Miércoles, 19 de junio de 2024

Estados Unidos mantiene ley para la expulsión rápida de migrantes

Autor:

Reuters

Actualizada:

27 Dic 2022 - 17:36

La Corte Suprema de Estados Unidos anunció que mantendrá vigente por el momento el polémico Título 42, una ley de la era de la pandemia que permite expulsar rápidamente a los inmigrantes.

Miles de migrantes caminan sin rumbo por el sur de México

Autor: Reuters

Actualizada:

27 Dic 2022 - 17:36

Un grupo de migrantes duerme en un parque del estado de Chiapas, sur de México. - Foto: EFE

La Corte Suprema de Estados Unidos anunció que mantendrá vigente por el momento el polémico Título 42, una ley de la era de la pandemia que permite expulsar rápidamente a los inmigrantes.

La Corte Suprema de Estados Unidos anunció que se mantiene el llamado Título 42, que es una ley que permite a las autoridades sanitarias estadounidenses negar la entrada de personas o bienes en Estados Unidos.

El argumento para negar la entrada a su territorio es "evitar la propagación de enfermedades transmisibles".

Debido a esta norma se han agolpado miles de inmigrantes latinoamericanos en la frontera con México.

La Corte, en una votación de 5-4, accedió a la petición de un grupo de fiscales generales estatales republicanos de dejar en suspenso la decisión de un juez que invalidaba el Título 42, mientras estudia si 19 Estados podrían intervenir para impugnar el fallo.

Los Estados habían argumentado que el levantamiento de la ley podría provocar un aumento de los cruces fronterizos, que ya se encuentran en niveles récord.

Las expulsiones a México exponen a los inmigrantes a graves daños, como secuestros o asaltos.

El 19 de diciembre, el presidente de la Corte Suprema de Estados Unidos, John Roberts, miembro de la mayoría conservadora de este tribunal, accedió a mantener temporalmente el Título 42 mientras la institución estudiaba si prolongar la norma durante más tiempo.

Antes de esta decisión, la ley expiraba el 21 de diciembre.

El Título 42 se implementó inicialmente en marzo de 2020 bajo el mandato del expresidente republicano Donald Trump, al comienzo de la pandemia de Covid-19.

El actual presidente de Estados Unidos, el demócrata Joe Biden, mantuvo las restricciones durante más de un año después de asumir el cargo en 2021, a pesar de haber prometido alejarse de las estrictas políticas de inmigración adoptadas por Trump.

Un grupo de migrantes solicitantes de asilo representados por la Unión Estadounidense por las Libertades Civiles (ACLU) demandó al Gobierno estadounidense por esta política, argumentando que las expulsiones a México los exponían a graves daños, como secuestros o asaltos, y un juez les dio la razón.

El juez de distrito Emmet Sullivan de Washington, D.C., falló a favor de los inmigrantes el 15 de noviembre y dictaminó que el Título 42, que se ha utilizado para expulsar a cientos de miles de personas desde su creación, era ilegal, y dio de plazo al Gobierno hasta el 21 de diciembre para preparar el fin de la norma.

Descontentos con la decisión, un grupo de fiscales generales estatales republicanos trató de intervenir para seguir defendiendo la política en los tribunales.

El 16 de diciembre, un tribunal federal de apelaciones les negó la intervención y dejó en suspenso la orden de Sullivan, por lo que llevaron el asunto ante la Corte Suprema de Estados Unidos.