Martes, 25 de junio de 2024

Una gran nube de humo cubre una parte de Puembo, en Quito

Autor:

Jonathan Machado

Actualizada:

31 Ago 2023 - 17:02

El Cuerpo de Bomberos de Quito indicó que varios focos del incendio en el cañón del Chiche, en Puembo, han sido controlados, pero no extinguidos por completo.

Una gran nube de humo cubre una parte de Puembo en Quito

Autor: Jonathan Machado

Actualizada:

31 Ago 2023 - 17:02

Vista panorámica de la nube que cubra una parte de Puembo, Quito, el 31 de agosto de 2023. - Foto: Primicias

El Cuerpo de Bomberos de Quito indicó que varios focos del incendio en el cañón del Chiche, en Puembo, han sido controlados, pero no extinguidos por completo.

Los habitantes del sector de Puembo, parroquia en el oriente Quito, están viviendo un infierno debido a los incendios forestales en los cerros y quebradas del sector, que empezaron el 30 de agosto de 2023 y que no se logran controlar.

La mañana del 31 de agosto, el fuego se reavivó en la parroquia, causando alarma entre la población.

A tres kilómetros de Puembo, en el sector de El Arenal, cuatro tanqueros, una pala mecánica y más de 10 camionetas del Cuerpo de Bomberos permanecen en el Puesto de Control instalado.

El jefe de la Brigada de Incendios Forestales de Quito, Washington Arce, dijo temprano a PRIMICIAS que los tres incendios forestales registrados en las zonas de Puembo, Itulcachi y el antiguo puente sobre el río Chiche estaban controlados.

Horas después, el alcalde de Quito, Pabel Muñoz, señaló lo contrario e indicó que los incendios no han sido extinguidos. Además, estimó que se ha perdido unas 30 hectáreas de vegetación.

Carril cerrado en el puente del río Chiche, la tarde del 31 de agosto de 2023.

Carril cerrado en el puente del río Chiche, la tarde del 31 de agosto de 2023.  Jonathan Machado/PRIMICIAS

Según el Cuerpo de Bomberos de la capital, por la mañana se reportaron dos focos activos del fuego en Puembo.

Por eso, uno de los carriles de la Ruta Viva, en el puente del río Chiche, fue inhabilitado.

Desde las 10:00, helicópteros de los bomberos han lanzado al menos 32 descargas de agua sobre la quebrada, para tratar de controlar las llamas.

Pero, los fuertes vientos y las condiciones climáticas en la parroquia han complicado las tareas y han impedido la operación de los helicópteros.

Mientras que en la tarde del jueves, los bomberos indicaron que los focos de fuego en el Cañón del Chiche fueron controlados, aunque no del todo extinguidos.

Debido a esto, una gran nube de humo cubre a una parte de Puembo.

Sobre las posibles causas del incidente, el bombero Arce adelantó que podría el mal manejo de carbón por parte de una empresa del sector.

Suero de leche para apagar el fuego

El incendio, que se desató en la quebrada del Chiche, estuvo a punto de consumir las viviendas y matar a los animales de quienes viven al borde de la Ruta Viva.

Además de Puembo, Quito soportó otros dos focos de incendios forestales, en Itulcachi y en el antiguo puente sobre el río Chiche.

Desde las 15:00 del miércoles, las llamas se volvieron incontrolables, a tal punto que en la desesperación, los moradores en Puembo utilizaron tanqueros con suero de leche para evitar que las llamadas avancen, mientras esperaban la llegada de los bomberos.

Por casi dos horas, Diego Alquinga luchó contra las llamas solamente con una manguera y el suero de leche que todos los días vende en su casa y que es el sustento de su familia.

Por ello, la hermana de Diego, Verónica, se queja de la demora de los bomberos. "Los bomberos no actuaron rápido y las llamas casi entran a la casa. Por usar el suero de leche, perdimos USD 500", reclama la mujer.

Otro de los damnificados es Luis Paillacho. El fuego del incendio provocó que se quedara sin luz por más de 17 horas.

"Los cables se quemaron y todavía no viene nadie a reparar. Espero que llegue la Empresa Eléctrica a ayudarnos porque vivo solo con mi esposa".

Luis Paillacho, morador de Puembo, de 66 años.

Paillacho recuerda que los bomberos llegaron al lugar pasadas las 16:00 para combatir el fuego. Una batalla que se extendió durante toda la madrugada del 31 de agosto.