Investigadores de la USFQ experimentan con la creación de biotextiles a partir de desechos

Tecnología

Autor:

Valentina Rodríguez

Actualizada:

26 Jul - 10:17

Investigadores de la USFQ experimentan con la creación de biotextiles a partir de desechos

Autor:

Valentina Rodríguez

Actualizada:

26 Jul - 10:17

En su basura común hay desechos que contienen gran cantidad de almidón de yuca, papa y cáscaras de frutas. Ese material es aprovechado por dos investigadores de la Universidad San Francisco de Quito para la creación de textiles ecológicos que sirven para la confección de ropa, empaques y otros objetos..

Revalorizar los desechos para la generación de textiles ecológicos es posibles gracias a la fusión entre el diseño interactivo y la química basada en biomateriales.

Esa fue la premisa de partida de la investigación de Cristina Muñoz, docente de diseño y coordinadora del DLab en la USFQ, y José Álvarez, profesor y líder del laboratorio de biomateriales del Instituto para el Desarrollo de Energías y Materiales Alternativos (Idema).

Los docentes encontraron en la basura orgánica un punto en el que era posible conjugar sus profesiones y crear una materia prima ecológica para hacer vestidos, ponchos, papel film, bolsas y cuadros con diferentes texturas y colores.

Los desperdicios de la yuca, papa o camote les proporcionan almidón y las cáscaras de fruta péctina, dos elementos que sirven como base para la producción de los referidos biotextiles.

Los investigadores de la USFQ trabajan en perfeccionar los productos creados a partir de estos materiales. Por ejemplo: probar sus resistencia al agua, en identificar nuevas potencialidades ecológicas y buscar cómo hacerlos comestibles o biodegradables.

De esa búsqueda han surgido ideas novedosas, como confeccionar redes de pesca o trajes de baño que reaccionen a agentes contaminantes. Así como papel film y fundas para empacar productos, que puedan reemplazar al plástico.

Las aplicaciones de esta investigación son infinitas”, dicen los investigadores. En cada disciplina y profesión se le puede dar un uso diferente que se adapte a las necesidades, explica Muñoz.

El objetivo de este proyecto es difundir entre la comunidad las potencialidades de esta materia prima y aprender a usarla para generar nuevos productos, dice Álvarez.

Noticias relacionadas