Laboratorios universitarios con autorización para pruebas covid-19 están subutilizados

Tecnología

Autor:

Nelson Dávalos

Actualizada:

20 Jun - 0:05

Docentes Ade la UDLA tomando muestras, el 8 de junio de 2020, en la amazonía ecuatoriana. - Foto: @EstebanOrtizMD

Laboratorios universitarios con autorización para pruebas covid-19 están subutilizados

Autor:

Nelson Dávalos

Actualizada:

23 Jun - 13:18

La falta de reactivos y kits para pruebas moleculares ha frenado a universidades públicas y privadas en el procesamiento de muestras de covid-19.

En Ecuador existen 15 laboratorios universitarios acreditados por el Ministerio de Salud Pública (MSP) y la Agencia de Aseguramiento de la Calidad de los Servicios de Salud y Medicina Prepagada (Acess), para procesar pruebas de coronavirus.

Sin embargo, no todos están funcionando.

En Pichincha, por ejemplo, están calificados los laboratorios de las universidades San Francisco de Quito (USFQ), de las Américas (UDLA), UTE, de las Fuerzas Armadas (ESPE), Central del Ecuador (UCE) y Católica del Ecuador (PUCE).

Pero solo cuatro de estos han procesado muestras, por la falta de insumos y materiales. Los laboratorios de la UTE y de la ESPE no han procesado ni una sola prueba por falta de los reactivos que ofreció el Ministerio de Salud y el Municipio de Quito, y a la Universidad Central se le agotaron los reactivos, que debía entregar cabildo capitalino.

Las universidades que sí están procesando las pruebas y no se han detenido (UDLA, USFQ y PUCE), lo hacen con sus propios materiales, insumos y equipos de seguridad.

Falta de kits y reactivos

PRIMICIAS contactó a los encargados de los laboratorios universitarios y todos coinciden en que la falta de los kits y los reactivos son el mayor inconveniente.

Marbel Torres, jefe del laboratorio de inmunología y virología de la ESPE, dice que “como universidad pública no tenemos recursos propios, esperamos a que se nos asignen recursos para empezar a trabajar en el laboratorio“.

Además, dice que “hemos hecho todos los esfuerzos para estar calificados por el Acess, pero por la falta de convenios y gestión administrativa no podemos avanzar y empezar a realizar las pruebas moleculares”.

Nathali García, encargada del laboratorio de diagnóstico de la UTE, afirma que están esperando que las autoridades les entreguen los implementos necesarios para poder avanzar con los diagnósticos de covid-19.

A este mismo pedido se suma, Lucy Baldeón, directora del laboratorio de la UCE. El 11 de junio Baldeón hizo un reclamo al Municipio de Quito por la falta de insumos para procesar las pruebas PCR, pues ambas instituciones firmaron un convenio en esos términos.

Potencial desperdiciado

Jaime Costales, responsable del laboratorio de la PUCE, dice que “ha sido complicado conseguir los reactivos para procesar las pruebas, pero hasta el momento es el único problema que hemos tenido”.

Añade, que trabajan en conjunto con el fideicomiso Sumar Juntos para la toma y procesamiento de muestras.

Mientras que Gabriel Trueba, director del laboratorio de microbiología de la USFQ, señala que han trabajado con recursos propios. “Con el cobro de las pruebas que hacemos a los pacientes, hemos podido hacer tests a personas de escasos recursos”.

Hasta el momento, los laboratorios de las universidades en Pichincha han procesado alrededor de 13.000 pruebas.

A pesar de la falta de insumos, y aunque el número suene abultado, el número de pruebas no permiten explotar la capacidad de procesamiento de las universidades de Pichincha.

En condiciones óptimas y con acceso a reactivos y otros insumos, los seis laboratorios universitarios podrían procesar mensualmente 21.620 pruebas.

Las universidades se ofrecieron para colaborar

Hace tres meses, cuando inició la emergencia y Ecuador iniciaba un repunte en los casos de covid-19, representantes de universidades públicas y privadas pidieron al Gobierno que se les entreguen muestras de pacientes infectados para investigar el Sars-cov-2.

Luego de varias reuniones con las autoridades sanitarias, las universidades lograron un primer objetivo: detectar el genoma del virus que llegó al país.

Pero tras ese primer paso, las universidades y científicos del país quisieron aportar más al combate de la pandemia y fue así como lograron acreditar a sus laboratorios de microbiología para procesar las pruebas de covid-19.

Esas acreditaciones estuvieron acompañadas -en el caso de las universidades estatales y algunas privadas- del compromiso gubernamental y municipal para la dotación de insumos y de las universidades de hacerlo a bajo costo.

Noticias relacionadas