Domingo, 26 de mayo de 2024
u

Estudiantes dejan las aulas para ingresar a bandas delictivas

Autor:

Jonathan Machado

Actualizada:

29 May 2023 - 5:26

Más de 53.000 estudiantes dejaron sus estudios en el último año escolar en el régimen Costa, según datos del Ministerio de Educación.

Un policía brinda seguridad en una escuela de Esmeraldas, el 16 de enero de 2023.

Autor: Jonathan Machado

Actualizada:

29 May 2023 - 5:26

Un policía brinda seguridad en una escuela de Esmeraldas, el 16 de enero de 2023. - Foto: Policía Nacional

Más de 53.000 estudiantes dejaron sus estudios en el último año escolar en el régimen Costa, según datos del Ministerio de Educación.

El abandono escolar es un problema que el Gobierno no ha podido solucionar en sus dos años de gestión. Cada año, miles de estudiantes se ven obligados a dejar las aulas por falta de recursos económicos, por bajo rendimiento académico o porque consideran que los estudios no son una herramienta para alcanzar un mejor futuro.

La subsecretaria para la Innovación Educativa, Diana Castellanos, agrega que en los últimos años este problema se ha profundizado por los altos niveles de violencia que enfrenta el país.

La funcionaria explica que el Ministerio ha identificado dos tipos de violencia que sufren los estudiantes a lo largo de su formación: la intrafamiliar y la social.

Sobre el segundo punto, la funcionaria dice que está directamente relacionada con la captación de estudiantes por parte de organizaciones delictivas.

Este fenómeno ocurre, sobre todo, en Guayas, Los Ríos y Esmeraldas.

"En estas provincias existe un alto nivel de violencia y los estudiantes tienen una afectación directa", señala.

Aunque no existe una cifra sobre el número de estudiantes que han abandonado las aulas para ingresar a bandas delictivas, el Ministerio dice que en el año lectivo 2022-2023, alrededor de 53.000 alumnos no se matricularon en el régimen Costa.

"El abandono escolar se explica con muchas causas y la violencia es una de ellas", insiste.

Castellanos espera que los niveles de violencia disminuyan con las medidas gubernamentales aplicadas en los últimos meses para que los estudiantes puedan retomar sus estudios.

Estudiantes extranjeros

La deserción escolar no es un problema que golpea solamente a lo estudiantes ecuatorianos.

Datos del Ministerio de Educación muestran que los alumnos extranjeros también han abandonado las aulas.

La subsecretaria Diana Castellano dice que muchas familias extranjeras retiraron a sus hijos de las escuelas por la falta de recursos económicos y por su intención de migrar a otros países.

"En el caso de las familias venezolanas, decidieron regresar a su país, tras permanecer en Ecuador por varios años".

El Ministerio de Educación señala que la salida de estudiantes extranjeros ha ido en aumento desde el año lectivo 2021-2021.

En ese año, en el ciclo Costa hubo 36.613 estudiantes de países como Venezuela, Colombia, Perú, Argentina y Chile. Mientras que para el siguiente año académico, la cifra se redujo a 35.241.

Y para el período 2023-2024, solo se matricularon 17.448. Es decir, la mitad del año anterior.


Castellanos recuerda que el sistema educativo fiscal ecuatoriano es gratuito para todos los estudiantes, independientemente de su nacionalidad.

Escuelas seguras

Para evitar que los estudiantes sean víctimas de la delincuencia, los ministerios de Educación y del Interior implementaron el programa 'Escuelas Seguras'.

La iniciativa se aplica en 220 escuelas de provincias como Guayas, Manabí, Esmeraldas y Sucumbíos.

Castellanos explica que el programa tiene dos grandes ejes de acción: preventivo y de acción.

El primero tiene que ver con el aumento de presencia policial en los alrededores de las unidades educativas. Principalmente, en los horarios de ingreso y salida de los estudiantes.

"También buscamos que los padres de familia puedan dejar y retirar a sus hijos para que se sientan más seguros", agrega Castellanos.

A esto se suma que algunas escuelas se han convertido en espacios en los que la comunidad se reúne para discutir sus problemas y convertirse en enlaces directos con la Policía.

Sobre el eje de acción, Castellanos dice que el Ministerio capacita a los estudiantes y a los padres de familia en los procesos que deben seguir cuando son víctimas de la delincuencia o cuando se sientan amenazados.

El objetivo del Gobierno es reducir el abandono escolar y las denuncias de violencia hasta el primer trimestre de 2024.