52.000 unidades de paracetamol por USD 2,2 millones.

    Tras la firma del contrato, la empresa ganadora entregó 45.000 unidades y solicitó una prórroga para completar las 7.000 unidades restantes.

    Pero, los funcionarios de Salud, encargados de la administración del contrato, no dieron respuesta a la petición de la compañía.

    La Contraloría señala que hasta el cierre de la auditoría no se pudo establecer si la solicitud del contratista estaba enmarcada en los parámetros de la ley o si es necesaria la aplicación de multas económicas.

  • Contratos sin informes técnicos

    La compra de 103 camillas y de 23 electroencefalógrafos digitales no tuvo el respaldo de la Comisión Técnica del Ministerio.

    Esta es la conclusión a la que llegó la Contraloría, tras analizar un contrato adjudicado a una sola empresa.

    Según la entidad, el Ministerio recibió ocho ofertas de compañías que proveen estos insumos médicos. “Pero, no existe evidencia de que las ofertas hayan llegado a la Comisión”, dice la Contraloría.

    Sin embargo, “el Coordinador Administrativo Financiero, sin contar con el informe de la Comisión Técnica, notificó la contratación de los dos insumos a una sola empresa, el 28 de abril de 2020″.

    El contrato se suscribió finalmente el 18 de mayo por USD 4.250 por cada camilla y de USD 45.000 por cada electroencefalógrafo digital.

    La Contraloría señala que no se ha comprobado que la oferta presentada por la empresa ganadora haya sido la más favorable.

  • Compras sin contrato

    Durante la emergencia sanitaria, el Ministerio compró guantes, batas, sábanas, láminas impregnadas de alcohol, gorros quirúrgicos y mascarillas.

    Para este proceso recibió 64 ofertas en el portal de compras públicas, pero una sola empresa ganó los seis contratos.

    Las investigaciones de la Contraloría señalan que las recomendaciones para la contratación de esa empresa fueron emitidas entre el 30 y el 8 de abril de 2020.

    Y los insumos fueron ingresados a las bodegas del Ministerio desde el 20 de marzo de 2020.

    Lo que a juicio de la Contraloría significa que los contratos se firmaron luego de que los productos hayan sido entregados a la autoridad sanitaria.

  • Equipos sin especificaciones técnicas

    El Ministerio adquirió, a través de tres contratos, 17 camas de cuidados intensivos (UCI) y nueve ventiladores también para UCI.

    Los administradores de los contratos firmaron las actas de entrega-recepción señalando que los productos “fueron recibidos a satisfacción, con las características, cantidades y dentro de los plazos establecidos en los contratos”.

    Los problemas aparecieron cuando los equipos empezaron a funcionar en los hospitales del Ministerio.

    Sus gerentes y directores señalaron que fueron fabricados entre 2014 y 2018. Es decir, más de un año antes de la entrega.

    Los funcionarios también dijeron que los equipos no fueron instalados por la empresa proveedora y que no recibieron capacitación para su uso.

    La Contraloría confirmó estas versiones y determinó que los equipos “no cubren los requerimientos institucionales”, por lo que la empresa debió ser multada con USD 59.434,70.

    En otros dos contratos, en los que el MSP adquirió 59 monitores de signos vitales y 61 ventiladores de transporte intrahospitalario, la Contraloría determinó que la autoridad sanitaria no ha  recibido todos los equipos.

  • Pruebas rápidas

    Para frenar el avance del Covid-19 en el país, el Ministerio de Salud adquirió un millón de pruebas rápidas por USD 6 millones.

    De las 12 ofertas recibidas, solo una cumplió con los parámetros técnicos solicitados.

    Durante la investigación, la Contraloría reveló que la empresa ganadora había recibido el permiso de funcionamiento apenas un día después de que la Comisión Técnica haya recomendado su contratación.

    Esto significa, según la entidad de control, que la empresa no operaba en el mercado el tiempo necesario para participar en un concurso público.

    Sin embargo, el Coordinador General Administrativo Financiero le adjudicó un contrato de USD 1.160.000 por la compra de 100.000 pruebas rápidas.

    Las otras 900.000 pruebas fueron adjudicadas a otra empresa que tampoco cumplió con las especificaciones técnicas. El monto de este contrato fue de USD 6.435.000.

    La Contraloría señala que el mismo funcionario firmó un nuevo contrato con una tercera empresa para la compra de otras 100.000 pruebas.

  • Órdenes de compra irregulares

    El Ministerio emitió tres órdenes de compra para la adquisición de 210.600 unidades de meropenem sólido, de 379.802 ampollas de calcio gluconato y de 280.000 unidades de vancomicina sólida.

    Para el primer caso, el Ministerio destinó USD 589.680, pero la Contraloría detectó que la empresa contratista incumplió el plazo de entrega.

    Los productos debían estar en manos del MSP hasta el 21 de mayo de 2020. Sin embargo, 71.860 unidades no llegaron sino hasta el 23 de mayo. Y otras 30.740 unidades nunca llegaron.

    La contratista fue multada con USD 56.880,32.

    En el segundo contrato, la empresa se comprometió a entregar 379.802 ampollas de calcio gluconato, pero solo cumplió con 92.400. Esto le ocasionó una multa de USD 20.908,50.

    Algo similar ocurrió con el tercer contrato. De las 280.000 unidades de vancomicina sólida que la empresa contratante debía entregar, apenas llegaron 46.800. En este caso, la multa ascendió a USD 62.361.

  • Un mal contrato

    El Ministerio de Salud necesitaba 1.680.000 respiradores artificiales con una filtración mínima del 95% para combatir la pandemia durante los primeros meses de 2020.

    Sin embargo, la entidad adquirió dos millones de respiradores a una empresa que no cumplía con las especificaciones técnicas, con una inversión de USD 9.960.000.

    Tras la firma del contrato, la compañía solicitó un anticipo de USD 4.482.000 que le servirían para la elaboración de los respiradores.

    A pesar de que recibió el dinero, la entrega no se hizo. El administrador del contrato solicitó la terminación del contrato por mutuo acuerdo y no de forma unilateral.

    Esto impidió que el MSP cobre una multa de USD 49.800, dice la Contraloría.

Ayer, jueves 18 de marzo, PRIMICIAS solicitó una entrevista con el Ministerio de Salud para conocer detalles de estos procesos contractuales, pero no obtuvimos respuesta.


También le puede interesar:

Noticias relacionadas