Fernando Carrión: El nuevo Quito será de barrios y tendrá peajes urbanos

Sociedad

Autor:

Jonathan Machado

Actualizada:

29 May 2020 - 0:03

Vista aérea del parque La Carolina en Quito, el 15 de marzo de 2020. - Foto: API

Fernando Carrión: El nuevo Quito será de barrios y tendrá peajes urbanos

Autor:

Jonathan Machado

Actualizada:

29 May 2020 - 10:29

El asesor municipal asegura que la ciudad camina hacia un nuevo orden, bautizado como 5D, porque el coronavirus ha cambiado la forma de vivir.

El Covid-19 tendrá consecuencias permanentes en la manera de vivir en Quito y en el mundo, dice el asesor del Municipio de Quito, Fernando Carrión.

Hay que pensar, dice Carrión, en una nueva ciudad que debe someterse a cambios profundos.

En una entrevista con PRIMICIAS, Carrión explica que el Municipio trabaja en el proyecto denominado Ciudad 5D: descentralización, desarrollo urbano, distancia, densidad y desigualdad.

El objetivo es que los barrios cobren “mayor importancia en el desarrollo de la ciudad“. Eso significa que cuenten con “escuelas, centros de salud y servicios cercanos para evitar que las personas se desplacen grandes distancias”.

El modelo de una ciudad más cercana a los ciudadanos, dice Carrión, servirá para reducir la desigualdad porque cada barrio contará con la infraestructura que necesita para la vida diaria.

Esta es una tendencia que ya se ve en ciudades como París, que han aplicado la política “cuarto de hora”. Es decir, que ninguna persona debería tener que movilizarse más de 15 minutos para satisfacer sus necesidades y realizar sus actividades.

Carrión asegura que el Corredor Metropolitano será una herramienta para replicar el proyecto Ciudad 5D en Quito.

Peajes urbanos

El asesor del Municipio defiende, además, el uso de formas de movilidad alternativas como la bicicleta e, incluso, la peatonización de calles. Así, dice, se cambiaría el modelo actual que da prioridad al uso de automóviles por sobre los peatones.

Además, dice que las autoridades deben incentivar el uso del transporte público para mejorar la calidad de vida de las personas, reduciendo el tiempo de los viajes para llegar hasta el lugar de trabajo, de estudios y el hogar.

Una de las propuestas que tiene para disminuir el uso de los vehículos privados es la implementación de peajes urbanos.

“Con esto se impedirá que los autos pasen de un sector de la ciudad a otro o, por lo menos, se reducirá la carga vehicular”, explica Carrión.

Carrión señala que Quito necesita los peajes urbanos porque el parque automotor crecerá a un ritmo más acelerado tras la pandemia, “porque las personas preferirán trasladarse en un auto que en un bus para evitar posibles contagios de Covid-19”.

Ciudades como México y Buenos Aires ya han implementado la política de peajes urbanos para evitar el tráfico vehicular, dice Carrión.

El Covid-19 y la ciudad

Carrión critica que los organismos nacionales e internacionales hayan implementado “políticas de salud homogéneas para una población heterogénea”.

Los resultados: los sectores vulnerables son los registran mayores tasas de contagio y son los más golpeados por la limitación de las actividades económicas.

Esto se debe a que “según la Unicef, el 40% de la población mundial no tiene acceso a agua y jabón para frenar el contagio del virus”.

Una realidad a la que se suma el hacinamiento, otro problema que golpea a las personas de escasos recursos, lo que se ha visto reflejado en Guayaquil y en las zonas populares de Quito.

“La política ‘Quédate en casa’ es imposible de aplicar en sectores populares porque viven hacinados y no tienen otra opción que salir a la calle. La sala de su casa es la calle”, agrega Carrión.

Los altos índices de casos de Covid-19 que se registran en parroquias populares de Quito, como Chillogallo, Calderón y el Centro Histórico, son un reflejo de la implementación de políticas homogéneas que no tienen en cuenta las diferentes realidades de los países y las regiones.

El comercio informal fue la principal causa del crecimiento de los contagios en Quito, agrega Carrión. Ahora las autoridades esperan que las personas adopten medidas de salubridad para que la curva de contagios se aplane.

Noticias relacionadas