Martes, 27 de febrero de 2024

El cortejo de Isabel II recorre el centro de Londres tras el funeral

Autor:

EFE

Actualizada:

19 Sep 2022 - 6:56

El funeral de Estado por la monarca, en la abadía de Westminster, estuvo marcado por la interpretación del gaitero real del lamento "Sleep, dearie, sleep". Se guardaron dos minutos de silencio en el Reino Unido.

funeral de estado Isabel

Autor: EFE

Actualizada:

19 Sep 2022 - 6:56

Más de 100 marineros al son de las gaitas de regimientos escoceses e irlandeses tiraron el féretro por las calles de Londres, tras el funeral de Estado, el 19 de septiembre de 2022. - Foto: The Royal Family

El funeral de Estado por la monarca, en la abadía de Westminster, estuvo marcado por la interpretación del gaitero real del lamento "Sleep, dearie, sleep". Se guardaron dos minutos de silencio en el Reino Unido.

El funeral de Estado por Isabel II en la londinense abadía de Westminster concluyó con la interpretación del gaitero real del lamento "Sleep, dearie, sleep". Esto, después de la entonación del himno nacional y que se guardaran dos minutos de silencio en Reino Unido.

El lamento interpretado por Paul Burns, gaitero del Real Regimiento de Escocia, fue considerado uno de los momentos más conmovedores del servicio religioso, oficiado por el deán David Hoyle y el arzobispo de Canterbury, Justin Welby.

Previamente, los asistentes al funeral, entre ellos los reyes de España y numerosos dignatarios extranjeros, entonaron el himno nacional británico, que desde la muerte de la soberana el 8 de septiembre sustituye el "Dios salve a la reina" por "Dios salve al Rey".

El féretro abandonó el templo hacia el arco de Wellington, en la esquina sureste de Hyde Park, mientras el Big Ben, la célebre campana de la torre del palacio de Westminster, sonó a intervalos de un minuto durante la procesión.

La procesión fúnebre de Isabel II avanza por el centro de Londres tras el funeral de Estado.

La Real Policía Montada de Canadá encabezó la marcha del cortejo fúnebre a la salida de la abadía de Westminster, al término del funeral, de camino hacia el arco de Wellington.

Allí, sus restos se transferirán a un coche fúnebre para llevarla al castillo de Windsor, a las afueras de Londres.

En esta marcha también desfilaron miembros de las fuerzas armadas del Reino Unido y países de la Mancomunidad Británica de Naciones (Commonwealth), representantes de la policía británica y del servicio de salud pública (NHS, en inglés).

Carlos III caminó junto con otros miembros de la familia real, mientras que la reina consorte, Camila, la princesa de Gales, Catalina, y la duquesa de Sussex, Meghan, seguieron el cortejo en coche.

Miles de personas se ubicaron a ambos lados del recorrido de la procesión, en un ambiente de profundo silencio.

Una vez en Windsor, la procesión a pie recorrerá los cinco kilómetros del Long Walk, la característica avenida arbolada que desemboca en la residencia real.