Ecuador enfrenta un nuevo proceso en la Corte IDH por una desaparición

Sociedad

Autor:

Mario Alexis González

Actualizada:

26 Nov 2020 - 0:03

Audiencia pública del Caso Guachalá Chimbo y otros Vs. Ecuador, el 25 de noviembre de 2020. - Foto: Captura de la transmisión

Ecuador enfrenta un nuevo proceso en la Corte IDH por una desaparición

Autor:

Mario Alexis González

Actualizada:

26 Nov 2020 - 0:03

Un caso de 2004 llegó a la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH). Ecuador podría tener una sanción económica por la desaparición de un joven con discapacidad.

“Que me ayuden buscando a mi hijo. Yo voy a seguir adelante buscando a mi hijo hasta el día que cierre mis ojos. Tiene que asomar vivo o muerto”.

Esa es la petición que Zoila Chimbo hizo a los jueces de la Corte IDH, el 25 de noviembre de 2020. A través de medios telemáticos, el organismo internacional llevó a cabo la audiencia pública del Caso Guachalá Chimbo y otros Vs. Ecuador.

Zoila Chimno es la madre de Luis Guachalá. El 10 de enero de 2004, cuando tenía 23 años, desapareció mientras estaba internado en el Hospital Psiquiátrico Julio Endara, en la parroquia Conocoto, al oriente de Quito.

17 años después no hay noticias de su paradero. Y la justicia internacional analiza todo lo ocurrido en el caso para determinar la responsabilidad del Estado ecuatoriano y, eventualmente, imponer la reparación económica a favor de la familia de la víctima.

La CIDH halló responsabilidades

En 2007, luego de tres años de la desaparición y de no encontrar ayuda a escala local, Zoila Chimbo presentó su caso ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH). Y en 2010 fue admitido a trámite.

En enero de 2019, la Comisión aprobó el informe sobre el caso. Y determinó que sí hubo violaciones a los derechos de Luis Guachalá por parte del Estado.

Según la investigación de la Comisión, la víctima era un hombre con discapacidad mental. Y tras una recaída fue llevado por su madre al Hospital Julio Endara. Fue internado sin su consentimiento y siete días después desapareció de la casa de salud.

Estas son las responsabilidades de Ecuador que la CIDH halló:

  • Violación al derecho jurídico al ser internado sin consentimiento.
  • Hubo una privación de libertad arbitraria.
  • Discriminación por su discapacidad.
  • Se afectó su autonomía y salud personal.
  • No contó con información de diagnóstico y tratamiento.
  • Vulneración a los derechos a la vida e integridad personal.
  • Violación a las garantías y protección judicial.

Luego de la aprobación del informe, Ecuador tenía dos meses para informar el cumplimiento de las recomendaciones hechas por la CIDH, entre las que se encuentran el pago de una reparación integral y la búsqueda de Luis Guachalá.

Ante la falta de respuestas del Estado ecuatoriano, la Comisión concedió una prórroga de tres meses. Pero tampoco hubo respuesta.

Por esta razón, la CIDH presentó el caso a la Corte IDH para que se ratifique la responsabilidad estatal y las reparaciones se vuelvan de obligatorio cumplimiento.

Si el organismo falla a favor de la víctima, Ecuador deberá pagar una nueva reparación que se sumará a los más de USD 48 millones que ya ha pagado por ese concepto.

Los hechos

La primera persona en intervenir ante la Corte IDH fue Zoila Chimbo, como representante de la víctima. Con una evidente afectación emocional y de salud, la mujer contestó las preguntas de los abogados del Centro de Derechos Humanos de la PUCE, que asumieron su defensa.

También contestó las interrogantes de los jueces. A excepción de Patricio Pazmiño, quien no participa del caso por tratarse de un caso de su país de origen.

Ecuador, representado por los abogados de la Procuraduría, no hizo preguntas.

Si bien Luis Guachalá sufría de epilepsia recurrente y permanecía medicado llevaba una vida relativamente normal, según su madre. Pero en enero de 2004 tuvo una crisis.

Permanecía sentado. No comía. No dormía. Y tenía la mirada pérdida hacia el cielo y solo gritaba gol, cada cierto tiempo.

Con base en una experiencia anterior, Chimbo decidió llevar a su hijo al Hospital Julio Endara. Al llegar, le dijeron que debía ser internado. Como su hijo no pudo dar su consentimiento, ella firmó, ya que era un requisito para ser atendido.

Imagen referencial de la fachada del Hospital Julio Endara.

Imagen referencial de la fachada del Hospital Julio Endara. Inredh

Dos días después, el 12 de enero de 2004, ella volvió para visitar a su hijo. Pero al llegar a su cama no lo encontró. Le preguntó a su médica tratante y ella le respondió que podría estar en la peluquería junto a los otros internos.

Le pidió que no se preocupara y que antes de irse le comprará la receta para su hijo. Le dijo que por cuestiones terapéuticas no era recomendable que la viera, ya que él querría irse con ella. La madre aceptó la recomendación y se fue.

Los siguientes días, la mujer mantuvo un contacto permanente con la doctora. Le informó que estaba mejor. Uno de esos días, incluso, la tratante le indicó que Luis se había roto la frente y que lo había saturado.

El domingo 18 de enero de 2004, la mujer acudió nuevamente al Hospital. El enfermero le informó que, mientras él acompañaba a otro interno a su habitación, Luis abandonó la sala de televisión y desapareció.

Ni la doctora, ni el guardia, ni nadie le dio razón de su hijo. Empezó, por cuenta propia, una búsqueda por el Valle de los Chillos, sin frutos, y 15 días después denunció la desaparición. Pero el Estado tampoco colaboró con la búsqueda.

En 2010, luego de la primera audiencia con la CIDH, fue la primera vez que las autoridades hicieron un barrido para buscar a su hijo. Tampoco lo encontraron.

Zoila Chimbo busca una reparación del Estado y con ese dinero seguirá su búsqueda.

El 26 de noviembre de 2020, la audiencia se volverá a instalar. Las partes harán sus alegatos finales y los jueces decidirán sobre la responsabilidad y la reparación.

También le puede interesar:

Noticias relacionadas