Coronavirus: ¿Es posible el confinamiento selectivo en Quito?

Tecnología

Autor:

Nelson Dávalos

Actualizada:

3 Ago 2020 - 0:12

Ciudadanos con tapabocas en el Centro Histórico de Quito, el 9 de julio de 2020. - Foto: EFE

Coronavirus: ¿Es posible el confinamiento selectivo en Quito?

Autor:

Nelson Dávalos

Actualizada:

3 Ago 2020 - 0:12

El confinamiento selectivo es un mecanismo que se aplica para aislar a un territorio determinado donde se presentan altas cifras de contagio de Covid-19.

Quito se convirtió en la ciudad con el mayor número de contagios de Covid-19 el pasado 23 de julio.

Las parroquias donde se registran las cifras más alarmantes, según las autoridades sanitarias, son Calderón, Cotocollao, Belisario Quevedo, Centro Histórico, La Magdalena, Chillogallo y Guamaní.

Aunque se han intensificado los controles en dichas zonas, la ciudadanía continúa desobedeciendo las medidas emitidas por el COE Nacional.

En países como España, Francia y Guyana , los gobiernos han optado por el confinamiento selectivo en las “zonas calientes”. Es decir, aislar a un territorio determinado donde se presentan altas cifras de contagio de Covid-19.

Pero, ¿es posible adaptar este mecanismo en Quito? PRIMICIAS conversó con tres expertos sobre esta posibilidad, todos concuerdan que es un método complicado, pero efectivo.

Una primera mirada

Daniel Simancas, director de investigación y epidemiólogo de la universidad UTE, explica que este método permite restringir la movilidad del virus dentro de la ciudad.

Además, señala que el éxito de este mecanismo estaría acompañado de un plan integral que incluya ley seca, mayor restricción vehicular y confinamiento de fin de semana.

El epidemiólogo de la UTE explica que 22 de las 65 parroquias de Quito concentran el 78% de contagios. “En estos lugares se debería intervenir, atacar con más energía”.

“Son 14 días en los que se podría determinar el nivel de contagios en los sectores calientes y descongestionar las unidades de cuidados intensivos de la ciudad”, explica Simancas.

Sin embargo, el experto asegura que aún no existe un modelo exitoso sobre este método de restricciones selectivas o inteligentes .

Desde otra perspectiva

Por su parte, Pablo Araujo, investigador de la Universidad Central del Ecuador, dice que con el confinamiento inteligente “podría controlar a los pacientes asintomáticos y así prevenir los contagios“.

Araujo asegura que además de las medidas que toman las autoridades, la conciencia ciudadana juega un papel fundamental dentro de este mecanismo.

Pero, si bien el confinamiento es la medida más adecuada durante la pandemia y la que podría aplacar las cifras, el experto asegura que está dejando secuelas secundarias en la población como insomnio, ansiedad y depresión.

Otra noción sobre el aislamiento selectivo

David Larreátegui, epidemiólogo de la Universidad de las Américas, concuerda con Araujo y añade que la economía sería uno de los factores por el que el aislamiento selectivo se complicaría en Quito.

“Las zonas donde hay más casos de Covid-19 en la ciudad cuentan con las tasas de desempleo más altas, (…) la gente va a seguir saliendo porque necesita comer”, señala Larreategui.

Además, Larreátegui dice que para que el sistema selectivo funcione debe existir un programa de salud fuerte en cada sector donde se quiera aislar a la ciudadanía.

“Es necesario que la gente no se movilice ni para ir al doctor. Se deberían tratar de la Covid-19 en su mismo barrio, pero eso no es posible actualmente no tenemos un sistema de salud tan eficiente”, concluye Larreategui.

Noticias relacionadas