Domingo, 26 de mayo de 2024
u

Las pandillas en las cárceles aterrorizan a familiares de presos

Autor:

Reuters

Actualizada:

25 Oct 2022 - 10:23

Según parientes y grupos de Derechos Humanos, las bandas que operan al interior de las prisiones en Ecuador aprovechan el abandono del Estado para expandir su poder.

pandillas toman control en las carceles

Autor: Reuters

Actualizada:

25 Oct 2022 - 10:23

Vista panorámica de la Penitenciaría del Litoral, una de las más peligrosas de Ecuador y blanco de nuevos enfrentamientos entre pandillas, el 24 de octubre de 2022. - Foto: Reuters

Según parientes y grupos de Derechos Humanos, las bandas que operan al interior de las prisiones en Ecuador aprovechan el abandono del Estado para expandir su poder.

Las pandillas que operan dentro de las cárceles de Ecuador aprovechan el abandono del Estado para expandir su poder. Esto ha derivado en la extorsión a otros reclusos para acceder a servicios, dijeron familias de los presos y grupos de Derechos Humanos.

El sistema penitenciario del país enfrenta problemas estructurales desde hace décadas. Pero la violencia carcelaria se ha disparado desde finales de 2020, dejando al menos 400 muertos en frecuentes enfrentamientos desde entonces.

Esta situación despierta la preocupación de Naciones Unidas y de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

La serie de disturbios y otros incidentes se desencadenó con la muerte del líder criminal Luis Zambrano González, alias 'Rasquiña', según autoridades penitenciarias.

Esto provocó una lucha de poder dentro de Los Choneros, considerada una de las pandillas más poderosas del sistema carcelario.

La población en las cárceles de Ecuador se triplicó en los últimos 13 años, según Naciones Unidas.

El presidente Guillermo Lasso ha liberado a algunas personas antes de tiempo para aliviar el hacinamiento, que alcanzó un 36% en los últimos años.

El mandatario también prometió capacitar a más guardias, pero su Gobierno fracasó en su intento de negociar con las pandillas y algunos funcionarios son acusados ​​de corrupción.

El SNAI trabaja en la instalación de sistemas de monitoreo modernos y en mejorar las condiciones, mostró un memorando visto por Reuters.

Pero los esfuerzos del Gobierno se quedan cortos para los grupos de Derechos Humanos y las familias preocupadas por sus seres queridos encarcelados.

Fabián Maldonado, un taxista, teme por la vida de su hijo de 30 años, quien se encuentra recluido en la Penitenciaría del Litoral, la cárcel más peligrosa de Ecuador, por un cargo de intento de homicidio.

Su hijo se vio obligado a unirse a una de las pandillas que operan adentro, dijo Maldonado, quien envía hasta USD 80 a la semana, en un país donde el salario mínimo es de USD 425 dólares al mes.

Esto, para que su hijo pueda acceder a un colchón y productos de higiene personal.

"A este Gobierno no le importa la vida de los presos", afirmó el hombre de 52 años.

"Cualquier preso que entra se hace de una banda automáticamente, basta que entre al pabellón y tendrá que estar con esa banda o pueden llegar a matarlo", añadió.

La Penitenciaría fue escenario de uno de los peores incidentes de violencia carcelaria en la historia de Ecuador en septiembre de 2021, cuando al menos 122 personas murieron.

Unas 10 bandas operan en los 36 centros carcelarios de Ecuador, según el SNAI. Y cuentan entre sus miembros con 11.000 de los 33.500 presos a escala nacional.

Cárceles como "bodegas humanas"

El Gobierno trabaja en cambios estructurales, dijo el director del Centro de Inteligencia Estratégica (CIES), Fausto Cobo, a la Comisión de Seguridad de la Asamblea Nacional.

El hacinamiento se redujo en 20 puntos porcentuales, hasta el 10,8%, según el SNAI.

Pero hubo un revés en la negociación del cese al fuego entre las pandillas. Durante el periodo de conversaciones, fallecieron al menos 76 personas.

La oficina de prensa de Lasso, el Ministerio del Interior, el Ministerio de Gobierno y la Secretaría de Derechos Humanos dirigieron las consultas de Reuters al SNAI, que no respondió.

Este mes Lasso, quien asumió el cargo en mayo de 2021, nombró a su quinto director del SNAI.

"El Estado no ha hecho mayor cosa con relación a los centros carcelarios", dijo el exdirector de Inteligencia del Ejército, Mario Pazmiño. "(Lás cárceles) son bodegas humanas, donde no hay derechos, ningún tipo de garantías", acotó.

Hay un antecedente de cese al fuego de pandillas en Ecuador: algunos grupos de Guayaquil firmaron un acuerdo de no violencia en 2009 y la banda Latin Kings para "legalizar" o abandonar el crimen, a cambio de capacitación laboral y otros beneficios.

La fuerza pública ha realizado cerca de 5.000 operativos al interior de las cárceles en lo que va de 2022. Allí, incautó más de 100 armas de fuego, miles de municiones y 13 artefactos explosivos, así como miles de dólares en efectivo.

Las extorsiones pueden conducir al asesinato de presos, cuyas familias no pueden enviar fondos.

"El sistema carcelario está mantenido a través de los bolsillos de las familias pobres que venden sus pocas pertenencias para ir conservando la vida de su pariente", dijo Billy Navarrete, director del Comité Permanente por la Defensa de los Derechos Humanos.

"Tanta miseria dentro de la cárcel, tanta matanza, tanta corrupción, queremos que pare todo", pidió Lina López, quien envía hasta USD 30 al mes para que su hijo, también recluido en la Penitenciaría, pueda acceder a un colchón y a una ducha.

"Nadie hace nada por parar tanto dolor", agregó la mujer de 56 años.