Yunda dice que hay quienes quieren dañar su imagen con fines electorales

Sociedad

Autor:

Jonathan Machado

Actualizada:

18 Jun - 0:05

El alcalde de Quito, Jorge Yunda (azul), durante una visita al Hospital Quito Solidario, el 1 de junio de 2020. - Foto: API

Yunda dice que hay quienes quieren dañar su imagen con fines electorales

Autor:

Jonathan Machado

Actualizada:

18 Jun - 0:05

El alcalde de Quito, Jorge Yunda, insiste en que no tuvo influencia en los contratos en los que participa la cuestionada empresa Geinco, propiedad de su amigo Gerardo Espinel.

Desde el 27 de mayo de 2020, Jorge Yunda, no la ha tenido fácil al frente de la Alcaldía de Quito.

Ese día, la Secretaría de Salud; el Municipio y la casa del exsecretario de Salud, Lenin Mantilla, fueron allanadas por la Fiscalía por presunto sobreprecio en la compra de 100.000 pruebas moleculares PCR que sirven para detectar Covid-19.

A partir de esos allanamientos cayó una lluvia de sospechas por posibles actos de corrupción en tres entidades municipales: la Empresa Municipal de Agua Potable, el Hospital Quito Solidario y la Empresa Municipal de Obras Públicas (Epmmop).

En esta última se habla de una presunta triangulación de contratos para la repavimentación de 49 vías de Quito entre la Epmmop, el Consorcio Repavimentación Quito y la controvertida Geinco, empresa que es propiedad de Gerardo Espinel, amigo de Yunda.

En entrevista con PRIMICIAS, Yunda insiste que no ha tenido injerencia en la participación de Geinco y señala que “no soy quién para decidir quién participa y quién no (en los procesos de contratación pública)”.

¿Sus amigos han sido favorecidos con contratos municipales?

El Alcalde dice que no puede pedirle a un empresario que se abstenga de participar de un proceso de contratación pública. “Si una empresa es legal puede hacerlo. Me parecería deshonesto pedir que no participe”.

Al ser consultado sobre si es posible que un alcalde no sepa sobre los contratos que se ejecutan en el Municipio, Yunda dijo:

Ante los escándalos de corrupción, el Alcalde agrega que acudirá “libre y voluntariamente” a declarar como parte de las investigaciones que realiza la Fiscalía en las empresas municipales.

Si un funcionario es culpable, deberá enfrentar a la Justicia, asegura Yunda.

Responsabilidad política

Los presuntos actos de corrupción han golpeado anímicamente al Alcalde.

Admite que “cuando hay estas dudosas circunstancias uno se afecta y asume su responsabilidad política” y dice que su equipo de trabajo no está golpeado porque “solo son dos o tres procesos en investigación”.

¿Qué responsabilidad tiene ante los actos de corrupción que se investigan?

Es una conspiración

Yunda asegura que las acusaciones que recaen sobre él responden a intereses políticos preelectorales por parte de grupos que quieren verlo fuera de la Alcaldía, pero se abstiene de dar nombres.

Agrega que lo han denunciado por robo de frecuencias radiales y que, además, lo han llamado terrorista por “dejar desprotegida a la ciudad durante las movilizaciones de octubre de 2020, sin que esto se haya comprobado”.

¿Las denuncias en su contra responden a cálculos políticos preelectorales?

El Alcalde recalca que no dejará sus funciones como lo han planteado algunos concejales, entre ellos Bernardo Abad y Juan Manuel Carrión, quienes han dicho que debiera dar un paso al costado hasta que la Fiscalía determine si tiene o no responsabilidad en los actos que se investigan.

Su razón: “el pueblo lo eligió” y, señala que quien quiera llegar a la Alcaldía tendrá que hacerlo a través de una elección popular o mediante otros mecanismos democráticos, como la revocatoria del mandato.

Yunda insiste en que no será candidato en futuras elecciones, pero dice que sí apoyaría a un candidato que tenga un proyecto “que reactive el empleo, el agro y que garantice el buen manejo de los fondos públicos”.

¿Semáforo rojo?

Yunda admite que si la curva epidemiológica sigue en aumento y el sistema sanitario se desborda, la ciudad debe regresar al confinamiento, es decir, al semáforo rojo (ahora está en amarillo).

Aunque dice que esta decisión no es suya, sino de los datos que el Ministerio de Salud recoja sobre el avance del virus en la ciudad.

¿Es posible que la ciudad regrese al semáforo rojo?

Al funcionario también le preocupa que el sistema sanitario trabaje a su máxima capacidad y que el número de contagios no haya descendido en las últimas semanas.

Es por eso que cree necesario ampliar los puestos en las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) ya que al momento no hay disponibilidad en los hospitales de la red pública.

Yunda dice que, a pesar de que la Secretaría de Salud es investigada por el presunto sobreprecio en la compra de tests PCR, tiene previsto adquirir otras 100.000 pruebas para conocer la evolución del virus e identificar a posibles personas contagiadas para crear un cerco epidemiológico.

Con relación al procesamiento de pruebas en los laboratorios universitarios que se ha retrasado en los últimos días, debido a la falta de insumos, Yunda reconoce que los materiales han llegado por partes, pero promete que en los próximos días el Municipio entregará más insumos.

También le puede interesar:

Noticias relacionadas