Pedro Castillo y su enorme sombrero

Cuatro veces en siete meses ha cambiado su gabinete el presidente de Perú, Pedro Castillo, mientras su país se hunde en el desconcierto.

Eso es lo que podía y debía esperarse de un hombre sin formación, que llegó a la presidencia como abanderado de un partido de izquierda, integrado por sindicalistas turbulentos y líderes estudiantiles radicales.

Castillo aprovechó la división en Perú para lograr unos resultados electorales que ni él mismo esperaba, pero ahora se le ve sin encontrar el rumbo y ya se habla abiertamente de destitución.

Las opiniones expresadas por los columnistas de PRIMICIAS en este espacio reflejan el pensamiento de sus autores, pero no nuestra posición.

Comentarios
Noticias relacionadas

Firmas

La gran sustitución

Los crímenes de odio están resurgiendo sin vergüenza ni dobleces en los países que se consideran a sí mismos de población caucásica.

 
 
Logo Primicias
Logo Primicias
 
 

 
 
Logo Primicias
Logo Primicias
 
 

 
 
Logo Primicias
Logo Primicias
 
 

 
 
Logo Primicias
Logo Primicias
 
 

 
 
Logo Primicias
Logo Primicias
 
 

 
 
Logo Primicias
Logo Primicias